www.diariocritico.com

De su capacidad instalada

La industria brasileña opera a un nivel récord

La industria brasileña opera a un nivel récord

La fábricas brasileñas estaban operando en julio al 83,5 por ciento de su capacidad instalada, su mayor nivel desde que este indicador comenzó a ser medido, en 2003, y un porcentaje que confirma el crecimiento del sector este año, informó hoy la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

Según un estudio de la entidad patronal, el uso de la capacidad instalada superó en un punto porcentual el de julio de 2007 (82,5 por ciento) y en 0,2 puntos porcentuales el de junio de este año (83,2 por ciento).

"La actividad industrial en julio prosiguió en fuerte trayectoria de expansión. El crecimiento de la actividad industrial en julio es especialmente relevante por ocurrir sobre una base de comparación muy alta", según el informe.

"La actividad industrial comienza el segundo semestre con nivel intenso", dijo el jefe de la unidad de política económica de la CNI, Flavio Castelo Branco.

"Viene creciendo desde fines de 2007 y no ha dado señales de desaceleración, pero esperamos un freno en los próximos meses debido al aumento de las tasas internas de intereses y al escenario internacional menos favorable", advirtió.

Los sectores de la industria con mayor uso de la capacidad instalada son la metalúrgica básica, con el 94,8 por ciento, vehículos automotores (90,3 por ciento) y refino de petróleo y producción de etanol (94,4 por ciento).

La Confederación aclaró que el uso de la capacidad instalada aumentó muy por debajo del nivel de expansión del número de empleados y de horas trabajadas, lo que indica que la industria está en proceso de ampliación del parque fabril para seguir atendiendo el crecimiento de la demanda.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, había manifestado el año pasado su temor a que el fuerte aumento de la demanda y el agotamiento de la capacidad instalada de la industria pudiesen provocar una escasez de productos y presionar a la inflación.

Los industriales dijeron entonces que varios sectores estaban invirtiendo en el aumento de su capacidad de producción, especialmente el siderúrgico, el metalúrgico y el de cementos, con el fin de garantizar el abastecimiento ante la creciente demanda.

El número de empleados de las fábricas subió un 0,6 por ciento en julio frente al mismo mes del año pasado y un 4,4 por ciento en los siete primeros meses del año en comparación con el período entre enero y julio de 2007.

El número de horas trabajadas por los empleados de las fábricas aumentó un 7,2 por ciento en julio en relación al mismo mes del año pasado y un 6,1 por ciento en los primeros siete meses del año frente al mismo período de 2007.

Según la Confederación, las ventas reales de la industria en julio crecieron en un 13,2 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado y en un 0,2 por ciento respecto a junio.

Por su parte, las ventas acumuladas de las fábricas en los siete primeros meses del año aumentaron un 9 por ciento, lo que constituye un récord y supera la expansión del 5,5 por ciento medida entre enero y julio de 2004.

"Este año está siendo mucho mejor que 2004 y 2007", aseguró Castelo Branco, al comparar el actual desempeño del sector con el obtenido en sus dos mejores años en la última década.

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios