www.diariocritico.com

Kepa Junkera, folklorista: "La cultura y la música es lo más exportable que tenemos para esa moda de la marca España"

viernes 02 de septiembre de 2016, 14:23h
Kepa Junkera, folklorista: 'La cultura y la música es lo más exportable que tenemos para esa moda de la marca España'
Ampliar
Es uno de los grandes/grandes a nivel mundial de la música de raíz, como avalan sus premios. Kepa Junkera, con más de tres décadas de actividad, es más, mucho más que el rey de la trikitixa -el acordeón diatónico vasco-, ya que además de sus discos y actuaciones en solitario, ha grabado y compartido escenario con mitos del jazz, del blues, del flamenco y de lo que le echen. Su último disco, 'Maletak', con la base de la trikitixa, hace un recorrido por el folklore de casi todas las regiones españolas con la colaboración de otros colegas de la música tradicional.

- Tu 'Maletak' estaba llena de música, con añadidos de varias regiones de España, ¿cómo te surgió la idea?

- Siempre me han apasionado las fundas de las 'trikis', me parece que tienen mucha poesia, me hace pensar en quienes han guardado con tanto mimo sus instrumentos. Tambien me atrae la idea del envoltorio, lo que protege al instrumento, a lo que muchas veces no le damos importancia pero tiene mucho valor para mí lo que envuelve ese sueño del instrumento que ansías. Lo de contar con tantos amigos de la Península es algo imprescindible para mi: son muy generosos y grandes artistas que aportan muchisimas cosas al proyecto.

- Ya te quedará poco por hacer en la música de raíz, ¿cuál va a ser tu próxima y bendita locura?

- Si soy un chaval que está empezando... me encanta pensar e imaginar nuevos proyectos: Es un gran privilegio el que tengo, poder romper con la rutina constantemente, ya que para mí la motivacion es muy necesaria para seguir soñando. Algo tengo pensado, algo, pero sin redondear todavía.

- Además de tus éxitos internacionales, has logrado el milagro de ser profeta en tu tierra -País Vasco en particular y España en general-, ¿cuál es el secreto?

- Pues no lo sé, porque mi objetivo era ser feliz con la música. Desde luego es clave el tener el apoyo de tanta gente y me siento muy afortunado: siempre digo que es parte de esa energía necesaria para poder seguir haciendo música y proyectos. Además, para mí la trikitixa ha sido un vehiculo extraordinario para conocer culturas.

- Hablando de culturas, ¿qué tienen en común todas las músicas populares en ritmos y temas, aunque sean de lugares y épocas distintas?

- Muchas cosas en común y también pequeñas diferencias que hacen interesante el encuentro. Compartimos ritmos, melodías, formas de construir canciones, pero luego en cada zona se puede desarrollar de diferente forma y esto es muy creativo.

- Por desgracia la dictadura de las radiofórmulas impide que tu trabajo, y el de otra gente dedicada al folk o folklore, sea escuchado como se merece. ¿Ves alguna otra 'fórmula' o solución?

- Sí, sufrimos esa dictadura, pero me gusta decir que nosotros hacemos los amigos a nuestras músicas uno a uno, no de miles en miles. A lo mejor tiene que ser así, quien conoce estos estilos y músicas se engancha y reconoce que no pensaba que fueran tan interesantes y abiertos. Habrá que seguir haciendo proyectos que puedan despertar la curiosidad en el gran público. Igualmente estaría muy bien que los grandes medios de comunicacion mostraran un poco más de interés en estas músicas.

- Claro que, en este sentido, de la tele ni hablamos, ¿no?

- Pues, no, para qué. Al menos de la públicas. Porque es verdad; parece algo en lo que no puedes entrar y es una pena porque es algo nuestro: están nuestras generaciones anteriores, pero es algo muy contemporáneo con lo que puedes crear momentos muy actuales. Tampoco hay mucha música en los estudios, y ahora van a quitar la filosofía, un tremendo error, otro más de nuestros gobernantes. En fin, que ni se fomenta que los chavales, aunque también escucehe otras cosas, lo hagan con lo nuestro. Además, ahora que está de moda eso de la marca España, creo que la cultura y la música es lo más exportable que tenemos.

- Por fortuna para tu tipo de música y otras que no entran en los cánones de lo comercial, siempre os quedará no París, pero sí las redes sociales.

- En efecto, tienes razón, las redes serían nuestro París y salvación. Hay cosas interesantísimas en las redes, por supuesto, pero tampoco son una panacea. Lo mejor son los conciertos en directo, es lo que más me llena: construir un proyecto, crear nuevas canciones, las personas que nos animan en los mismos, los que hablan a sus amigos de nuestros discos. Eso es algo que ayuda a seguir creciendo como músicos. ¡Ah!, claro, y como personas, que es más importamte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios