www.diariocritico.com
¿Y si la 'expropiación forzosa' de Sánchez Gordillo no fuera un robo en el Código Penal?

¿Y si la "expropiación forzosa" de Sánchez Gordillo no fuera un robo en el Código Penal?

miércoles 08 de agosto de 2012, 15:49h
El asalto de Sánchez Gordillo al Mercadona para llevar alimentos a un comedor social no ha dejado indiferente a nadie. La cadena de supermercados respondió dando cifras sobre su tarea nada menospreciable en Andalucía -creó 1.200 empleos fijos en la región-; el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares justificó a su compañero porque, según sus palabras, "fue un acto simbólico y a cara descubierta"; el ministro del Interior ha ordenado el arresto del líder sindical y diputado autonómico, y Twitter no ha dejado de comentar la noticia. Mercadona, Jorge Fernández Díaz, Sánchez Gordillo se convertían en los temas del momento y entre los numerosos tuits generados, encontramos una curiosa matización... ¿Y si no se trata de un robo porque no existe ánimo de lucro?

Tal y como está estipulado en el Código Penal para poder hablar de hurto o robo hace falta "ánimo de lucro" y en todo caso, si hubiera pena de hurto sólo conllevaría prisión de uno a tres años "cuando se trate de cosas de primera necesidad o destinadas a un servicio público, siempre que la sustracción ocasionare un grave quebranto a éste o una situación de desabastecimiento". Algo que a priori no parece que haya sucedido, a pesar de que ya se haya ordenado el arresto de Sánchez Gordillo y éste mismo haya asegurado que estará "orgulloso de entrar en la cárcel" porque considera a Fernández Díaz un "franquista de tomo y lomo".


A continuación, reproducimos los artículos referidos a los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal según fueron reelaborados en la Ley 5/2010 de 22 de junio para que juzguen ustedes mismos.

CAPÍTULO I. - DE LOS HURTOS.

Artículo 234.  

El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado, como reo de hurto, con la pena de prisión de seis a dieciocho meses si la cuantía de lo sustraído excede de 400 euros.
Con la misma pena se castigará al que en el plazo de un año realice tres veces la acción descrita en el apartado 1 del artículo 623 de este Código, siempre que el montante acumulado de las infracciones sea superior al mínimo de la referida figura del delito.

Artículo 235.  
El hurto será castigado con la pena de prisión de uno a tres años:
1. Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.
2. Cuando se trate de cosas de primera necesidad o destinadas a un servicio público, siempre que la sustracción ocasionare un grave quebranto a éste o una situación de desabastecimiento.
3. Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración.
4. Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de las circunstancias personales de la víctima.5. Cuando se utilice a menores de catorce años para la comisión del delito.

Artículo 236.
Será castigado con multa de tres a 12 meses el que, siendo dueño de una cosa mueble o actuando con el consentimiento de éste, la sustrajere de quien la tenga legítimamente en su poder, con perjuicio del mismo o de un tercero, siempre que el valor de aquélla excediere de 400 euros.


CAPÍTULO II. - DE LOS ROBOS.

Artículo 237.
Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas.
Artículo 238.
Son reos del delito de robo con fuerza en las cosas los que ejecuten el hecho cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:1. Escalamiento.
2. Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.
3. Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.
4. Uso de llaves falsas.
5. Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

Artículo 239.  
Se considerarán llaves falsas:
1. Las ganzúas u otros instrumentos análogos.
2. Las llaves legítimas perdidas por el propietario u obtenidas por un medio que constituya infracción penal.
3. Cualesquiera otras que no sean las destinadas por el propietario para abrir la cerradura violentada por el reo.
A los efectos del presente artículo, se consideran llaves las tarjetas, magnéticas o perforadas, los mandos o instrumentos de apertura a distancia y cualquier otro instrumento tecnológico de eficacia similar.


Artículo 240.
El culpable de robo con fuerza en las cosas será castigado con la pena de prisión de uno a tres años.

Artículo 241.
1. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años cuando concurra alguna de las circunstancias previstas en el artículo 235, o el robo se cometa en casa habitada, edificio o local abiertos al público o en cualquiera de sus dependencias.
2. Se considera casa habitada todo albergue que constituya morada de una o más personas, aunque accidentalmente se encuentren ausentes de ella cuando el robo tenga lugar.
3. Se consideran dependencias de casa habitada o de edificio o local abiertos al público, sus patios, garajes y demás departamentos o sitios cercados y contiguos al edificio y en comunicación interior con él, y con el cual formen una unidad física.

Artículo 242.  
1. El culpable de robo con violencia o intimidación en las personas será castigado con la pena de prisión de dos a cinco años, sin perjuicio de la que pudiera corresponder a los actos de violencia física que realizase.
2. Cuando el robo se cometa en casa habitada o en cualquiera de sus dependencias, se impondrá la pena de prisión de tres años y seis meses a cinco años.
3. Las penas señaladas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando el delincuente hiciere uso de armas u otros medios igualmente peligrosos, sea al cometer el delito o para proteger la huida, y cuando atacare a los que acudiesen en auxilio de la víctima o a los que le persiguieren.
4. En atención a la menor entidad de la violencia o intimidación ejercidas y valorando además las restantes circunstancias del hecho, podrá imponerse la pena inferior en grado a la prevista en los apartados anteriores.


Lea también:

Sánchez Gordillo-Hood llama al ministro del Interior "franquista de tomo y lomo"
Robín de Marinaleda, por Bruno Traben-Mitbe
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
3 comentarios