www.diariocritico.com

Marín plantea que la "fiscalidad verde" debe dejar de ser un mito

El ex presidente del Congreso de los Diputados Manuel Marín considera que la "fiscalidad verde" tiene que dejar de ser un mito en España y cree que los ciudadanos pagarían "gustosos" un impuesto finalista destinado a combatir el cambio climático.
Marín hace estas consideraciones en una entrevista  en la que relata que ha aceptado dirigir el panel sobre cambio climático del Club de Madrid, fundación que agrupa a ex presidentes del Gobierno de todo el mundo.

A su juicio, una de las primeras medidas que hay que adoptar es sacar esta materia "del aspaviento mediático", toda vez que "la sensibilización de la opinión pública ya se ha conseguido" gracias al trabajo de personas como Al Gore y organizaciones como Greenpeace o Adena, que "han alarmado por demás", pero han conseguido que el cambio climático sea parte de la agenda de un ciudadano normal.

Ahora, según Manuel Marín, toca "dar una enorme confianza a la comunidad científica", trasladar el cambio climático a la comunidad científica, a la investigación y a las empresas y tener paciencia hasta que den con un nuevo sistema energético.

Ante todo, "hay que seguir investigando", insiste el ex presidente del Congreso, quien reconoce que la tarea requiere voluntad política y coherencia.

"Si haces un discurso muy vinculado al cambio climático hay que respetar primero tus obligaciones contraídas internacionalmente y nacionalmente. Y somos unos notables incumplidores de nuestros compromisos internacionales y europeos y nacionales en términos de CO2, como es público y notorio", advierte.

Dentro de esa coherencia, plantea que en España debe dejar de "ser un mito" la fiscalidad verde, de la que fue "firme defensor" durante su etapa en la Comisión Europea.

Está convencido de que, si reciben las debidas explicaciones y ven que el propósito es creíble, los ciudadanos pagarían "gustosos" tasas finalistas para proteger el medio ambiente y luchar contra el cambio climático. "Mucho más que para otras finalidades que no cito".

Preguntado si habilitar una casilla en la declaración del IRPF sería una buena medida, apunta que lo serían esa "y otras". Marín reconoce que cambiar el modelo de desarrollo y de producción puede suponer empobrecerse "en torno a un uno o un dos por ciento", pero opina que lo que puede ser "una alarma para un senegalés" no tiene por qué serlo en el mundo desarrollado.

"Nosotros podemos pararnos un poquito, dar prioridad a esto que es fundamental para el futuro. Vivimos con suficiente confort para poder permitírnoslo", añade. También cree necesario potenciar de forma decidida los transportes públicos y empezar a decir a los ciudadanos, "con mucha pedagogía, que a lo mejor ya no tiene sentido construir motores de coche de tres litros".

Y, a su juicio, el cambio climático urge que la política incorpore dos palabras que en España "se detestan": "prohibir y sancionar". Pone como ejemplo la lucha contra la siniestralidad vial y recuerda que al introducir el Código Penal se han reducido los accidentes en carretera en un treinta por ciento.

Sin embargo, no existe esa firmeza con las industrias contaminantes, "aunque algo se hace", y, siendo el segundo país más ruidoso del mundo, no hay constancia de que se haya puesto "alguna multa suculenta a algún 'bareto' o en algún botellón". "Una sociedad moderna y compleja exige escenificar que soy malo, no porque me guste, sino porque alguien tiene que decir no y, después de decir no, sancionar. Si no, estas políticas medioambientalistas no son creíbles", afirma.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios