www.diariocritico.com

El hombre anuncio

Es tiempo de Navidad, y ya sabemos que este período del año, además de dedicarlo a realizar resúmenes y anuarios, sirve para ablandar conciencias y modificar conductas, aunque sólo sean por unas horas. El lobo no siempre usa piel de lobo para embaucar con sus argucias a la cándida Caperucita del cuento, y de vez en cuando demuestra cierta misericordia con su prójimo o su prójima, según sea el caso. La etapa más blanca del año contribuye a apaciguar ánimos y templar la realidad.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha demostrado este miércoles por la noche que no está al margen de este axioma navideño. En la copa de Navidad ofrecida a la prensa en el Palacio de Cibeles recibió como obsequio de los informadores locales un cartel similar al que usan los hombres anuncio en las calles de Madrid como forma de medio ganarse la vida.

El regidor, que para muchos de los presentes ya sabía que iba a ser obsequiado con ese detalle, improvisó un supuesto discurso en el que comentó que la tradicional cena a la prensa había sido sustituida este año por una copa no por cuestiones presupuestarias sino porque la Administración local tiene que actuar acorde con el momento actual, caracterizado, como todos sabemos, por la austeridad presupuestaria, y agradeció el regalo transmitiendo una primicia informativa: en 2009 los hombres anuncio no desaparecerán de la faz de la capital de España.

De esta forma, anunciaba una modificación de la Ordenanza que su Administración aprobará en los próximos días relativa a la publicidad exterior, texto que inicialmente se conoció el 9 de octubre y que provocó un cierto revuelo social por el futuro de las personas que pasean a diario los carteles anuncio por Madrid. Ahora, tras el correspondiente período de alegaciones, el equipo de Gobierno municipal ha decidido incluir una modificación que permitirá esta práctica social y que ayuda, de alguna forma, a muchas personas, inmigrantes en su mayor parte.

No, alcalde, éste no era el momento de hacer ese anuncio, sobre todo porque muchos periodistas tuvieron que abandonar antes de tiempo el cóctel, nuestro cóctel, y dirigirse a sus redacciones para levantar páginas y confeccionar comentarios de última hora. No obstante, bienvenido sea dicho anuncio si así contribuimos, entre todos, a que esas personas sigan contando con ese ingreso extra, aunque no olvidamos el primer apunte esgrimido por el Ayuntamiento en el sentido de que con esa prohibición se pretendía acabar con una práctica que no tiene en cuenta suficientemente la dignidad de esas personas.

Es Navidad y también es época de crisis. A partir de enero seguirán los hombres anuncio en las calles y seguro que, tras realizar dicha declaración, Ruiz-Gallardón tendrá algo más tranquila la conciencia. Ha rectificado y eso, como dice el refranero, es de sabio. Bien por eso... El miércoles por la noche, con su primicia informativa, el primer edil hizo de hombre anuncio, aunque no desde la calle ni desde la sala de prensa habitual sino desde el confortable Palacio de Cibeles, decorado para la ocasión con los típicos adornos navideños... Feliz Navidad y próspero año nuevo para todos, si nos lo permite la crisis económica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios