www.diariocritico.com

DEBATE DE INVESTIDURA EN CASTILLA-LA MANCHA

Podemos se reivindica, “ya está aquí la anomalía, el accidente, la gente”
(Foto: EP)

Podemos se reivindica, “ya está aquí la anomalía, el accidente, la gente”

Page pide Molina buscar consensos aunque rechazó hablar de procesos "constituyentes" en la reforma del Estatuto de Autonomía

miércoles 01 de julio de 2015, 11:51h
El diputado de Podemos, José García Molina, ha sido el primero en intervenir en la segunda sesión del Debate de Investidura. Era también su primera intervención oficial tras ser elegido diputado en las Cortes Regionales que ha utilizado para reivindicar el papel que jugará la nueva formación en el Parlamento castellano-manchego.


Anunciaba brevedad en su discurso “no quiero robarles ni tiempo ni atención” porque, explicaba “vivimos tiempos que no invitan a perder tiempo”.

“Significarse hoy es una forma de rebelarse y algunos entre ustedes quizá piensen que somos una anomalía, un accidente institucional pero somos eso y algunas cosas más que hay que explicar”. Recordó que Podemos “cuenta con el apoyo de los miles de ciudadanos que nos han votado y estamos aquí para que sus intereses se vean representados”.

“Ya estamos aquí, la anomalía, el accidente, la gente”, insistía, para explicar que la neutralidad o la indiferencia no será una opción para Podemos.

Molina centró su discurso en los principales retos de la legislatura: atajar los problemas relacionados con los desahucios, la desigualdad en el reparto de bienes materiales, sociales o culturales, el exilio económico… “¿Quién puede permanecer neutral ante eso?”, se preguntaba para abogar por un tiempo en el que “quienes lo han perdido todo ahora deben recuperarlo todo. Quizá esa sea la recuperación social, economía o política porque o es con todos y para todos o no es”.

El diputado de Podemos habló de la necesidad de evitar las “palabras loro”, aquellas que, “por mucho que se repitan ya no significan nada para la mayoría de la gente y puede que casi nadie se crea ya las declaraciones de buenas intenciones”.

En este sentido, apostó por “comprometerse, por firmar y confirmar”, aquello que se ha prometido a la ciudadanía porque, criticó, hasta ahora “los límites competenciales han sido excusa perfecta para inhibirse, camuflarse o caer en la dejación de funciones”.

También se refirió al concepto “herencia recibida” del que, comentaba, “ha funcionado como un mantra durante demasiado tiempo” y apostó por “el coraje de empujar los límites e ir más allá de lo institucionalizado”, citando como ejemplos sendos discursos de José María Barreda y a José Bono años atrás, al respecto.

“No nos podemos permitir que la política retrase nuestro tiempo, a no ser que sirva a otros intereses que no son ni políticos ni sociales”, aseguraba para advertir a la Cámara que Podemos “no ha venido a colorear” el Parlamento ni a ser “divertidos” sino a garantizar un plan de rescate, políticas de emergencia, una auditoría publica, una auditoría ciudadana de la deuda de la Junta. A recuperar los servicios públicos privatizados, a implementar un plan integral de lucha contra desigualdad social. A que se cumplan de una vez por todas los derechos de los dependientes o a sancionar una reforma tributaria autonómica sobre criterios de justicia social y de solidaridad, “donde los que más tienen aporten un poco más al bien común”, entre otras cosas.

Un nuevo Estatuto de Autonomía que voten los ciudadanos

Pidió iniciar un diálogo político y social que desemboque en un nuevo Estatuto de Autonomía con la participación de los ciudadanos. “Sería un hito político de altura y sería la primera vez que los ciudadanos votarían nuestra carta de convivencia”, dijo.

“No somos adanes ni nos inventamos el mundo cada día”, aseguraba pero pidió proceso constituyente para Castilla-La Mancha porque, citando a Bertolt Brecht, “lo nuevo no acaba de nacer y lo viejo no acaba de morir”. En este sentido criticó que aun permanezcan “las resistencias a abandonar las viejas prácticas de condicionar la democracia desde las finanzas”.

“Hoy hay quien pretende mandar sin pasar por las urnas, sin legitimidad democrática” y le preguntaba a García-Page si permitirá que la política se reduzca hasta ese punto. Molina terminó comparando las similitudes entre las ideas políticas de dos ‘Pablo Iglesias’, los fundadores del PSOE y de Podemos respectivamente y ya no volvió a intervenir al rechazar su turno de réplica a Emiliano García-Page a quien dijo querer dar un voto de confianza.

Una renuncia que Molina realizaba después de escuchar a García-Page que le seguiría en el uso de la palabra. El candidato a la Presidencia de la Junta saludó la intervención de García Molina y en concreto la reivindicación de la política.

Repitió como hiciera en la jornada precedente la necesidad de amplios consensos. Y, añadió, “si algo no es mi competencia dejaré muy claro a quien le corresponde” porque no se trata, explicaba, de “meter a la gente en una guerra de competencias”.

Page recordó que la sesión de investidura coincide con una ley que va en contra de la libertad de expresión, la llamada “ley mordaza” que, dijo, está inspirada en el rechazo a los miles de ciudadanos españoles que se manifestaron en contra de las políticas primero del PSOE y luego del PP. “Es esencial que la política se regenere, desde la política” porque el cambio “no va a venir ni del FMI, ni de los banqueros ni de los medios de comunicación”.

"Muchos ciudadanos se van a sorprender de los contratos adjudicados por un gobierno en funciones"

También se refirió Page a la “herencia recibida”. Se hablará de ello, dijo, porque se hará una radiografía del estado económico de la región y porque mucha gente se va a sorprender de la de contratos, pagos o cartas” que ha llevado a cabo el Gobierno de Cospedal estando en funciones.

“Creo que ha pasado porque alguien no ha terminado de leer el resultado de las Elecciones”, en una alusión velada a Cospedal.

Page a Molina: “No coincido con usted en planteamientos constituyentes”

En su turno de réplica, Page dijo no coincidir con “los planteamientos constituyentes porque solo se hacen cuando se cambia el régimen y Castilla-La Mancha seguirá siendo una democracia”, aunque apostó por abrir “debates que algunos consideran petrificados”.

Volvió a hablar, como hizo ya ayer, de la Constitución. “No coincido con compañeros de partido que quieren cambiar la Constitución de arriba abajo” porque, recordó, “algunos ni la hemos votado” y “no se pueden estar cambiando normas fundamentales”.

Page considera, sin embargo, “razonable” también abordar un debate sobre el Estatuto de Autonomía vinculado al blindaje de los derechos esenciales. Reclamaba, coincidiendo con Podemos, autonomía para la política.

“Todo el mundo puede opinar y un gobierno sentirse condicionado pero no solo por los que tienen el capital”. Y reclamará, dijo, autonomía frente a su propio partido porque, explicaba “defiendo los códigos ideológicos para los partidos pero los presidentes deben gobernar para todos”.

Al final, pidió a Podemos distinguir en el debate la intención de “atacar las urgencias sociales” de la estrategia de fondo que “supondrá cambiar lo que está mal de raíz y a aquellos que están en el origen de la crisis, que no es Zapatero, sino que tiene que ver mucho con la especulación financiera que vino de Estados Unidos”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios