www.diariocritico.com

España, caja de sorpresas

    Ayer se registró una espectacular subida de la Bolsa, y el mayor incremento del IBEX desde su creación en 1992. Discrepan los analistas sobre esta euforia que ha sucedido a una semana negra, de grandes pérdidas…  Algunos hablan de la confianza que ha dado a los inversores el apoyo de la Unión Europea a los mercados, después de las tensiones vividas por la crisis griega, y que incluye un desembolso de miles de millones de euros si fuese necesario. Otros, sin embargo, mantienen que se trata de una “burda especulación” y que es “pan para hoy y hambre para mañana”. Se reconoce, en general, que las ayudas de la Unión Europea aportan liquidez y transmiten cierta confianza.

     Con los asuntos del dinero conviene ser prudentes, no hay soluciones mágicas, aunque a muchos accionistas les consuele que el Banco Santander haya subido un 22 y pico por ciento, y más de un 21 el BBVA. Se sigue hablando del final de la recesión y de los ya famosos “brotes verdes”, pero el gobierno español da una de cal y otra de arena, y se ha apuntado a dar bandazos como forma de caminar.

   Por lo demás, y según el barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) hecho público ayer, ningún miembro del  Ejecutivo alcanza el aprobado, y los grandes problemas de España, a juicio de los encuestados, son estos tres y por ese orden: el paro, la situación económica y la clase política, muy por encima de otras cuestiones “clásicas” en este tipo de ránkings, como la inmigración incontrolada, el terrorismo, la corrupción y el fraude, o la inseguridad ciudadana.

     El Gobierno tiene muchos frentes abiertos, lo mismo que la oposición. Pero como la alegría, en la casa del pobre, es un imposible, ahora desde el ministerio del Interior se recomienda a los guardias civiles que ahorren. Los miembros de la Benemérita ya están ahorrando en salarios, puesto que son las fuerzas de seguridad peor pagadas de España, pero ahora se les pide una contención del gasto. Se les recomienda -o se les exige-que reduzcan su movilidad en las carreteras, para ahorrar gasolina…; que restrinjan las llamadas por los teléfonos móviles; y que reduzcan el número de controles preventivos de alcoholemia… La verdad es que no se entiende muy bien que, en la sociedad del despilfarro, quienes hayan de realizar los sacrificios sean los que se juegan la vida por la seguridad de sus conciudadanos.

     Subida del IBEX, la clase política como problema, los guardias civiles con menos medios... A veces uno tiene la impresión de vivir en un país muy extraño, con sus luces y sus sombras, pero contradictorio y sorprendente. Y quienes manejamos profesionalmente eso que, genéricamente, se llama actualidad, tenemos la sensación a abrir cada mañana una caja de sorpresas, a la voz circense de “más difícil todavía”. Más difícil o más inexplicable o más absurdo...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios