www.diariocritico.com

Anderson Cooper de CNN se queda en Japón

Medios Internacionales retiran a sus periodistas de la zona de riesgo

Periodistas de diversos países, entre ellos los de la cadena mexicana Televisa, dejan Japón, a donde se desplazaron por el terremoto y tsunami del pasado viernes, debido a los niveles de radiactividad que se reportan por los daños en la planta nuclear de Fukushima. Los periodistas extranjeros acostumbrados a afrontar coberturas de riesgo, como guerras o zonas castigadas por terremotos, enfrentan una amenaza inusual en este Japón en crisis: una peligrosa exposición a la radiación. Mientras los niveles de radiación se elevan y la nube se dispersa alrededor de la planta Fukushima I, los funcionarios japoneses agregan incertidumbre con informaciones a veces contradictorias acerca de los peligros que revisten las fallas en la central atómica, de acuerdo con las agencias internacionales de noticias. La amenaza llevó a varios periodistas enviados a alejarse de la zona más afectada y a plantearse una pregunta implícita: ¿vale la pena correr el riesgo de una dosis invisible -pero quizás letal- de radiación por cubrir el desastre? Varias organizaciones de prensa y distintos medios de todo el mundo aconsejaron a sus periodistas no tomar riesgos innecesarios. La organización interncional Reporteros sin Fronteras (RsF), con sede en Francia, pidió a los periodistas desplegados en Japón que consulten fuentes "fiables" antes de desplazarse a cualquier zona del país para evitar exposiciones a la radiación perjudiciales para la salud. Así, la ONG ha recomendado a los corresponsales, enviados especiales y periodistas locales que consulten páginas web fiables antes de acercarse a cualquier localidad del país que pueda estar contaminada. Asimismo, RsF aconseja a los periodistas que se pongan en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores de sus respectivos países antes de viajar a las zonas afectadas con el fin de ponerse al tanto de posibles riesgos y cómo reducir la posible exposición. Además, ha pedido a las autoridades japonesas a que hagan todo lo posible para informar al detalle de las consecuencias de la catástrofe y, en particular de los efectos de las emisiones radiactivas sobre la salud humana. El periodista mexicano Joaquín López Dóriga informó anoche que sus colegas de Televisa, Carlos Loret de Mola y López Portillo, así como los camarografos que los acompañan, regresan a México a pocos días de haber llegado a Japón, a donde fueron enviados para cubrir la tragedia que se inició con el terremoto. Conocido por su osadía en coberturas extremas, ¬Anderson Cooper -cronista estrella de CNN- y su equipo fueron evacuados de una zona cercana a Fukushima I. "¿Debería irme de aquí?", le preguntó Cooper, en vivo, al experto nuclear Jim Walsh. Horas después, transmitía las noticias desde Akita, varios kilómetros al Noroeste. Radio Francia retiró a seis de sus siete corresponsales, y el periodista norteamericano Jeffrey Burkett se dirigía anoche de regreso a su país, varios días antes de lo previsto. "Fue una de las decisiones más dolorosas que he tenido que tomar. Pero no me arrepiento", dijo. Otros eligieron refugiarse en Tokio o más al sur inclusive. "Nos trasladamos nuevamente. Teníamos dos periodistas a 65 kilómetros" de Fukushima I, dijo Michael Clemente, vicepresidente de Fox News. "Lo decidimos porque la radiación creció y el clima cambió. Lo evaluamos minuto a minuto." La preocupación hizo que muchos periodistas estén listos para una salida precipitada de Japón.      
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios