www.diariocritico.com
De nuevo aparece la idea de un gran entendimiento nacional

De nuevo aparece la idea de un gran entendimiento nacional

Se asegura en el diario El País que Zapatero y Rajoy han hablado en los últimos días casi más que en toda la legislatura. El presidente del Gobierno le informa de la situación respecto a la crisis de la deuda y el líder del PP le da respaldo a las actuaciones ante la Unión Europea, para agilizar las decisiones sobre Grecia y para que intervenga el Banco Central Europeo. Sin embargo, los socialistas están muy molestos porque consideran que el PP mantiene un peligroso doble lenguaje: el privado de Rajoy, de apoyo y responsabilidad, y el público de otros dirigentes del PP, particularmente el portavoz de guardia González Pons, que, amparados por su presidente, no renuncian a utilizar la crisis para mantener la presión, y que exigen a Zapatero que tome nuevas medidas, que acorte el tiempo hasta las elecciones generales y, en todo caso, emprenda reformas urgentes, sin esperar a las decisiones de la Unión Europea, Es la tesis en que insistieron González Pons, Cristóbal Montoro, Esperanza Aguirre y José Luis Ayllón, entre otros. En cambio, Rajoy insiste en que España es un país solvente y que Zapatero le ha informado fundamentalmente de la situación.Y dice que la situación está difícil. Hay que decirle a los españoles que estamos en una situación que es complicada, pero que de esta situación vamos a salir. España es un país solvente que siempre ha cumplido con los compromisos asumidos dentro y fuera de nuestro país, repite Rajoy, junto con otros mensajes como que España no va a ser intervenida, y que el margen de maniobra que tiene a estas alturas el Gobierno, con unas elecciones ya anunciadas, es el que es. Ahora ya no vale buscar culpables. Se trata de propiciar un cambio, de hacer reformas. Lo más urgente y necesario es un cambio de política económica, entrar en una nueva etapa y mirar al futuro... Añade Rajoy que si el Gobierno quiere tomar alguna decisión, el PP está dispuesto a escucharlo. Según Rajoy, estamos en una situación de riesgo en la que no están otros países que hicieron las cosas mejor. Y que “nadie va a hacer por nosotros lo que nosotros tenemos que hacer en casa”. A su vez, Elena Valenciano, portavoz del equipo de campaña de Alfredo Pérez Rubalcaba, ha comparado a Rajoy con un padrino mafioso, ya que mientras él intenta ofrecer una apariencia de responsabilidad, el resto de su partido se dedica a lanzar afirmaciones muy negativas para el país. Valenciano no se ha cortado la lengua: “Encarga a sus secuaces las fechorías y, por la noche, se le saltan las lágrimas escuchando ópera”, dijo Valenciano, al opinar que “las prisas de Rajoy” no pueden estar por encima de los intereses de España. Según los socialistas, Rajoy intenta precisamente dar imagen de hombre de Estado y de moderación. Rajoy se ve presidente del Gobierno y tendría que gestionar desde diciembre una situación de intervención económica que obligaría a recortes muy duros. En línea con Pons, Cristóbal Montoro (coordinador de Economía), insiste en que un Gobierno en esta situación de interinidad no está capacitado para tomar medidas. Y reclama un nuevo Ejecutivo que emprenda reformas y acabe con la “agonía económica”. La situación del país es grave y, según Montoro, el presidente alimenta la desconfianza y la vulnerabilidad. En cuanto a Esperanza Aguirre, presidenta de Madrid, "coincide en quen "no hay que prolongar esta agonía. Estamos viviendo una situación muy delicada y no tiene sentido seguir esperando a que pasen todavía cuatro meses para las elecciones”.  Es fácil comprobar la impaciencia de los populares, que se ven ya se las puertas del poder...  Y paralelamente a estas posiciones de "encontronazo" entre Rajoy y Rubalcaba, el presidente del Congreso, José Bono, se ha mostrado partidario de un Gobierno formado por PSOE y PP para hacer frente a la situación en la que se encuentra España, ya que, argumenta que los intereses del país están "por encima" de los objetivos partidistas. Bono dice que aquellas formaciones que sólo busquen "la golosina electoral" pagarán "peaje". Bono se ha erige de este modo en defensor de un gran acuerdo entre los partidos políticos. Aunque ha reconocido que hay "nervios electorales", sostiene Bono que "en estos momentos hay necesidades mucho más importantes", y sería beneficioso que los partidos se mostrasen unidos y los mercados viesen  a España "como un sólo hombre o una sola mujer". A su juicio, los dirigentes 'populares' están "extremadamente nerviosos" porque piensan que pueden lograr su objetivo de llegar al Palacio de La Moncloa pero temen que suceda lo mismo que en el año 1993, cuando "pensaban que estaba todo ganado y después perdieron". Dijo Bono: "Soy partidario de que se entiendan PSOE y PP y no me da vergüenza decirlo aunque estemos cerca de elecciones. En Alemania se entendieron derecha e izquierda y no estaban tan mal como estamos en España. Es patriótico entenderse y yo soy partidario hasta de que se gobierne juntos cuando es posible. A lo mejor no sería bueno para PSOE o PP, pero sería bueno para España y los españoles se lo merecen". Bono recuerda que realiza esta petición desde hace tiempo y no tiene "mucha audiencia", pero aún así insiste en que "España es más importante que PSOE y PP". Para Bono, se equivocan quienes piden que se adelanten aún más las elecciones porque un cambio de gobierno "no significa que se vaya a resolver la crisis de la noche a la mañana", algo que han demostrado las situaciones de Portugal o Irlanda. En las mismas declaraciones, Bono también refirió al déficit de las administraciones, defendiendo la necesidad de contener el gasto "Aunque suene a herejía, habrá que plantearse que no podemos tener 17 defensores del pueblo, o 17 tribunales de cuentas y 17 consejos económicos y sociales", e insistió en la necesidad de aplicar recortes en la estructura administrativa de España. Y sobre las competencias autonómicas, recordó que él, como presidente de Castilla-La Mancha, pidió transferencias, pero ha reconocido que quizá ha llegado el momento de "volver a la fórmula del sentido común". "Yo soy partidario de que haya educación y sanidad, pero si un gobierno no puede administrarlas tendrá que devolverlas", dijo...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios