www.diariocritico.com

Arte y entretenimiento

“Cinco días sin Nora”, triunfa en los premios Ariel

“Cinco días sin Nora”, triunfa en los premios Ariel

“Cinco días sin Nora”, triunfa en los premios ArielEl filme 'Cinco días sin Nora" se convirtió en la máxima ganadora del premio Ariel, al obtener el premio como Mejor Película, Guión Original, Opera Prima, Actor, Coactuación Femenina, Música Original y Maquillaje.

"Backyard, el traspatio" logró cinco estatuillas en las categorías de Director, Actriz, Fotografía, Sonido y Diseño de Arte. La sorpresa fue "Conozca la cabeza de Juan Pérez", que ganó en Coactuación Masculina, Vestuario, Efectos Visuales y Efectos Especiales.

"Norteado" de Rigoberto Pérezcano, fue considerada la mejor en la categoría de Edición, dentro de la 52 entrega que se efectuó en la recientemente remodelada sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario.

La ceremonia estuvo plagada de desaciertos y nerviosismo de la conductora Silvia Navarro, así como problemas técnicos, sobre todo de sonido e imagen en el espacio improvisado como sala de prensa, que provocaron confusión por momentos entre los comunicadores.

Para esta edición , el clamor principal estuvo dirigido a la protección del cine mexicano y a la búsqueda de apoyos para que la industria retome su paso y vuelva a convertirse en la líder en América Latina.

Los exhortos fueron alzados por Pedro Armendáriz, presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, quien convocó a la comunidad a participar y proponer un proyecto que se le haga llegar al ejecutivo y legislativo con miras a crear una nueva ley cinematográfica.

Asimismo, el también cineasta Paul Leduc, quien fue uno de los encargados de dar a conocer a los ganadores en un par de categorías, se unió a la propuesta de Armendáriz.

La directora de cine María Novaro sacó a relucir que durante uno de sus recientes viajes al extranjero observó una manta en la que se leía: "No hagamos lo mismo que México le hizo a su cine, es tiempo de actuar y de proteger e impulsar nuestra industria".

En esta ocasión, la Academia entregó dos premios Ariel de Oro, uno a la Cineteca Nacional por su labor de conservar, restaurar y difundir las obras fílmicas de México y todo el mundo, y otro al realizador Felipe Cazals, por su destacada trayectoria en la industria fílmica.

Los ganadores del Ariel fueron: Mejor Película ("Cinco días sin Nora"); Mejor Dirección (Carlos Carrera, "Backyard, el traspatio"); Opera Prima (Mariana Chenillo, "Cinco días sin Nora"); Mejor Edición (Miguel Schverdfinger, "Norteado"); Mejor Fotografía (Martín Boege y Everado González, "Backyard, el traspatio").

Asimismo, la Academia consideró a Mejor Actor (Fernando Luján, "Cinco días sin Nora"); Mejor Coactuación Masculina (José Sefami, "Conozca la cabeza de Juan Pérez"); Mejor Actriz (Asur Zágada, "Backyard, el traspatio") y Mejor Coactuación Femenina (Angelina Peláez, "Cinco días sin Nora").

Por lo que respecta al apartado de Música Original, el Ariel fue para Darío González Valderrama ("Cinco días sin Nora"); Sonido (Mario Martínez Cobos, Miguel Angel Molina, Ernesto Gaytán Saules, Antonio Diego e Isabel Muñoz, "Backyard, el traspatio").

Diseño de Arte (Gloria Carrasco y Lizette Ponce, "Backyard, el traspatio"); Mejor Maquillaje (Mario Zarazúa y Alfredo Mora, "Cinco días sin Nora") y Mejor Vestuario (Josefina Echeverría, "Conozca la cabeza de Juan Pérez").

Mejores Efectos Visuales fue para Christian Rivera Gretel y Efectos Especiales para Daniel Cordero por "Conozca la cabeza de Juan Pérez"; Mejor Película Iberoamericana ("El secreto de sus ojos", de Juan José Campanella, de Argentina).

Cortometraje de Animación ("Jaulas", de Juan José Medina) y Cortometraje de Ficción ("La canción de los niños muertos", de David Pablos).

Largometraje Documental ("Flores para el soldado", de Javier Garza Yánez) y Cortometraje Documental ("Sólo pasa la persona que se va a retratar", de Roque Azcuaga).

Sabina canta ante 10 mil fans en el Auditorio


En la multipublicitada gira "Vinagre y rosas", que ha anunciado será la última en los grandes escenarios, Joaquín Sabina dejó en tela de juicio su sentencia.

El poeta y cantautor español derrochó "grandeza" en el primero de sus cinco conciertos en el Auditorio Nacional y resultó toda una odisea que sus vehementes seguidores lo dejaran partir tras poco más de dos horas de show.

Luciendo un playera negra con un signo de interrogación cubierto con un moderno frac del mismo color y su característico bombín, el flaco de Ubeda deleitó a sus casi 10 mil seguidores con una velada plagada de versos que intercaló entre cada uno de sus grandes éxitos y los temas de su más reciente disco que da nombre a su gira.

Mas fue su vitalidad y su característica voz que luce mejor que nunca, y su complicidad y adoración a la bohemia mexicana, lo que arrebató las más efusivas muestras de su público, conformado en su mayoría por "adultos contemporáneos" que corearon y bailaron temas clásicos como "Por el boulevard de los sueños rotos", "19 días y 500 noches, "Y nos dieron las diez" y "La del pirata cojo", entre otras.

Otra de las sorpresas de la noche fue que estrenó desde dentadura y paliacate (seguido por su característico gazné español) hasta alineación musical. Sólo sus fieles músicos y amigos Pancho Varona y Antonio García de Diego fueron los que acompañaron al cantautor, ahora y desde siempre.

También se hizo referencia a las letras que salieron durante su estancia en Praga junto con el poeta y escritor Benjamín Prado y que dieron vida a su nuevo disco "Vinagre y rosas" tras cuatro años de estar alejado de las canciones; Sabina asegura que se debió a que hoy vive "domésticamente feliz".

En una noche de versos y risas el cantante interpretó una de sus primeras canciones "Ganas de en la que demostró su sentido del humor, con una última frase en la que asegura: "la forma de comprometerme fue darme a la fuga", así recibió a su público que se dio cita desde las 8:30 de la noche.

Continuaron las canciones, entre ellas "Aves de paso", "Medias negras" y fue cuando llegó al clásico "Peor para el sol", que fue coreado por 10 mil gargantas envidiadas por el tequila que bebía Sabina, relevado por el guitarrista Antonio García de Diego

Hacia el final del concierto, el andaluz recordó que México refugió a notables españoles en el sexenio de Lázaro Cárdenas durante la dictadura franquista. En ese mismo homenaje a hombre como Juan Gelman, quien aún vive en México y León Felipe, que murió en México, dijo que en nuestro país también vive una persona a la que le dedicó su canción "Vinagre y rosas", "que tiene el nombre más hermoso" esta canción es para Tania Libertad", cantante que estuvo presente.














¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios