www.diariocritico.com

Ahora, a la prudencia la llaman cobardía

Se ha puesto de moda tirar piedras a la cabeza de Miguel Angel Moratinos, el ministro de Asuntos Exteriores. Máxime ahora, tras la encendida crisis diplomática con Venezuela tras el encontronazo entre el Rey Don Juan Carlos y Hugo Chávez en la reciente Cumbre Iberoamericana de Chile. Ahora el punto de mira del acoso y de la oleada de críticas de la oposición está dirigido hacia su labor diplomática en la política exterior.

En los medios también se le está atacando duramente. Más allá de los reproches a su actuación dicen que "pasiva", un diario nacional asegura que la mismísima vicepresidenta De la Vega le va a supervisar desde ahora la política exterior. Creen que su figura ya está debilitada dentro del Gobierno. En la emisora de los obispos, su también encendido locutor de las mañanas, al estilo Chávez, le tacha poco menos que de cobarde. Así están las cosas.

No nos parece justo. Moratinos es un diplomático profesional, uno del ‘clan’, reconocido, aceptado y tratado en pie de igualdad por sus colegas de todo el mundo. Cosa que no ocurría con algunos de sus antecesores, ajenos a ‘la carrera’. Es un error común pensar y decir que es el ministro de Exteriores quien planifica y ejecuta la política internacional de un Gobierno; en realidad, esa responsabilidad suele recaer en el jefe del Gobierno, mientras al ministro le cabe apenas encauzar las líneas maestras definidas por su jefe.

Y, en el caso de Zapatero, hay que decir que carece de un diseño suficiente de política exterior. En la concepción de Zapatero sigue primando lo interior sobre lo externo, y no se ha dotado a España de la capacidad de vuelo bastante como para ocupar el lugar que le corresponde entre las primeras potencias mundiales.

Quizás por ahí deberían ir ahora las críticas, no tanto en el cuestionamiento del trabajo del ministro de Exteriores ante esta y otras anteriores crisis.

Por cierto que tampoco se esconde Moratinos ante una crisis de esta envergadura. Este jueves asistió a uno de los Desayunos informativos de Europa Press en Madrid, en el que volvió a hablar de su gestión en el conflicto con Venezuela. Mejora así la imagen tocada de ayer miércoles, cuando tanto él como Zapatero no admitieron preguntas en sus comparecencias ante los medios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios