www.diariocritico.com

Si no se cumplen las condiciones de ajuste fiscal

Los países de la eurozona podrán congelar los préstamos a Grecia

Los países de la eurozona podrán congelar los préstamos a Grecia

Los países de la eurozona podrán congelar los préstamos bilaterales a Grecia cada tres meses si el Gobierno de Atenas no cumple las condiciones impuestas en el programa de ajuste fiscal y reformas estructurales pactado con la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reducir su déficit del actual 13,6% al 3% en 2014, informaron fuentes comunitarias.
Los ministros de Economía del Eurogrupo acordaron este domingo activar el plan de rescate para evitar la quiebra de Grecia, al que dotaron con hasta 110.000 millones de euros para un periodo de tres años, entre 2010 y 2012. De esta cantidad, 80.000 millones serán préstamos bilaterales de los países que comparten la moneda única a un tipo de interés del 5% y el resto lo aportará el Fondo Monetario Internacional (FMI).

     A cambio de estas ayudas, el Gobierno de Atenas se comprometió a un draconiano plan de ajuste fiscal y reformas estructurales que tiene como objetivo reducir el déficit público del 13,6% del PIB registrado en 2009 al 3% en 2014. El plan incluye subidas del IVA y de los impuestos especiales, supresión de las pagas extra y congelación salarial para los funcionarios, reducción de las pensiones y retraso en la edad de jubilación. El objetivo es lograr un ahorro de 30.000 millones de euros en 3 años.

   Las ayudas se abonarán por tramos cada 3 meses y estarán condicionadas al cumplimiento del plan de ajuste. El importe de cada tramo todavía no se ha fijado definitivamente porque dependerá de las necesidades de financiación de Grecia en cada momento, explicaron fuentes comunitarias. De momento sólo se sabe que el primer tramo será de al menos 8.500 millones de euros porque el Gobierno de Atenas tiene que refinanciar deuda por ese importe que vence el 19 de mayo.

   Cada tres meses, la Comisión Europea informará a los países de la eurozona del grado de cumplimiento por parte de Grecia del plan de ajuste. Para ello, enviará frecuentes misiones al país. Basándose en esta evaluación, los Estados miembros decidirán "por consenso", si se paga el tramo de ayuda en cuestión o se bloquea. Ello significa, explicaron las fuentes consultadas, que no se podrá obligar a un país con dudas a dar su dinero, pero que sólo un país no podrá impedir al resto pagar. También el FMI elaborará su propio informe sobre el cumplimiento de las condiciones, aunque el Ejecutivo comunitario espera que ambos sean coincidentes.

   La ayuda de 110.000 millones de euros a Atenas para los próximos tres años se ha calculado partiendo de la hipótesis de que tendrá de nuevo acceso a los mercados en un año y medio, a lo largo de 2011. Por eso, no cubre todas las necesidades de financiación del país, que ascienden a alrededor de 150.000 millones, según las fuentes consultadas. No obstante, la Comisión confía en que será suficiente si efectivamente Grecia no logra volver a los mercados en tres años.

   La carencia de los préstamos será de tres años para cada tramo, por lo que Grecia tendrá que empezar a devolverlos en 2013 y, si el programa dura los tres años previstos, acabará de pagarlos a mediados de 2016, señalaron las fuentes.

   No obstante, Bruselas espera que el Gobierno de Atenas no tenga que agotar la totalidad de los préstamos porque cree que el programa de ajuste le permitirá recuperar la credibilidad y volver a los mercados para refinanciar su deuda a un tipo de interés inferior al de los préstamos bilaterales, que es del 5%. El precedente en este sentido sería Hungría, que no ha tenido que utilizar el último tramo de la ayuda acordada por el FMI y la UE en 2008 por valor de 25.000 millones de dólares porque ya ha podido refinanciarse en los mercados.

Ningún país perderá dinero con los créditos

   El acuerdo para ayudar a Grecia especifica que ninguno de los países de la eurozona que dé créditos a Atenas perderá dinero en la operación. En el caso de que un Estado miembro con problemas de déficit o deuda, por ejemplo Portugal, tenga que tomar prestado en el mercado a un interés superior al 5% para dar su crédito a Grecia, el resto de países de la eurozona compensarán las pérdidas de forma proporcional a su participación en el mecanismo de rescate.

   El plan incluye además una reserva de 10.000 millones de euros para estabilizar el sector bancario griego y evitar bancarrotas. De momento, los bancos griegos están bien capitalizados, pero tienen problemas para acceder al mercado debido a la degradación de la nota del bono griego por parte de las agencias de 'rating'. Si su nivel de capital desciende por debajo de un determinado umbral fijado por el Banco de Grecia, se utilizará esta reserva para recapitalizarlos, pero con estrictas condiciones y respetando las normas de la UE sobre ayudas públicas.

   Las fuentes consultadas explicaron que el plan de rescate de Grecia "no incluye ninguna exigencia formal" a los bancos del resto de Estados miembros para que participen. No obstante, los países de la eurozona pedirán a sus respectivos sectores financieros que "evalúen más favorablemente las perspectivas de Grecia" teniendo en cuenta que el mecanismo de ayuda es muy ambicioso y tiene credibilidad.

   España aportará al plan de rescate griego 3.672 millones de euros en 2010 y en total, para el conjunto de los tres años, 9.792 millones de euros. El decreto ley para desbloquear el primer tramo de la ayuda se aprobará previsiblemente en el Consejo de ministros del 7 de mayo, dijo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios