www.diariocritico.com
Dericos, clase media eimpuestos

Dericos, clase media eimpuestos

Recuerdo haber leído hace ya unos meses que varios periódicos extranjeros -fundamentalmente franceses y estadounidenses- aludían a nuestro país con el ya tristemente famoso "se acabó la fiesta". España, que había sorprendido a propios y extraños -sobre todo a estos últimos- con una evolución económica impresionante de manos de la construcción y el boom inmobiliario, acusaba más que otros un crecimiento débil basado en el ladrillo y en la especulación y lideraba un bajón escalofriante.

Pero estos días, lo de "se acabó la fiesta" se me queda corto. Lo sustituyo por "se acabaron los sueños". Me explico: después de dos largos y duros años de crisis estamos a punto de despertar. Dos miércoles consecutivos de mayo están constituyendo ese amargo despertar. Primero, el día 12 cuando en el Congreso de los Diputados José Luis Rodríguez Zapatero empieza un auténtico vía crucis que no sabemos dónde terminará. Había que bajar el sueldo a los funcionarios, congelar las pensiones, reducir gastos, parar obras públicas, disminuir, en definitiva, el gasto público. Un Zapatero "tocado" tenía que anunciar que el sueño español, y por añadidura el sueño europeo de una cohesión social con ayudas a parados, con una sanidad gratis total, con una fuerte inversión en educación, no podía ser o corría serio peligro.

Y tras una semana dura y triste en que la gran mayoría de los españoles hemos ido asimilando una situación nueva, casi trágica, tocaba compensar y el miércoles 19 Zapatero anunciaba una cruzada contra los ricos mientras su ministro de Fomento reconocía que hay que bajar el ritmo de construcción de las grandes obras en marcha, con lo que si normalmente todas estas grandes obras se ralentizan de por sí, con este anuncio pueden eternizarse.

Pero ¿y los ingresos? ¿Qué va a hacer el Gobierno? Tras unos dimes y diretes de varios miembros del Gobierno, ayer el presidente del Gobierno anunció que ahora llega también la hora de que los ricos paguen más aun cuando no dijo ni el día ni la hora. Se supone que a partir de los próximos Presupuestos Generales del Estado. Pero tengo una pregunta: ¿qué se entiende en 2010 por ricos? Y quiero lanzar mi cuarto de espadas. España se ha caracterizado desde hace muchos años por una clase media muy potente que ha sido artífice de un bienestar que ha cambiado sustancialmente al país. Aquello de Alfonso Guerra de "a España no la va a conocer ni la madre que la parió" se ha hecho realidad y entramos en un momento en que corre un peligro de muerte. Esa clase media paga impuestos religiosamente y, a mi modesto entender, está -estamos- dispuesta a apretarse el cinturón.

Pero no nos confundamos, los ricos no son la clase media. Los ricos no están en nómina, tienen buenos abogados y asesores fiscales, no pagan patrimonio y eluden con facilidad sus obligaciones fiscales porque se aprovechan de un argumento facilón: podrían llevarse sus recursos a otra parte, son pocos y la recaudación no subirá demasiado y por ello nunca se meterán con ellos. Y ricos son también esos constructores y promotores inmobiliarios que hicieron fortuna fácil, que han dejado hecho unos zorros al sistema financiero de este país y que se pasean tan ricamente (valga la redundancia) porque pusieron a salvo su dinero. Ricos los hay cantantes, deportistas y terratenientes que residen en paraísos fiscales.

Por eso, señores del Gobierno, recapaciten. Resultaría mucho más fácil y más rentable elevar la imposición a esa clase media de las nóminas elevadas pero donde les queremos ver es intentando que paguen más los que más tienen para que no se produzca aquello de que es más fácil que un camello pase por el hueco de una "aguja" que un rico llegue al reino de Hacienda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios