www.diariocritico.com
Una sanidad más humana

Una sanidad más humana

    Preguntarle al paciente por su nombre y apellidos a pie de quirófano, o recurrir a sus familiares para una identificación con todas las garantías, reduciría muchos errores que se cometen en los hospitales. En España, por fortuna, tenemos una sanidad pública de alto nivel, equiparable a las mejores del mundo. Pero muchas veces los errores no proceden de la falta de preparación quirúrgica ni de la escasez de medios sino, sencillamente, de las prisas, de los agobios en las urgencias, de la necesidad de hacer bien las cosas y, además, en el menor tiempo posible.

    Por todo ello, la Organización Mundial de la Salud quiere incrementar la seguridad de los pacientes, tras atender diversos estudios americanos y británicos, avalados por el Comité de Sanidad del Consejo de Europa. Son protocolos muy elementales, que a algunos les parecerán propios de “el libro gordo de Petete”, pero que son muy eficaces. Por ejemplo, preguntarle al paciente por su identidad, comprobar si los datos coinciden con su pulsera identificativa, contabilizar (antes de salir del quirófano) las gasas, compresas y demás instrumental utilizado.

    La calidad, muchas veces, es la simplicidad. Y la rutina es una mala consejera en casi todas las ocasiones, y en especial en aquéllas en que está en riesgo la vida humana. Hoy los equipos quirúrgicos están compuestos por muchas personas, con diferentes especialidades, y es imprescindible una coordinación práctica para impedir errores perfectamente evitables.
   
   Otra cuestión que entra en el debate de la calidad quirúrgica es el tiempo de hospitalización. La conclusión es elemental: el tiempo necesario, pero también el imprescindible. Por razones de higiene frente a posibles contagios, pero porque también la querencia humana del paciente, algo casi puramente instintivo y respetable, pide que, en cuanto le sea posible, pueda completar su recuperación en su casa, en el entorno familiar, salvo excepciones en que puedan existir problemas de convivencia o de marginación social o de soledad…

    Hoy hemos dedicado el “correo sin respuesta” a un asunto que no es de llamativos titulares, pero que es una cuestión que a todos nos interesa, que a todos nos afecta, y que es de permanente actualidad porque, ahora mismo, y sólo en España, se están realizando miles de intervenciones quirúrgicas. Y hacemos este comentario, además, con la intención de promover la calidad en la asistencia sanitaria; y no sólo la excelencia de los grandes avances científicos, sino la mejora de lo cotidiano que nos pueda hacer menos infelices; algo, en fin, que recomiendan tanto la Organización Mundial de la Salud como el sentido común.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios