www.diariocritico.com

Dentro de diez meses

El Palacio de Riva Herrera renace de sus ruinas como espacio cultural para los santanderinos

El Palacio de Riva Herrera renace de sus ruinas como espacio cultural para los santanderinos

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, el delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, y el consejero de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno regional, Francisco Javier López Marcano, presidieron este martes el acto de colocación de la primera piedra de las obras de rehabilitación del Palacio de Riva Herrera, en Pronillo, un "ejemplo" de lo que debe ser la conservación, restauración y puesta en valor del patrimonio público, según destacó el regidor.









En el acto, López Marcano trasladó a De la Serna la colaboración de su departamento en de cara a la fase de equipamiento y gestión del proyecto, oferta que fue acogida por el alcalde, quien precisó que ambas instituciones cooperarán cuando "se sepa con certeza" el contenido y destino del Palacio tras la reforma, en la que va a participar un equipo "multidisciplinar".

   Así, la rehabilitación del que es el edificio civil más antiguo de Santander se hará con "cierta flexibilidad" para que el espacio interior "pueda ser lo que queramos que sea". Así lo manifestó de la Serna, al tiempo que indicó que el Ayuntamiento está abierto a las distintas sugerencias y propuestas que se hagan sobre el futuro del edificio, que se convertirá en una "dotación socio cultural de uso público".

   Declarado Bien de Interés Cultural en 1979, el Palacio de Riva Herrera fue construido durante el reinado de Felipe II. Cuenta con una superficie total construida de 818 metros cuadrados, en una parcela de casi 2.000 m2. El presupuesto de rehabilitación se aproxima a los 1,5 millones de euros (1.488.960 euros), que serán financiados en un 70% por el Estado (con cargo al 1% Cultural del Ministerio de Fomento) y el 30% restante por el Ayuntamiento. El plazo de ejecución de los trabajos es de diez meses.

Colaboración

Tras agradecer la aportación del Gobierno central, De la Serna recordó que la reforma del Palacio es un compromiso electoral del equipo de Gobierno (PP). También se refirió a distintas actuaciones encaminadas a la conservación y puesta en valor de patrimonio acometidas por parte del Ayuntamiento, entre las que citó la batería de San Pedro del Mar, en la Maruca, o los restos arqueológicos en la Plaza de Alfonso XIII.

   En el acto, en el que también intervino la arquitecta encargada de la redacción del proyecto, Emma Báscones, López Marcano elogió la "agilidad" del Consistorio, ya que consideró que con actuaciones como la prevista en el Palacio de Riva Herrera se "pone el freno" al deterioro y desaparición de Bienes de Interés Cultural, que pasa "a disposición" de la ciudad.

En cuanto a la financiación del proyecto, tanto López Marcano como Ibáñez recordaron que gracias al 1% Cultural del Ministerio de Fomento se han recuperado o se están rehabilitando distintos edificios en Cantabria, como la Torre del Infantado de Potes, la Casa Blanca del Marqués de Valdecilla en Medio Cudeyo, el Hospital de Peregrinos en Isla o el Palacio de Jesús de Monasterio en Casar de Periedo.

   En cuanto a Santander, el delegado del Gobierno recordó que en 2009 se firmaron tres convenios entre el Ayuntamiento y el Estado, para la construcción del aparcamiento subterráneo sobre el túnel del Distribuidor de la Marga, el puente que comunicará la Avenida de Los Castro con General Dávila, y la rehabilitación del Palacio de Riva Herrera, que supone "recuperar una parte de la memoria de esta ciudad y convertir el antiguo Palacio en un gran espacio sociocultural", apostilló.  

   "El Gobierno de España continuará con el empeño de aumentar la calidad de vida de los vecinos de Santander, siempre dentro de la máxima colaboración, respeto y lealtad institucional con su Ayuntamiento", aseguró el delegado del Gobierno.

El Palacio, un valor cultural e histórico

De estilo renacentista burgalés, el Palacio Riva Herrera consta de una torre de mediados del siglo XVI a la que se adosó una vivienda que a lo largo de los siglos ha sufrido varias reformas y ampliaciones, de manera que cuenta con una torre señera, casa señorial, capilla, patio de armas y portalada con reloj de sol.

   El edificio se divide en planta baja, primera y segunda, y el proyecto de rehabilitación contempla la habilitación de salas para talleres, aulas, salas polivalentes y un gran espacio para exposiciones e intercambio cultural.

   Báscones repasó la historia del edificio, destacando, por ejemplo, que en el año 1588 la torre se convirtió en cuartel general de la derrotada Armada Invencible. Desde allí, el duque de Medina Sidonia relató el "desastre" a Felipe II.

   Posteriormente, en la Guerra de la Independencia fue ocupado por las fuerzas francesas y, años después, fue bastión "de primera línea" en las fortificaciones de Santander durante las guerras carlistas del siglo XIX.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios