www.diariocritico.com
Volver al 'Pico y Placa'

Volver al "Pico y Placa"

El transporte público no entra en la medida y, por el contrario, es el más beneficiado

Ahora que todos los habitantes del Área Metropolitana retornaron de sus vacaciones, que todos los liceos, escuelas, colegios y universidades están en plena actividad, que todos los trabajadores retornaron a su vida diaria normal, la ciudad, en cuanto a movilidad, también retornó a su usual colapso. Decenas de correos recibimos clamando por el retorno del plan "Pico y Placa" y, algunos más extremistas, solicitan se ponga en práctica el antiguo día de parada implementado ya hace muchos años en el gobierno del ex presidente Herrera.

El "Pico y Placa" probó con creces ser una medida muy efectiva que, mientras duró, logró mejorar sensiblemente la movilidad en la ciudad, a pesar de que sólo fue implementado en dos de los cinco municipios que la conforman. Prohibir que por unas horas de un día de la semana, dependiendo del último número de la placa, un vehículo particular no circulara, fue exitoso. Así lo reconocieron el noventa por ciento de los caraqueños que manifestaron en todos los estudios de opinión que apoyaban la implementación de ese plan.

El 70% de los caraqueños se moviliza en transporte público. Sólo el 30% se moviliza en vehículos particulares. Sin embargo, ese 30% ocupa con sus vehículos casi la totalidad de las vías públicas. En un altísimo porcentaje cada uno de los vehículos particulares es usado para transportar a una sola persona. Cada vehículo con un solo pasajero ocupa un aproximado de 3 metros de superficie vial.

Hay una mora que ya lleva décadas con la ciudad en la construcción de soluciones viales, de nuevas autopistas que eviten que para ir de occidente al oriente del país se tenga que atravesar la ciudad; también ha sido muy lento el desarrollo de todas las nuevas líneas del metro.

Las vías existentes en la ciudad son insuficientes para el crecimiento tan acelerado que hemos tenido. Existen soluciones estructurales y existen también soluciones temporales. Las estructurales requieren cuantiosas inversiones públicas, tanto para crear nuevas vías como para establecer sistemas de transporte público superficiales y subterráneos, modernos, seguros y eficientes. De esta responsabilidad no escapamos ninguno de los que somos autoridad. Las inversiones más gruesas sólo las puede emprender el Gobierno Nacional, pero debe coordinarse con los gobiernos municipales para que de las vías locales se puedan interconectar con todo el sistema de vías principales.

Una solución temporal que cumple el objetivo de sacar vehículos de circulación es sin duda el "Pico y Placa". Lamentablemente la medida fue atacada judicialmente y la sentencia obligó a Chacao y Baruta a suspenderla. Consideró el sentenciador que la medida limitaba el derecho constitucional a la libre circulación. Este argumento ha sido repetido por los altos funcionarios del Gobierno Nacional. Todos sabemos que las razones que esgrimen estos altos funcionarios públicamente no son las razones reales para estar ellos de acuerdo con la no aplicación del programa. Todos sabemos la razón y es política; la iniciativa partió de dos alcaldes de oposición, por tanto, la misma no puede ejecutarse. Y muchos menos si la medida es exitosa y goza de apoyo popular.

Pero la argumentación de violación del derecho al libre tránsito no es correcta. Los vehículos no tienen derechos constitucionales. Somos los seres humanos los que tenemos esos derechos. Se violaría el derecho al libre tránsito si a los seres humanos se les prohibiera salir de sus casas, cosa que no hace el programa. Todo el mundo puede salir, sólo que, en beneficio de toda la ciudad, el vehículo no puede salir por unas horas de un día a la semana.

Si los vehículos tuvieran derecho al libre tránsito y en aplicación de la misma argumentación dada en contra del "Pico y Placa", deberán entonces eliminarse todos los semáforos pues los mismos obligan a detener ese libre tránsito por el tiempo que dure la luz roja. A nadie en su sano juicio se le ha ocurrido semejante idea, pero basado en la jurisprudencia y criterios asentados para eliminar el "Pico y Placa", ¿cómo negarían los tribunales aplicar el mismo criterio si alguien así se los solicitara? El libre tránsito no es anarquía.

No existe además medida más socialista que el plan "Pico y Placa". Va dirigido al transporte particular, al sector privado. El transporte público no entra en la medida y, por el contrario, es el más beneficiado, pues al haber mayor movilidad, los tiempos en cubrir sus rutas disminuyen considerablemente. Se beneficia ese 70% de caraqueños que es usuario del transporte público

Lamentablemente los complejos por derechos de autor del plan hacen que los caraqueños y que todos aquellos que vienen a la ciudad, cada día nos podamos mover menos.

[email protected]

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios