www.diariocritico.com

Francia también sabe ya lo que es sufrir

La derecha se echa al cuello de Hollande por sus ajustes, pero omite informar de dónde saldrán

La derecha se echa al cuello de Hollande por sus ajustes, pero omite informar de dónde saldrán

> La mayor parte de los 33.000 millones que se necesitan vendrá de impuestos a rentas altas
> El presidente no tocará la Educación, la Seguridad ni la Justicia, como había prometido

lunes 10 de septiembre de 2012, 07:34h
El presidente de Francia, François Hollande, explicaba el domingo sus planes de ajuste económico para los próximos meses, con el objetivo primordial de reducir el déficit al 3% que se traducen en 33.000 millones de euros. Pero aunque la derecha mediática en seguida ha aprovechado la situación para cuestionar a Hollande, no analiza profundamente las diferencias de estos recortes y otros del resto de Europa. Y es que el impuesto extraordinario sobre el 75% las rentas superiores al millón de euros y que permanecerá al menos dos años en vigor generará la mayoría de ese dinero.
   El presidente puntualizó no obstante que "para las rentas más pequeñas dentro de este ámbito se pondrá en marcha un sistema de descuentos",  según hizo saber en una entrevista a la cadena TF1, en la que realizó un llamamiento al "patriotismo" de las élites económicas y los empresarios para contribuir a revitalizar la economía del país.

   Hollande indicó que su intención es obtener los aproximadamente 30.000 millones de euros necesarios en tres ámbitos: 10.000 millones a partir de recortes ministeriales -- "excepto Educación, Seguridad y Justicia", puntualizó --, otros 10.000 de grandes empresas y, finalmente, otros 10.000 a partir de las familias, en lo que será el mayor ajuste económico de los últimos 30 años en Francia.

   "Lo hago por convicción y porque no quiero dejar que nuestros hijos carguen con la deuda de Francia", declaró el presidente.

   "Cuando se hace un esfuerzo, cada uno debe poner de su parte", declaró Hollande, quien estimó que "dar al país es un gesto de patriotismo". "Vamos a conseguirlo, vamos a solucionar el problema del endeudamiento que pesa sobre nosotros", declaró el presidente.

   "Una vez que la economía se haya recuperado, el impuesto podría ser eliminado", añadió Hollande, quien estimó que los primeros resultados visibles de la recuperación económica se verán en un plazo mínimo de dos años.

   El jefe de Estado francés, elegido el pasado mes de mayo, pidió tiempo a la población. "No puedo hacer en 4 meses lo que mi predecesor (el ex presidente Nicolas Sarkozy) no hizo en 5 años", declaró. Hollande, además, ha revisado a la baja la previsión de crecimiento de la economía francesa para 2013 --de un 1,2% a un 0,8%-- tras un año "estancado" durante muchos meses que "apenas estará por encima del cero por ciento", declaró Hollande en la entrevista.


Crecimiento

   Pero la gran acusación a Hollande ha sido que no apuesta por el crecimiento, sino por los recortes, en contra de lo que prometió en campaña, arremetiendo en ese momento contra Angela Merkel y Sarkozy. Pero el presidente francés se ha puesto de plazo precisamente hasta 2014 para reactivar la economía y reducir el paro. Hollande dijo entender que los franceses "estén inquietos y se hagan preguntas", porque el paro ha alcanzado los 3 millones de personas (solo en territorio continental), y el creamiento de este año será cercano a cero. "Mi misión es recuperar a este país. Pido dos años para arreglar la competitividad, el empleo y las cuentas públicas. Aceleraremos las reformas, pero yo no puedo hacer en cuatro meses lo que mi predecesor no hizo en cinco años", indicó.

   Por otra parte, Hollande consideró una "provocación" el anuncio del presidente del grupo de empresas de lujo Louis Vuitton Moët Henessy, Benard Arnauld, poseedor de la primera fortuna de Francia y el cuarto hombre más rico del mundo, de que solicitará la nacionalidad belga. Ante el revuelo causado por la noticia, Bernard Arnault negó a través de una nota de prensa que se trate de un intento de exilio fiscal y precisó que esa "decisión personal" no le impedirá seguir pagando impuestos en Francia, "en un momento en el que todos debemos contribuir a hacer frente a una crisis económica profunda".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios