www.diariocritico.com
La opinión del experto: ¿Es adecuado viajar en avión estando embarazada? ¿Y los recién nacidos?
Ampliar
(Foto: Pixabay)

La opinión del experto: ¿Es adecuado viajar en avión estando embarazada? ¿Y los recién nacidos?

Muchas veces habrán escuchado todo tipo de especulaciones y conversaciones informales tales como... ¿es recomendable viajar en avión estando embarazada? ¿Pueden hacerlo los recién nacidos? Nos hemos puesto en contacto con Marta Roqueta Vall-llosera, profesora en la facultad de Enfermería de la Universitat de Girona (UdG). Es especialista en enfermería obstétrico-ginecológica, máster en promoción de salud y nos ha explicado lo siguiente sobre estas dudas que le planteamos.

"Existen pocas limitaciones para viajar en avión durante el embarazo y, aunque por regla general éste no representa ningún riesgo en gestaciones que evolucionan normalmente, habrá que tener en cuenta el estado de salud de la gestante así como pedir información a la aerolínea con la que se viajará sobre la normas con las cuales ésta opera en relación a las embarazadas (no todas siguen la misma política)", comenta Marta Roqueta, dejando claro que, por sí mismo, no está desaconsejado volar estando embarazada.

Pero también hay puntualizaciones importantes que hacer: "A partir de las 28 semanas de gestación se requiere un certificado médico y firmar un documento que exime de toda responsabilidad a la compañía aérea. A partir de las 36 semanas de gestación (32 semanas de gestación en embarazos gemelares) cabe considerar posibles riesgos en los vuelos de larga duración y transoceánicos".

Por ejemplo, explica Roqueta, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), no recomienda volar a partir de estas semanas de gestación. "El embarazo constituye por sí mismo un factor de riesgo para desarrollar un evento trombo embolico al que puede asociarse el hecho de estar mucho tiempo sentada durante el vuelo, con lo cual cabe seguir algunas pautas (usar ropa holgada, mantener buena hidratación, caminar durante 5 minutos cada una o dos horas, realizar frecuentes estiramientos de los músculos de las piernas, usar medias de compresión elástica gradual correctamente ajustadas) para evitar ciertas incomodidades", desarrolla al respecto.

Asimismo, comenta que "en gestaciones que evolucionan con complicaciones (hipertensión, diabetes mal controlada, etc.) puede desaconsejarse volar y se debe consultar previamente con obstetra o matrona. Para evitar molestias gastrointestinales, de pesadez e incomodidad abdominal, se aconseja evitar bebidas gaseosas y/o comidas flatulentas antes y/o durante el vuelo"

En cuanto a otras medidas de seguridad, nos cuenta: "Respecto a las medidas de seguridad, no constituye ningún problema para las embarazadas ni para el feto pasar por el detector de metales. El cinturón de seguridad se colocará a nivel de los muslos ajustándolo sin que sea incómodo. Es importante que la embarazada viaje con el documento de salud relativo a su embarazo".

Los recién nacidos

En cuanto a la situación de los recién nacidos y sus viajes en avión, hemos contado con la aportación de Josefina Patiño-Masó, profesora universitaria titular del Departamento de Enfermería de la Universitat de Girona (UdG) y especialista en enfermería pediátrica. "Por norma general los bebés sanos pueden viajar en avión a partir de las 48 horas de vida aunque se recomienda utilizar este medio de transporte a partir de la primera semana o primeros 15 días de vida", nos explica.

Además, informa: "Cabe verificar previamente la condición de salud de los recién nacidos antes del viaje. Los bebés prematuros podrían requerir una autorización especial. Normalmente los recién nacidos suelen dormir la mayor parte del tiempo. Para evitar molestias en los oídos se puede dar agua o leche durante el despegue y el aterrizaje. Cabe tener en cuenta que al volar, las infecciones de oído y nariz, así como una posible congestión nasal, entre otras, condicionan la aparición del dolor de oídos".

En cuanto a los cambios rápidos de presión, explica que "en la cabina del avión durante el despegue y aterrizaje podrían aumentar el riesgo de perforación de la membrana timpánica".

Respecto a las medidas de seguridad, Patiño-Masó comenta: "Puede ser de utilidad llevar un porta bebé ergonómico para viajar en avión. Normalmente hasta los dos años el bebé va en brazos de sus progenitores. Se le pone un cinturón especial llamado 'cinturón de bucle' que se engancha al cinturón del adulto con el que viaja. Este cinturón lo proporcionan en el mismo avión antes del despegue. Permite bastante movilidad y que la madre pueda dar el pecho. Los bebés mayores de un año (entre 10k y 20k) pueden ir en sus propios asientos con sillita homologada para avión". Asimismo, recuerda que es recomendable "consultar a la aerolínea previamente" al viaje y que el recién nacido "viaje con el documento o carnet de salud".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.