www.diariocritico.com
Protesta ante la sede de Enresa, Madrid
Protesta ante la sede de Enresa, Madrid (Foto: EP)

Apedreado el domicilio del coordinador de Ecologistas en Acción en Cuenca, último episodio de una campaña de ataques

martes 07 de marzo de 2017, 17:18h
Ecologistas en Acción tiene muchos frentes de lucha abiertos en defensa de la biodiversidad y el medio ambiente, lo que ha ido levantando ampollas en más de un sector donde sus reivindicaciones resultan molestas. Sin embargo, en los últimos meses, la disconformidad ha ido más allá con el recrudecimiento de amenazas y agresiones de todo tipo a los miembros de su organización, según denuncian en un comunicado.
“El pasado 23 de febrero, a las 19:30 de la tarde (como consta en la denuncia presentada ante la Policía Nacional), fue apedreada la vivienda de Carlos Villeta, coordinador de Ecologistas en Acción de Cuenca. Al parecer, según testigos del suceso, dos personas tiraron sendas piedras contra la puerta de la casa de Villeta y salieron corriendo. Las piedras destrozaron el acristalamiento de la puerta y provocaron un gran estruendo. Mientras, los hijos del activista ecologista hacían los deberes en casa”, manifiesta la organización.

Ante estos hechos, Ecologistas en Acción baraja que esta acción, a falta de la oportuna investigación, podría enmarcarse en el clima de agresividad contra "los ecologistas" que sufren desde hace tiempo.

“En el caso de Cuenca, en los últimos meses se han producido diversos incidentes que han contribuido a empeorar las cosas, si bien la preocupante subida de tono en el clima contra el colectivo ecologista puede no obedecer a causas concretas”, aseguran.

Entre los distintos frentes abiertos, Ecologistas en Acción señalan la problemática generada en torno al cese de la suelta y pesca de la trucha arcoiris tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre especies exóticas invasoras. Otro, la parada impulsada por Ecologistas en Acción de la obra de una pista que atravesaba una zona de cría de especies protegidas en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca. La lucha contra el cementerio nuclear en Villar de Cañas y por la ampliación de la ZEPA de El Hito también ha generado enfrentamientos verbales violentos en Villar de Cañas. Cabe mencionar amenazas más o menos veladas en encuentros diversos e incluso por teléfono. Por último, recientemente, en una moción que afortunadamente no prosperó, se había pedido por un grupo de la oposición la declaración de ’persona non grata’ a Ecologistas en Acción en un municipio de la Serranía conquense.

“En este caso concreto estas han podido ser las circunstancias”, sostienen. No obstante, denuncian que otros muchos casos discurren por terrenos peligrosamente similares. “Por ejemplo, y sin salir de Castilla-La Mancha, con las polémicas sobre la defensa de las zonas de especial protección de aves de ambientes esteparios o de la reforma de la ley de caza, anónimos y dirigentes de entidades agrarias, cinegéticas o políticas han incrementado el volumen de sus descalificaciones e insultos a ‘los ecologistas’, creando hacia un ambiente cada día más propenso a situaciones de violencia”.

Otros casos que entroncan con esta problemática son los que se están viviendo en Andalucía y Aragón a causa de la citada sentencia del Tribunal Supremo. En el primer caso se ha declarado ‘persona non grata’ a Ecologistas en Acción en el municipio de Isla Mayor (Sevilla). El motivo, la limitación a la pesca del cangrejo rojo americano, por su impacto en las especies y el ecosistema de Doñana. Y en el segundo, algunas entidades de pescadores de exóticas e invasoras se manifiestan reiterada y airadamente contra la asociación ecologista.

Otras amenazas tienen el remite del sector de la caza. “Recientemente una organización cinegética reconocida a nivel nacional amenazó con dirigirse a la fiscalía por la simple publicación de un informe técnico sobre el impacto de la caza. Y hace solo unos días una entidad de cetreros remitió un burofax amenazante por una nota de prensa que un grupo local había circulado denunciando una exhibición de rapaces en un mercado medieval”, añaden.

“Como es lógico, Ecologistas en Acción admite todo tipo de críticas, y asume el derecho de cualquiera a denunciar a la organización si considera que ha hecho algo ilegal. Pero lo que no es admisible es que eso se haga fuera de los marcos legales y democráticos y que, en definitiva, genere un clima que desborde las normas de convivencia, que puede desembocar en sucesos como el de Cuenca”, afirman.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios