www.diariocritico.com

No creen que ayude a frenar el cambio climático

Los países en desarrollo critican el acuerdo alcanzado a puerta cerrada

Los países en desarrollo critican el acuerdo alcanzado a puerta cerrada

> Fracaso en Copenhague: una minoría alcanza un acuerdo que no satisface a nadie
> Veinticinco países cierran un principio de negociación en Copenhague a 'espaldas' de la mayoría

Los representantes de varios países en desarrollo mostraron este sábado su rechazo al acuerdo de mínimos alcanzado en la cumbre del clima celebrada en Copenhague, alegando que éste no puede convertirse en un programa de las Naciones Unidas para combatir el calentamiento global.
   "Lamentamos comunicarles que Tuvalu no puede aceptar este documento", dijo Ian Fry, delegado de esta isla del Pacífico que teme la desaparición si asciende el nivel de los océanos.

   En la sesión extraordinaria en Copenhague después de que la mayoría de los líderes se hubieran marchado, Fry dijo que el objetivo del documento de limitar el calentamiento global a un máximo de 2 grados centígrados fue demasiado laxa y que podría significar "el final de Tuvalu".

   Los delegados de Venezuela, Bolivia, Cuba y Nicaragua también denunciaron airadamente el "Acuerdo de Copenhague", asegurando que no ayudaría a frenar el calentamiento global y criticaron que hubiese sido elaborado a puerta cerrada.

   Para que el acuerdo se convierta en un pacto conjunto de las Naciones Unidas, necesita que sea adoptado por unanimidad por las 192 naciones asistentes. Si algunas se oponen, el acuerdo solo será adoptado por aquellos países que lo apoyen, que en la actualidad son un grupo de naciones que representan más de la mitad de las emisiones de gas de efecto invernadero.

Los más optimistas

   Aunque los que respaldan el pacto reconocen que es imperfecto y que no cumple con las expectativas generadas en esta cumbre, coinciden en que significa un punto de inflexión para empujar la economía mundial hacia las energías renovables.

   Antes de marcharse, Obama dijo que el acuerdo, que establece la posibilidad de una ayuda anual de 100.000 millones de dólares (aproximadamente 70.000 millones de euros) para los países en vías de desarrollo, es el punto de inicio para los esfuerzos mundiales dirigidos a ralentizar el cambio climático. "Este progreso no se consigue fácilmente y sabemos que esto no es suficiente", dijo después de su encuentro con los líderes de China, India, Suráfrica y Brasil. "Hemos hecho un largo camino pero aún nos queda mucho más que recorrer", añadió. 

   Por su parte, el responsable de la delegación enviada por China, Xie Zhenhua, dijo que la reunión había concluido positivamente y, por tanto, "todo el mundo debería estar feliz".



Vea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios