www.diariocritico.com
La Duquesa siempre será la Duquesa...

La Duquesa siempre será la Duquesa...

domingo 13 de mayo de 2012, 11:54h
La Feria del Caballo de Jerez de la Frontera es como cualquier otra feria andaluza, pero más reconcentrada en sí misma. Más...'señora', que dice un lugareño. Las corridas de toros son benévolas -el sábado le dieron cuatro orejas inmerecidas, pero llenas de cariño, a un Juan José Padilla que no es artista, pero sí valiente y tiene, por culpa de un toro, un solo ojo y algunos tics corporales--, las casetas exudan vinos finos y generosos, las mujeres , ataviadas de gitanas señoritas, son bellísimas, sin excepción, los caballeros llevan pulseras con los colores de la bandera de España. Con la que está cayendo y nada parece haber cambiado en Jerez desde hace cincuenta años. Ni siquiera 'ella'.
 
'Ella' es, claro está, la duquesa de Alba. Impertérrita, blanquísima, operadísima, en la primera fila de la plaza, que allá toreaban el lugareño Padilla, un Morante de la Puebla a quien, por su desgana, debería haberse llevado detenido la Guardia Civil y un Cayetano que fue de la familia y que sufrió un revolcón que dejó a Cayetana tan impasible como si hubiera estado tomando el té en Liria con su solícito compañero, acompañante, marido y quién sabe si enfermero.
 
Ella es la constatación de que la nueva era no ha llegado, ni falta que parece hacer, a Jerez. La respetan desde la distancia los caballeros que acuden al calor de la tarde en la plaza ataviados con corbata y sombrero de ala ancha, Cohiba en mano y rizos de almidón en la nuca. La respetan los jóvenes agitanados que quisieran ser toreros y se quedan en aspirantes a pijos. La respetan las damas escotadas y las aristócratas elegantes, que de todo anda por la plaza interclasista y superclasista. Se echó de menos, sí, al ministro lugareño, Arias Cañete, cuñado del ganadero que provee de toros la corrida, Juan Pedro Domecq, pero la verdad es que Don Miguel parece más aficionado a las carreras de coches que al coso taurino. También él, sin embargo, es un clásico del Jerez señor y señorito, tradicional siempre como esa Andalucía que ya se ve que se resiste a la mudanza. Puede que por ello no haya habido cambio el pasado mes de marzo.
 
No se torea mucho, quizá, diría un purista, pero la tarde resulta de lo más divertida. Quién sabe si 'ella' también se divierte. Como está inmóvil como una esfinge, blanquísima y artificial como Michael Jackson, puede que sí, que lo esté pasando bien. O no, que diría Rajoy. Pero a 'ella', la esencia de una época que no quiere morir, Rajoy y sus -nuestros-problemas le importan bien poco.
 
[email protected]


 Lea también:
-
Segunda de San Isidro y se siguen cumpliendo los pronósticos: segundo petardo
- Mejor Jerez que San Isidro
- Una gran tarde de toros. Por F. Jáuregui >>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios