www.diariocritico.com
Del Nido, su sombrero y el protocolo

Del Nido, su sombrero y el protocolo



Cada uno celebra los títulos como quiere, es verdad. Salvo que ese uno sea nada más y nada menos que el presidente del club y esté allí representándolo, así como a la afición, sevillista en este caso, e incluso en cierto modo a los sevillano. Pongamos que se habla/escribe de José María del Nido, máximo dirigente del nuevo campeón de la Copa del Rey, el Sevilla, CF. Un hombre pegado a y tocado con un sombrero.

Al margen de la imagen que da, y que tantos comentarios ha levantado -allá él- en una persona tan polémica y no sólo por sus habituales 'rajadas' que tanto calientan los partidos, también por sus líos con el fallecido Jesús Gil, de los que se encuentra ahora en plena declaración judicial; al margen de ello, no parece muy presentable que Del Nido se saltara el protocolo oficial en la finalísima copera de este miércoles y acudiera al palco con ese sombrero.

Un sombrero que nada tiene de típico ni de andaluz, sino que recuerda otras cosas escasas de gracia. Un palco con el Príncipe de España y otras autoridades, y en el que era obligado, justo y necesario, guardar la compostura. Pero es que no sólo el presidente sevillista, sentado junto al ministro Sebastián, apareció con la cabeza cubierta, sino que permaneció así todo el partido. Que después bajara al terreno así o a los vestuarios o que atendiera de esta guisa a la prensa da igual. Pero el protocolo es el protocolo y el impresentable es el impresentable, por muy campeón que sea y por mucha enhorabuena que merezca su equipo, que la merece.

Por cierto, y sirva de estrambote positivo a esta crítica negativa: el Camp Nou se vio inundado de banderas del Atleti, normal; Sevilla, normal... y ¡españolas!, las que llevaban sus respectivos seguidores, que coinciden en  algo que debería ser eso, normal. pero no lo es: se sienten del país en el que han nacido. Como a casi todos nos ocurre, les gustará más o menos, pero no reniegan de él. Ésta si que es una foto para la historia y que difícilmente se repetirá, a no ser que se sigan jugando finales coperas allí -no estaría mal- y que lleguen a las mismas cualesquiera equipos menos catalanes y vascos.

Informaciones relacionadas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios