www.diariocritico.com

La psicóloga Elisa Herrero da las claves para superar los momentos incómodos en las comidas familiares

viernes 23 de diciembre de 2016, 09:20h
La psicóloga Elisa Herrero da las claves para superar los momentos incómodos en las comidas familiares
Ampliar
(Foto: EP)
Nochebuena, Navidad, Año Nuevo… En estas fechas es difícil escapar a una comida familiar y, aunque los anuncios televisados nos muestren el lado dulce de estos reencuentros, la realidad enseña que no siempre es así. Cuñados fanfarrones, suegros entrometidos y sobrinos maleducados te invitarán a sus casas o entrarán a la tuya con el objetivo de criticar algo más que la comida. Elisa Herrero Calva, miembro de Saluspot y psicóloga general sanitaria en Psicología - Psicoterapia Humanista, ofrece en esta entrevista consejos para evitar que las discusiones familiares te amarguen las fiestas.

Recibimos una invitación para una comida familiar, ¿debemos aceptarla?

No es una obligación. Aceptarla o no será una decisión personal libre, consciente y lúcida. Desde el punto de vista psicológico, cubrir y reforzar nuestras necesidades de afecto, afiliación, intimidad, seguridad, confianza, etc. favorece nuestro bienestar y crecimiento interior.


¿Debemos dejar claras algunas reglas?

Informar e informarnos de en qué consiste la invitación siempre evita conflictos y desilusiones sobre lo que “esperamos” del invitado o del anfitrión: vestir ropa informal o formal, qué llevar, a qué hora, en qué ayudar, acordar no entrar en temas “delicados”, etc. Comunicar de forma directa y asertiva es mejor que usar indirectas o ser tan sutiles que no transmitamos el mensaje.


¿Cómo lidiar con familiares con los que no tenemos mucha afinidad?

No estamos “obligados” a nada más allá de unas reglas básicas de educación y cortesía. Por ejemplo, saludar o intercambiar algunas frases sobre temas sin trascendencia, evitando todos aquellos que puedan ser “vividos” como un ataque. Además, debemos mostrarnos naturales pero respetuosos y, si fuera necesario, hacernos respetar asertivamente.


¿Qué temas de conversación es preferible evitar?

Cualquiera que “encienda” pasiones personales: política, religión, fútbol, machismo/feminismo, sexo o cualquiera que sea embarazoso para alguno de los asistentes (como trabajo, pareja-amor, muerte o dietas-peso). La empatía, la comprensión y la cordialidad son ingredientes que no pueden faltar.


¿Cómo actuar si un familiar insiste en hablar de esos temas?

Usar un tono de voz sereno, de petición y no de exigencia o crítica: “Entiendo que este tema es importante para ti pero con tu insistencia me siento incómodo, por eso prefiero que hablemos de otra cosa”.


¿Cómo pueden afectarnos las críticas destructivas?

Puede dañar nuestra estima y confianza cuando el objeto de la crítica no es lo que hemos dicho u hecho en concreto sino nuestra persona, y cuando quien critica no expresa la razón del desagrado ni propone una conducta alternativa y se expresa con agresividad o burla: “No me gusta que te comas todo el turrón sin preguntar si alguien más quiere”, “¡Eres un egoísta!”, etc.


¿Debemos extremar las precauciones si hay familiares políticos?

No. No podemos controlarlo todo ni sentirnos responsables de todo y de todos. Evitar no es siempre la solución pero confiar siempre está bien.


¿Cómo perjudica un conflicto en una comida familiar a la relación de pareja?

Cada caso es diferente, pero aceptar los límites propios y ajenos puede ayudarnos. Asimismo, conviene tener claro que solo somos responsables de lo que hacemos y sentimos y no de lo que hacen, dicen o sienten los demás.


¿Cómo salir de una discusión en la que nos vemos envueltos?

Expresando directa y claramente nuestra decisión de no continuarla. Debemos expresar cómo nos sentimos al respecto y las razones de nuestra libre elección, así como retirarnos si fuese necesario.


¿Algún consejo relativo al consumo de alcohol?

Conocer nuestro grado de tolerancia y parar a tiempo, beber despacio, acompañar su ingesta con comida e intercalarlo con agua. Decir “no” a invitaciones no deseadas.


¿Cómo evitar que una discusión familiar se enquiste en el tiempo?

Calmarse e invitar a buscar un lugar neutral y sin interrupciones en el que ambas partes se puedan expresar libremente y con respeto: cómo se sienten, qué conductas no les han gustado y qué cambios pueden sugerir al otro para que, aunque opinen diferente, esto no afecte a la relación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios