www.diariocritico.com
Gastronomía: De la guatita y el chaulafán al atascaburras y los gazpachos manchegos
Ampliar

Gastronomía: De la guatita y el chaulafán al atascaburras y los gazpachos manchegos

Unos magníficos profesionales ecuatorianos se hacen cargo de bar y restaurante Quijote de la Casa de Castilla-La Mancha en Madrid

jueves 15 de octubre de 2020, 17:10h
Uno de los servicios fundamentales que ofrece la Casa de Castilla-La Mancha en Madrid es el gastronómico, que siempre ha sido un polo de atracción para la gente nacida en la región y que reside en la capital de España. Y tras las vicisitudes de la pandemia que obligó a cerrar las instalaciones a mitad del mes de marzo, ya se ha recuperado desde mediados del de agosto, aunque con los lógicos altibajos por ese virus que no acaba de irse. Eso sí, con un cambio de responsables tras la marcha de los anteriores y con unos profesionales de la restauración ecuatorianos con larga experiencia en nuestro país y que tienen en su carta gran número de platos manchegos que están gustando mucho a los socios de la entidad.

De modo que como bromea Franklin Zurita, que junto a su mujer Mónica López, está al frente del nuevo equipo: “Hemos pasado de los guisos típicos de Ecuador, como la guatita, el chaulafán, el encebollado y la bandera, a los típicos de esa riquísima gastronomía de Castilla-La Mancha que conocíamos en parte”. Porque, como también publica el Diario La Tribuna, estos nuevos responsables ya han regentado con éxito otros establecimientos en Madrid, el último en el barrio de Chamberí, donde algunos de sus clientes eran manchegos, varios oriundos de Albacete, que les solicitaban de vez en cuando alguna de las viandas clásicas de la región.

Precisamente a través de ellos Franklin se enteró que debido a una serie de problemas, desencuentros e incumplimientos de la entidad con el anterior responsable del Bar y Restaurante Bodega de Don Quijote a principios de este año, la Casa le rescindió el contrato. Y su ahora sustituto decidió aceptar la propuesta de la entidad con la que llegó a un acuerdo para hacerse cargo de las instalaciones precisamente desde el 15 de marzo, cuando entró en vigor el estado de alarma, por lo que ni siquiera pudieron abrir. Aunque él y su mujer aprovecharon para hacer algunas reformas modernizando la barra, la cocina y las mesas.

También aprovecharon en su domicilio para ampliar, por medio de libros y de internet, sus conocimientos gastronómicos haciendo y probando varios de los guisos más representativos de la región, entre ellos los gazpachos y el atascaburras. De este último, tan típico albacetense, Franklin asegura que tras llamarle la atención el nombre, es uno de los más completos, sanos y alimenticios que existen en todo el panorama español, que tan bien conoce. Hasta el punto de que ya es un clásico en la carta del ahora bautizado como Restaurante El Quijote -qué mejor y más manchego nombre- y lo recomienda a los paisanos del resto de las provincias regionales que no lo conocían mucho.

Además, presume de que los socios albaceteños que ya lo han probado le dieron el visto bueno: “Para mí fue importante y decisivo que les gustara a ellos”. Una opinión positiva extendida ya entre la clientela –no sólo socios de la Casa- que cada día con mayor frecuencia acude a desayunar, comer, cenar o tomar el aperitivo. Y que en la carta abarca también, junto a destacados vinos manchegos, el pisto manchego, el ajoarriero, los duelos y quebrantos, las migas, y otros guisos. Opinión que igualmente coincide en cuanto a la calidad y profesionalidad del servicio, que llevan en conjunto varios familiares y algunos camareros contratados por Franklin.

A por el ajo de mataero

De momento está probando a elaborar algún otro guiso de las cinco provincias de la región, pero fundamentalmente, como especifica, “ese plato albacetense también fabuloso pero ya más complicado que es el ajo de mataero”, y que promete que muy pronto estará en la carta. Como los “ricos y variados postres manchegos, que comparten oferta con loe ecuatorianos”.

A pesar de la mala época que es el verano, además con el cese de actividades de la Casa, que acaban de comenzar en este mes de octubre, Franklin y su equipo están satisfechos de cómo les van las cosas. Y el titular relata a La Tribuna que no hay ningún otro secreto que el que siempre han aplicado en su larga trayectoria profesional en Madrid. “Nuestra comida, siempre casera y preparada día a día, se elabora con los mejores ingredientes del mercado, eso es fundamental, y luego le añadimos mucha dedicación para elaborarla, como cariño y mimo a la hora de servirla y el trato con los clientes”.

Dentro de esos actos culturales de la entidad, que, como es tradicional en su programación, concede gran importancia a la cultura gastronómica –y la nueva directiva que acaba de tomar posesión va a ampliar en cuanto a su número- ya están programadas una serie de charlas y coloquios sobre la misma. Para lo cual se pretende contar en estas jornadas con importantes personajes, no sólo de cocineros y profesionales sino también entre periodistas, escritores y críticos especializados, estando previsto que sea la albaceteña Ana Lorente quien las inaugure.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios