www.diariocritico.com

El miedo a gobernar en minoría

lunes 18 de julio de 2016, 08:35h

Tal vez por aquello de haber estado tantos años bajo el bastón de mando de Franco, hemos heredado un complejo de ordeno y mando más propio de dictaduras que de democracias. Gobernar con mayoría absoluta, es imponer el rodillo, como se decía en el año en el que los socialistas ganaron abrumadoramente. De 1982 a 1993 el PSOE disfrutó de tres mayorías absolutas consecutivas que se inauguraron con el record absoluto de apoyos el 28 de octubre de 1982, cuando alcanzo los 202 diputados. Ese día, un Alfonso Guerra eufórico prometía: “Vamos a poner a España que no la va a reconocer ni la madre que la parió”. Aquello empezó bien pues era obvia la necesidad de cambio y de formas de gobernar de la derecha camuflada de centro, representado por Unión de Centro Democrático (UCD) una coalición que formaba una gran sopa de letras y que se hizo partido (recordaremos esto ahora que tanto se cuestionan los partidos de partidos) con un Adolfo Suarez como líder, que arrastraba masas apolíticas que se guiaban por la imagen seductora del recordado líder abulense.

Posteriormente le toco el turno al PP alcanzar su primera mayoría absoluta en 2000, fruto de una gestión positiva desde 1996, cuando Aznar derroto al invicto Felipe González, cuyo gobierno se vio afectado tras el descubrimiento de una incipiente corrupción protagonizada por el entonces Director general de la Guardia Civil Luis Roldan, que personalizaba en él la pestilencia de un uso golfo y cutre de los fondos reservados que sirvieron para financiar los GAL desde las cloacas del Estado, sumándole a esto el escándalo de financiación ilegal de los socialistas mediante una trama societaria que gestionaba fondos de manera irregular, que fue conocida como el caso Filesa. Según parece, los gérmenes de la corrupción se fraguan durante las mayorías absolutas, pues de aquella última legislatura de Aznar, surgen gran parte de los casos de corrupción que salpican a los tesoreros del PP especialmente protagonizada por Luis Barcenas, otra vez con la financiación ilegal de un partido como protagonista que durante los últimos años viene ocupando la primera plana de la crónica de tribunales.

De la segunda mayoría absoluta de los populares en 2011, ya se sabe que desde amnistías fiscales para los grandes defraudadores de cuello blanco y muy posiblemente votantes del partido de Rajoy, se ha escrito demasiado y no voy a repetir aquí los casos descubiertos de corrupción a gran escala, tanto en la Administración Central, como en la Autonómica y Local, donde corrían los billetes de quinientos euros ocultos en maletines, como la sangre en Guadalete. Es evidente que el poder muchas veces corrompe, pero el poder absoluto, corrompe absolutamente. Algunos de los ahora imputados se llegaban a considerar intocables, pensando que jamás la justicia va a investigar sus actuaciones y mucho menos pedirles cuentas sobre la gestión y el saqueo de fondos públicos.

Ahora que hay que formar gobierno, resulta que les entra el miedo escénico tanto a Mariano Rajoy como a Pedro Sánchez, por no contar con una mayoría absoluta que le garantice un pacto de legislatura estable para los próximos ¿cuatro años? Yo no creo que en esta ocasión se vaya a agotar el plazo estipulado para una legislatura ordinaria, pues los actores principales no saben moverse en terrenos movedizos donde no tienen el control parlamentario.

Rajoy no tiene los apoyos mayoritarios al igual que ocurrió en la anterior legislatura, donde en una acción mezcla de soberbia y falta de respeto, dejó plantado al Rey Felipe VI, diciéndole que renunciaba al encargo real de formar gobierno. Debe ser el calor veraniego o el influjo de Moragas, pero esta vez en condiciones menos favorables que las anteriores, dice que va a llegar a la Zarzuela con el equipo hecho……..Se nota que Rajoy es de letras y la aritmética no es fuerte, aunque al gallego correcaminos, pocas cosas se le resisten. Mariano es capaz de estar quieto esperando que hacen los demás y luego les echa la culpa de por qué no se han puesto de acuerdo con lo que él proponía, algo a lo que siempre califica como lo más sensato, como si los carnets en esta materia los dieran en Pontevedra al lado de su casa materna, firmados por su santo padre, que para eso era juez.

Pedro Sánchez tampoco sabe qué hacer para sumar apoyos, además il bello Rivera se ha echado en brazos de Rajoy, en un ejercicio de travestismo político que ha desconcertado al siempre acorralado Sánchez, que ha visto como su pacto con Ciudadanos fue el sueño de una noche de primavera, convertido en pesadilla en verano. Que Rivera es de derechas lo sabe hasta la Infanta Cristina que no recuerda ni sabe nunca nada, pero hemos conocido en estos meses que tiene obsesión por su alopecia incipiente, lo cual ha despertado el interés del peluquero de Hollande que desea verlo de vicepresidente para hacerle una oferta más modesta por sus servicios, pues sabe el fiel manostijeras francés, que España está en crisis de poder adquisitivo, por muchos puestos de trabajo basura que se creen.

No gobernar en mayoría significa tener que dar cuentas de todo……y a todos, algo que no gusta a nuestros políticos, pero sería lo más sano para la ciudadanía, harta de tantas imposiciones y leyes retrogradas hechas bajo mayorías absolutas o recortes y perdidas de derechos impuestas por mandatos ajenos a nuestro país, pero consentidos por ser miembros de un club llamado Unión Europea, donde no todos los socios son iguales, especialmente los del sur del continente.

Rajoy es un obstáculo para hacer alianzas de legislatura, pero se dice a si mismo “Mariano, se fuerte”. Se muestra impasible ante los escándalos de su ministro de Interior, al que graban planeando la guerra sucia contra el gobierno catalán, dando alas a los soberanistas para argumentar que todos sus males vienen de Madrid y hay que poner la frontera cuanto antes, no sea que les roben aun Más………aunque el verdadero campeón de la corrupción viene de la propia Cataluña, donde el clan de los Pujolone tiene la mano muy larga y los bolsillos muy llenos.

Por supuesto que catalanes y vascos no apoyaran a Rajoy como otras veces han hecho tanto con el PP, como con el PSOE, pero eso era antes de recursos ante el Constitucional, cuando Aznar hablaba catalán en la intimidad, aunque sus huestes coreaban en las noches de victoria electoral genovesa, aquello de “Pujol enano, habla castellano”. Con los vascos la película es similar aunque con protagonistas y argumentos diferentes. A Mariano ya nadie le fía y si quiere algo, debe venir con la pasta por delante en forma de presupuestos. Rivera ya ha dicho que donde dije digo, digo Mariano, eso sí, en segunda votación………Yo creo que ha hecho el curso de pactos de la Señorita Pepis donde se enseña a mentir con una sonrisa, dejando en entredicho lo prometido y ratificado en campaña, negando su apoyo a Rajoy por activa, por pasiva, o por Snoopy, que eso no ha quedado claro. La verdad es que también en 2011 el PP dijo todo lo contrario de lo que luego hizo y sigue ganando elecciones aunque tenga corruptos hasta en los consortes de la Dirección General de Trafico…..de influencias, que así se debería llamar a tenor de lo visto.

Atrévanse a gobernar en minoría y el pueblo se lo agradecerá a todos pues así veremos con hechos y no con palabras, lo que están dispuestos a hacer por todos los conciudadanos nuestros políticos, apoyando, vetando o consensuando leyes y políticas de estado. Queremos ver cómo actúan cuando el escenario en lugar de ser de un gran y elegante teatro, es tan solo un corral de comedias donde el público está más cerca de los protagonistas y suelen ser más críticos. Los buenos actores, siempre destacan por encima del lugar donde les toque interpretar su papel. Ahora solo queda esperar………..

JOSE JOAQUIN FLECHOSO

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios