www.diariocritico.com

Michelle Obama aprovecha su primer viaje en solitario para visitar Haití

La primera dama de EE.UU., Michelle Obama, aprovechó su primer viaje en solitario a México para hacer una parada no anunciada en Haití, donde se entrevistó con el presidente René Préval y mostró su solidaridad con los damnificados del terremoto de enero pasado.

La parada duró solo unas horas, pero fueron suficientes para que Michelle Obama, acompañada por la esposa del vicepresidente Joe Biden, Jill Biden, sobrevolara Puerto Príncipe para ver los daños causados por el sismo y se entrevistara con las autoridades.

"Es muy fuerte. La devastación es definitivamente muy fuerte", comentó la primera dama a Préval y a su esposa, Elisabeth Debrosse, al bajarse del helicóptero en el que sobrevoló las zonas más dañadas por el movimiento telúrico que asoló el país el pasado 12 de enero.

Michelle Obama fue trasladada posteriormente al Palacio presidencial, donde mantuvo un encuentro más pausado con el mandatario y su esposa, y después visitó al Museo de Arte Haitiano, donde se ha puesto en marcha un programa para atender a los niños damnificados por el terremoto.

El programa, llamado Place Timooun, fue puesto en marcha por Elisabeth Debrosse con ayuda del artista haitiano Philippe Dodard, y gracias a él se atienden las necesidades alimenticias de unos 2.000 niños.

Los pequeños se congregaron cantando alrededor de Michelle Obama, que se unió a ellos bailando y bromeando, levantando sus hombros y moviendo sus caderas.

Otro grupo de niños cantó una canción de bienvenida en creole y después la primera dama estadounidense subió a unos de los coloridos autobuses donde los pequeños dibujan y pintan, como parte del programa emprendido para ayudarles a superar el trauma del sismo.

Michelle Obama se desplazó después al Colegio Episcopal, un centro de enseñanza secundaria que sufrió los efectos del temblor y donde murieron 20 personas.

A continuación, Michelle Obama y Jill Biden se desplazaron hasta la embajada estadounidense en Tabarre, donde se reunieron con el personal que trabaja allí y con el de la Misión de Estabilización de la ONU desplazado a Haití.

"Su visita es un testimonio del enorme compromiso de Estados Unidos para Haití y para el trabajo que desarrolla la ONU", expresó el representante especial de las Naciones Unidas en el país caribeño, Edmond Mulet.

La esposa del vicepresidente de EE.UU. tomó la palabra para agradecer el trabajo que desarrolla la ONU, que -comentó- "ha inspirado al mundo entero por su compromiso y compasión".

Como profesora, dijo sentirse especialmente conmovida por el trabajo que se desarrolla en Place Timooun, porque sirve para dar a los niños "una sensación de normalidad".

Michelle Obama, por su parte, reconoció que la jornada estaba siendo "muy emotiva", y se mostró especialmente impresionada por ver las condiciones en que viven las familias a lo largo de Champs De Mars, "en tiendas de campaña, y cómo luchan día a día por permanecer secos, por alimentar a sus hijos".

Indicó que EE.UU. seguirá siendo un socio importante en las tareas de reconstrucción y alabó los trabajos que están realizando las organizaciones no gubernamentales y la ONU, de la que alabó la fortaleza que ha mostrado, pese a las muertes registradas entre su personal en el terremoto.

La presencia de Michelle Obama en Haití se produce un día después de que se cumplieran tres meses del sismo, en el que murieron unas 300.000 personas, según Préval.

Tras su visita a la nación antillana, Michelle Obama retomó su viaje rumbo a México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios