www.diariocritico.com
El debate nuclear

El debate nuclear

Los desastres nunca vienen solos. A la devastación traída por el tsunami que arrasó la región norte del Japón se une la incertidumbre que rodea la situación de las centrales nucleares (tres) ubicadas en la zona. En una de ellas, Fukushima, se han producido ya dos explosiones y aunque los técnicos descartan una explosión como la ocurrida en 1986 en Chernoby (Ucrania), el personal está, con razón, alarmado. En Japón hay 54 plantas nucleares que por razones emparentadas con la historia del país (Hiroshima, Nagasaki), cuidan especialmente todo lo relacionado con la seguridad. Siendo muy notables los daños causados por el tsunami, a juzgar por las informaciones que vamos recibiendo, parece que las centrales atómicas han resistido pese al fallo de los sistemas de refrigeración. Las evacuaciones de los habitantes de las poblaciones cercanas a las tres centrales enclavadas en la zona afectada por la ola gigante formarían parte del protocolo de protección. Una medida preventiva dictada por el sentido común. Japón encara con serenidad y coraje los efectos del desastre mientras en el mundo occidental industrializado se reabre con vehemencia el debate nuclear.    En España han sido algunos dirigentes de grupos ecologistas quienes han recordado que la central de Santa María de Garoña (Burgos) es una planta de estructura y fábrica similar a la de Fukushima. De ahí se ha pasado a renovar la petición de cierre de la mencionada planta aduciendo, vía ejemplo, los riesgos que entrañan este tipo de instalaciones. La réplica por boca de los partidarios de  este tipo centrales como fuente de energía ha consistido en darle la vuelta al argumento del tsunami: si han resistido a un terremoto es la prueba de que no hay razón para recelar del sistema. Es verdad que no se puede hablar con propiedad de una explosión nuclear, pero los daños sufridos por la central de Fukushima son serios y aunque no se puede hablar con propiedad de explosión nuclear, lo cierto es que en forma de vapor, por uno de los aliviaderos, se ha producido una salida a la atmósfera de substancias radiactivas. No es grave, dicen los técnicos..., pero no deja de ser preocupante, replican los ecologistas. Entre las ventajas económicas que apareja el empleo de la energía nuclear y los problemas vinculados con la seguridad, no es fácil tomar partido. El debate no ha hecho más que empezar. Estoy seguro que encenderá la ya inminente campaña electoral. Lea también: Una nueva explosión sacude el reactor número 3 de Fukushima  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios