www.diariocritico.com

Permanece en la Embajada de Brasil

Los países de la región reclamaron que se garantice la vida de Manuel Zelaya

Los países de la región reclamaron que se garantice la vida de Manuel Zelaya

Varios gobiernos de América latina exigieron hoy al régimen de facto hondureño que garantice la vida y la integridad física del presidente derrocado, Manuel Zelaya, quien permanece desde el lunes en la embajada brasileña en Tegucigalpa, en tanto Nicaragua y Bolivia consideraron que la situación debilitó a los golpistas.

El gobierno de Nicaragua, que acogió a Zelaya desde que fue expulsado el 28 de junio, consideró que es "compleja" la situación generada a partir de la presencia de Zelaya en Honduras pero sostuvo que el mandatario de facto, Roberto Micheletti, "tiene todas las de perder" en el conflicto.

En declaraciones al canal 12 de televisión local, recogidas por la agencia de noticias DPA, el vicecanciller nicaragüense, Manuel Coronel Kautz, manifestó que la decisión de Zelaya de regresar sorpresivamente a Honduras "pone en mayores dificultades al gobierno golpista" y compromete por otra parte al presidente de Costa Rica, mediador en el conflicto, quien "propuso un plan que en el fondo fracasó".

Coronel Kautz también cuestionó la decisión del gobierno de facto de decretar toque de queda y cierre de aeropuertos, después de anunciarse una visita del secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza.

Desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente de Bolivia, Evo Morales, sostuvo que los golpistas en Honduras sólo tienen la alternativa de abandonar el poder y el gobernante de facto Roberto Micheletti tiene que renunciar de inmediato, informó la agencia de noticias Prensa Latina.

"Si Micheletti es democrático, no tiene otro camino que renunciar de inmediato", señaló Morales a periodistas en la sede de la ONU, y resaltó la valentía de Zelaya y "la rebeldía del pueblo hondureño en su lucha por la democracia".

En tanto, el gobierno paraguayo a través del Ministerio de Relaciones Exteriores exigió en un comunicado a las autoridades de facto en Honduras que adopte todas las medidas necesarias para asegurar la vida y la integridad física de Zelaya.

La cancillería instó también en la nota a todas las fuerzas vivas de Honduras, a no adoptar acciones que puedan desembocar en hechos de violencia y a recurrir al diálogo.

En igual sentido se expresó el gobierno de Guatemala, que exigió que se garantice y respete la integridad física del presidente constitucional de Honduras.

El comunicado de la cancillería también pidió que se respeten los derechos humanos de los hondureños, que no haya violencia ni derramamiento de sangre.

"Guatemala reiteró su apoyo al llamado de la Comunidad Internacional para restablecer el orden en Honduras, restituyendo a Zelaya como presidente constitucional, y afirmó nuevamente que no reconocerá a ningún gobierno que esté en el poder al margen de la ley", informó el ministerio.

Zelaya reclamó a la comunidad internacional una actuación más enérgica contra Micheletti

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, llamó al pueblo de su país a movilizarse para exigir el establecimiento de un diálogo nacional, y reclamó a la comunidad internacional una actuación más enérgica contra del régimen dictatorial.

"Este pueblo tiene que ponerse de pie para exigir el diálogo", exhortó el dignatario en declaraciones desde le embajada de Brasil a la cadena Telesur, citado por la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) de Venezuela.

En opinión del mandatario, la nación está "sometida a una dictadura; la vuelta a regímenes de ese tipo parecía una situación superada en el país, pero ha tenido lugar un retorno al fascismo, que apela a las armas y la violencia para imponer sus criterios".

"Frente al diálogo que yo les planteé, a la propuesta de paz que hemos hecho, tanto la comunidad internacional, un servidor y el pueblo, lo que tenemos de respuesta son balazos, bombas lacrimógenas, muerte, odio y destrucción. Se está instalado una dictadura represiva y criminal en Honduras que debe ser detenida inmediatamente", advirtió.

También calificó de "lamentable y crítico" lo ocurrido tras la asonada militar de junio pasado, y entendió que esa situación repercute "también negativamente sobre los otros pueblos latinoamericanos".

Zelaya insistió en que sí hay un régimen de terror en el país que debe ser atendido inmediatamente por la comunidad internacional.

"En Honduras hay un solo Presidente, electo por el pueblo, como es su servidor, por lo que exijo a la comunidad internacional que actúe con energía, con determinación, con las diferentes formas que tiene en los aspectos comerciales y económicos, a fin de que este régimen no se perpetúe", sostuvo Zelaya.

Zelaya fue derrocado por un golpe de Estado el 28 de junio, pero fue reconocido como presidente constitucional de Honduras por la Organización de Estados Americanos (OEA), la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (Alba) y el Grupo de Río, así como por la ONU, que aprobó por unanimidad la condena a la asonada militar.

Acerca de la situación de represión en las afueras de la representación diplomática de Brasil en Tegucigalpa, Zelaya denunció: "Los golpistas buscan establecer una estrategia de fichar la embajada, rodearla, cortarle el suministro de alimentos, asfixiar a las personas que estamos adentro, para demostrar la fuerza de su poder y tratar de rodear a quienes estamos aquí, que buscamos una solución para el diálogo en el ámbito nacional".

Zelaya señaló que la comunidad internacional va a hacer sus acciones este martes, aunque el gobierno de facto cerró los aeropuertos nacionales para que nadie pueda visitar la nación centroamericana.

En un mensaje a la Asamblea General de la ONU que comenzará a sesionar mañana en Nueva York, expresó: "Llamo a la ONU porque soy el presidente elegido por el pueblo y es necesario que se aplique la Carta de las Naciones Unidas, tal como pide la OEA. No puedo vivir desterrado, por eso les pido que una resolución inmediata",

Hay 200 detenidos en un estadio

La represión de la policía hondureña contra los manifestantes que celebraban el regreso de Manuel Zelaya arrojó un saldo de una veintena de heridos y cerca de 200 detenidos que están encerrados en un estadio de béisbol.

Miembros de organismos de derechos humanos nos han informado de la detención de 200 personas que se encuentran en el estadio Chochi Sosa”, relató la enviada de Telesur, Regina Osorio.

En tanto, los heridos están siendo atendidos en el Hospital Escuela de la capital hondureña.

La corresponsal aseguró que Tegucigalpa está “paralizada”, sin transporte público, sin comercios o escuelas funcionando y con los servicios básicos restringidos. “Los únicos vehículos que circulan son vehículos comando especiales de las fuerzas armadas o carros antimotines”, dijo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios