www.diariocritico.com

Estados Unidos “desconfía” de información oficial

Situación 'de extrema gravedad' si no se controla reactor 3

El gobierno de Estados Unidos ha llegado a la conclusión de que la mayor crisis nuclear sufrida por el mundo en los últimos 25 años es más grave de lo que el gobierno de Japón reconoce públicamente. El presidente Obama, tras una conversación telefónica con el primer ministro Naoto Kan, ha redoblado la asistencia e Estados Unidos, incluidas más unidades navales y efectivos militares del Pentágono entrenados para hacer frente a la amenaza que representa la dañada central nuclear de Fukushima. Llega el día clave en Japón: la ¬situación será 'de extrema gravedad' si no se controla el reactor 3 en Fukushima Japón cuenta hoy las últimas horas en su afán de contener el desastre nuclear en la planta de Fukushima, y este jueves tendrá que frenar la situación en los reactores más dañados, los 3 y 4. De lo contrario, "la situación será de extrema gravedad", como admitió el personal de la compañía Tepco, operadora de la planta. Los responsables de la planta establecieron categóricos: el reactor número 3 tiene que enfriarse "hoy mismo no hay tiempo para más". Con la situación fuera de control, el nivel de radiación en la central nuclear de Fukushima crece, pese a las tareas de refrigeración realizadas esta madrugada con helicópteros de la  Fuerza Aérea que vertieron agua de mar sobre los reactores 3 y 4, los más peligrosos en estos momentos. Una operación que, según la cadena de televisón japonesa NHK, fracasó por el momento. La gravedad en el reactor 3 es que éste es el único de los seis que se abastece de un combustible especial procedente del uranio ya gastado y que contiene plutonio, por lo que los gases radiactivos son más peligrosos. Hasta cuatro veces han vertido agua sobre el reactor número 3, el único con plutonio, en un intento por enfriar las barras de combustible de su núcleo tras detectar graves daños en su estructura de contención. Sin embargo, parece que los esfuerzos han sido en vano ya que los altos niveles de radiación registrados en torno a estos dos reactores no han descendido. Según la compañía Tokyo Electric Pover (TEPCO), la radiactividad se encuentra en los 300 milisievert a la hora. (Una persona puede soportar sin que se produzcan daños en la salud hasta 100 milisievert en un año). El miedo, por tanto, continúa. Se teme que un aumento de la temperatura, en torno a los 40º centígrados, y la escasez de agua en las piscinas de los reactores fundan las barras de combustible y libere materiales radiactivos de alta intensidad.    
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios