www.diariocritico.com

Cementerio Nuclear en Cuenca

El Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas en Cuenca ha sido paralizado tras años de retrasos y enfrentamientos. El Gobierno ha ordenado la paralización de los permisos de construcción del silo nuclear hasta que presente en los próximos meses el diseño de su política energética.

El CSN ha remitido esta semana al Consejo de Transparencia y del Buen Gobierno y a la ONG Transparencia Internacional varios informes en los que se concluye con carácter general que los terrenos de Villar de Cañas son aptos -aún con graves incertidumbres- para albergar el futuro silo de residuos atómicos español. Sin embargo, las voces en contra del cementerio nuclear no se han apagado sino todo lo contrario. El co-portavoz de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, Carlos Villeta, asegura en Diariocrítico que el proyecto es “un auténtico escándalo”.

> En el año 2017 los residuos que permanecen en Francia tendrían que ser trasladados al ATC 'fantasma'

El ATC de Villar de Cañas se ha convertido en un cementerio nuclear que está cavando su propia tumba. El proyecto que arrancó en la etapa de gobierno de Rodríguez Zapatero para albergar el combustible gastado y los residuos de alta actividad -parte de los cuales están de 'alquiler' en Francia y Reino Unido- va dando bandazos desde que en diciembre de 2011 el Consejo de Ministros del gobierno del PP seleccionara al municipio de Villar de Cañas en Cuenca como la localidad en la que se emplazaría.

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha acordado en su reunión de este lunes 27 de julio, con cuatro votos a favor y un voto en contra, informar favorablemente y remitir al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (Minetur) el informe preceptivo y vinculante, con límites y condiciones, asociado al proceso de licenciamiento, autorización previa de la instalación nuclear de Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC) de combustible nuclear gastado y residuos radioactivos de alta actividad en la localidad de Villar de Cañas (Cuenca).
  • 1

El Tribunal Supremo ha suspendido de forma cautelar el acuerdo del Gobierno de Castilla-La Mancha que ampliaba la zona medioambiental protegida obligando a paralizar las obras del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de combustible nuclear gastado y residuos de alta actividad en Villar de Cañas. Así la instalación vuelve a ponerse en marcha tras innumerables tropiezos judiciales desde que se acordara su instalación en diciembre de 2011.

> Pese a todos los datos que los expertos echan en falta sobre la idoneidad del terreno, se considera apto el enclave

El terreno de Villar de Cañas (Cuenca) donde se prevé la instalación del almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad y combustible gastado "es idóneo para construir una instalación" como esta, aunque existen algunas dudas porque faltan datos de geología y geomorfología.

La Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca ha afirmado que el presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, "es libre para presentar las denuncias que desee", pero ha asegurado que se seguirá movilizando en contra del silo nuclear "a pesar de presiones o amenazas", después de que este afirmara que no descarta acciones legales si la plataforma "persiste en acusaciones veladas" contra las actuaciones de la Diputación.

Se adjudicó el concurso por 217,76 millones de euros y cinco años de plazo

- El gobierno de Rajoy "tranquilo" pese a los informes que cuestionan el emplazamiento del ATC

Este miércoles la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos, conocida como Enresa, ha vuelto a ser protagonista sin buscarlo. En la sesión de control al Gobierno en el Congreso, el 'número dos' del PSOE, Antonio Hernando, ha pedido explicaciones "con precisión, claridad y rigor" sobre el futuro del Cementerio Nuclear de Villar de Cañas, Cuenca, licitado a  esta empresa nacional. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha despejado balones fuera. Pero lo que es cierto, es que existen hasta tres informes profesionales que desaconsejan las obras de instalación en estos terrenos por ser 'geológicamente inseguros'. Tres nubarrones negros sobre el proyecto de ENRESA