www.diariocritico.com
“Guevara encontró la libertad en el cielo”

“Guevara encontró la libertad en el cielo”

Con el entierro de los restos del mayor de la Policía Nacional, Julián Ernesto Guevara, se cierra la historia para la familia del uniformado, y aunque éste no es el mejor final que pudieron haber tenido, por lo menos sus allegados ahora saben en donde reposa su cuerpo y sus memorias.

Durante el sepelio, cuatro años después de la muerte del oficial, la señora Emperatriz de Guevara, le dio el adiós a su hijo. En la ceremonia religiosa, que se inició sobre las 11 y 30 de la mañana en la Catedral Primada de Bogotá, la madre de Guevara aseguró que la libertad que quiso recuperar su hijo la encontró finalmente en el cielo.

"No nos duele tu partida, nos duele la forma en que te dejaron partir. No nos duele dejar de ver tu rostro, nos duele no haberlo visto en tu despedida", señaló la mujer, que agregó que "de pie o muerto nunca se arrodilló a la insurgencia".

El general Óscar Naranjo de la Policía Nacional, institución a la que pertenecía Julián Ernesto, aseguró que “la institución reconoce en él a un policía ejemplar, a un policía que entregó su vida, a un policía que fue maltratado, privado de manera injusta y arbitraria de su libertad".

Al sepelio también asistieron algunos ex -secuestrados y el presidente Álvaro Uribe, quien según sus palabras despidió a un “héroe de la patria" que sufrió una larga tortura a manos de las FARC. "Lo tuvieron secuestrado enfermo y torturado hasta que lo condujeron a su fallecimiento", deploró.

Tras la ceremonia el cortejo fúnebre partió hacia el cementerio Jardines de Paz, en donde el coronel fue enterrado en un mausoleo dedicado "a los héroes de la nación", según reveló el general Óscar Naranjo.

Naranjo hizo un reconocimiento a doña Emperatriz por "el afecto, el respeto, el liderazgo" que se ganó "al interior de la institución" y de todas las víctimas de la violencia en Colombia.

"No hemos dudado en exaltarla como una líder fundamentalmente amorosa, que ha manifestado su interés de trabajar incansablemente para que todas las víctimas del secuestro encuentren en ella una voz permanente de aliento que mitigue este dolor", agregó.

La señora Emperatriz empezó su lucha incansable el 3 de noviembre de 1998, cuando Guevara fue secuestrado por las FARC en una toma en Mitú en el departamento de Vaupés, que dejó alrededor de 40 personas muertas.

En esa acción plagiaron, además, a 61 policías y militares, de los cuales la mayoría ha ido recuperando la libertad en los últimos años.

Ocho años después, el 28 de enero de 2006, el coronel falleció y desde entonces el clamor de la que ahora llaman "la madre de todos los secuestrados" cambió, y en este le pidió a la guerrilla que le entregara los restos de su hijo.

Finalmente, el pasado jueves primero de abril, su angustia terminó al recibir al que sería su hijo muerto, dos días después, el Instituto de Medicina Legal confirmó que los restos entregados por las FARC, sí eran del uniformado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios