www.diariocritico.com

En Filipinas

Ocho turistas chinos mueren en toma de rehenes

Ocho turistas chinos mueren en toma de rehenes

Ocho turistas hongkoneses que habían sido tomados como rehenes por un ex policía en un autobús turístico en Manila, capital de Filipinas, murieron al final de un incidente que se prolongó por más de nueve horas.

"El incidente culminó trágicamente, al morir ocho civiles inocentes", afirmó el presidente filipino Benigno Aquino en un comunicado difundido en la noche del lunes, tras un encuentro con oficiales de la policía.

Unos 20 turistas hongkoneses que se encontraban en la capital de Filipinas fueron secuestrados durante horas en un autobús por un ex policía armado, el cual fue finalmente ultimado por la policía, indicó esta última.

El secuestrador, identificado como Rolando Mendoza, un ex inspector de policía, fue ultimado por un tirador de precisión de la policía, después de que empezara a usar a los secuestrados como "escudos humanos".

"Les pegué un tiró a dos chinos. Los voy a matar a todos si no paran con esto", declaró Mendoza a una radio filipina, mientras la policía se aprestaba a dar el asalto. "Sé que me van a matar", agregó.

Previamente el secuestrador había liberado a siete personas.

Imágenes de la televisión mostraron vivos a cuatro de los alrededor de 16 rehenes que permanecieron en poder del secuestrador hasta el final, pero no se sabía qué había ocurrido con los restantes.

El autobús estaba estacionado cerca de un parque cuando Mendoza subió a bordo, contó el jefe de la policía local, Leocadio Santiago, a la radio DZBB de Manila.

Mendoza, un policía condecorado, fue despedido en 2008 tras haber sido acusado de robo, extorsión e infracciones relacionadas con la droga.

Según un inspector jefe de la policía, Rodolfo Magtibay, Mendoza quería que se lo reintegrara.

Imágenes de televisión mostraron el autobús estacionado frente a una tribuna del Rizal Park, un lugar muy visitado por los turistas en pleno centro de Manila.

En un primer momento, la policía indicó que al menos 22 turistas hongkoneses y tres ciudadanos filipinos se encontraban en el autobús cuando se produjo la toma de rehenes.

"Nunca vivimos algo así antes, estamos muy preocupados", declaró el director general del Consejo de turismo de Hong Kong.

Las autoridades consulares chinas en Filipinas habían hecho un llamamiento a encontrar una salida pacífica.

"Queremos que se haga todo lo posible para garantizar la seguridad y la integridad de nuestros ciudadanos", había declarado Bai Tian, responsable adjunto de los servicios consulares chinos en Manila.

Posteriormente, autoridades de Hong Kong aconsejaron a los hongkoneses que ya no viajen por turismo a Filipinas.

Horas antes de la toma de rehenes, un ciudadano surcoreano fue ultimado en otro barrio de Manila por hombres armados. La policía afirmó que no existía vínculo alguno entre ambas cosas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios