www.diariocritico.com

Fue inaugurada la Copa Mundial de Fútbol 2010

Sudáfrica abre sus puertas al mundo bajo la clave del fútbol

Sudáfrica abre sus puertas al mundo bajo la clave del fútbol

Con un espectacular acto de inauguración, Sudáfrica abrió el torneo mundial de fútbol que cada cuatro años consagra a la mejor selección de jugadores de dicho deporte. Durante un mes el mundo entero centrará su atención a los partidos del deporte más difundido del globo terráqueo.
La espera llegó a su fin. Empezará una Copa Mundial de la FIFA como ninguna otra de las 18 precedentes. No sólo Sudáfrica, el continente entero será una fiesta. La tierra de Nelson Mandela se entregará a un auténtico festival de fútbol y cultura. Sus colores, sonidos y emociones prometen quitar el sentido y dejar al mundo con la boca abierta.

Desde el 15 de mayo de 2004, fecha en la que Sudáfrica recibió el encargo de organizar la Copa Mundial de la FIFA 2010, hasta este momento, los ecos de la primera prueba reina del fútbol que se celebra en el continente africano se han convertido en fuente de inspiración para millones de personas. En términos futbolísticos, Sudáfrica ha recorrido un largo camino para equipararse a la élite mundial en calidad de decimosexta nación organizadora de la competición de fútbol más importante del mundo.

Como nación, Sudáfrica está convencida de que el certamen desencadenará cambios muy importantes: unirá a negros y blancos, aglutinará a su pueblo en torno a la camiseta auriverde de los Bafana bafana, y ampliará la brecha que separa a la Sudáfrica moderna de su turbulento pasado. Con las ruidosas vuvuzelas y la exuberancia intrínseca de su cultura, los sudafricanos harán de esta fase final un espectáculo que ni ojos ni oídos olvidarán en mucho tiempo.

Lo mismo se puede decir sobre los jugadores Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Kaká, entre otros, que ganaron la distinción de mejor del mundo de la FIFA, a ellos se sumarán otras luminarias como Wayne Rooney, Samuel Eto´o, Franck Ribéry, Diego Forlán, Gonzalo Higuaín, Andrés Iniesta y Frank Lampard, para citar a algunos, quienes en sus clubes han destacado en la temporada y lo mismo intentarán hacer con sus selecciones.

Ellos han llegado de todos los rincones del planeta para derrochar calidad e iluminar con su brillo los diez magníficos estadios del certamen.

Coinciden en Sudáfrica las selecciones de Brasil, Argentina, Francia, Inglaterra, Uruguay, Italia y Alemania, que se dieron el gusto de gritar campeón. El grupo puede aumentar en número porque equipos como España, el vigente campeón de Europa, Holanda y Portugal asoman con peligro para ingresar en ese grupo de élite.

El calendario futbolístico se encuentra tan atestado que a veces resulta difícil que una competición despierte auténtica pasión, sobre todo cuando a un gran certamen le sigue casi inmediatamente otro de idéntica importancia. Sudáfrica 2010 promete ser diferente, pues se convertirá en el escaparate donde todo un continente, cuyas selecciones no han superado jamás los cuartos de final de una Copa Mundial de la FIFA, exhibirá su grandeza y lo mucho que promete.

En los siete meses que han pasado desde que se conocieran los nombres de los 32 participantes, el mundo entero se ha dedicado a aventurar pronósticos sobre el desenlace del campeonato. ¿Conquistará Brasil su sexto título del mundo? ¿Dará España el paso decisivo y se convertirá en reina del fútbol mundial, espoleada por el primer cetro europeo de su historia, que posee desde hace dos años? ¿Podrá Diego Armando Maradona motivar a Argentina desde el banquillo con el mismo brío y vehemencia que sobre el terreno de juego en 1986? ¿Conseguirá por fin Inglaterra bajo la batuta de un seleccionador italiano echar los restos, alcanzar logros tangibles y hacer realidad sus expectativas? ¿Repetirá Italia la hazaña que protagonizó en la década de 1930 y alzará dos Copas consecutivas?

¿Logrará la nación anfitriona encabezar la representación africana, o será Camerún (en su sexta participación en la fase final del certamen) o incluso la estupenda Costa de Marfil quienes liderarán el contingente africano?

Todo esto y mucho más irá esclareciéndose en las cinco próximas semanas, hasta que sólo queden en pie los dos equipos que, en el estadio Soccer City, se disputarán el derecho a añadir a su nombre el de campeón del mundo durante cuatro años, hasta que el magnífico escenario se monte en Brasil 2014 y todo vuelva a empezar.

El recinto incomparable de Johannesburgo, el mismo que puso marco al primer mitin masivo de Nelson Mandela tras su liberación en 1990, acogerá la ceremonia inaugural.

En nueve estadios más se celebrarán intensos partidos, entre ellos los choques correspondientes a ese grupo complicadísimo bautizado como el de la muerte donde están Brasil, Costa de Marfil, Portugal y la RDP de Corea.

Además, se verá emparejamientos emocionantísimos entre antiguos y encarnizados rivales, y los partidos del único debutante que asiste a la fiesta de este año: Eslovaquia.

Por otro lado, dos seleccionadores intentarán emular a Franz Beckenbauer y Mario Zagallo, y conquistar como entrenadores la Copa Mundial de la FIFA que en su día se adjudicaron como jugadores. A Johannesburgo la llaman la “ciudad del oro”, y ciertamente no se podría haber elegido escenario más apropiado en el que alzar a los cielos el deslumbrante trofeo de la Copa Mundial de la FIFA 2010. Hasta que llegue el momento (la noche del 11 de julio), se esperan inolvidables epopeyas.

Un concierto abrió el certamen

La música de shakira hizo bailar a miles de hinchas

África fue la palabra más repetida ayer en el concierto de inauguración del Mundial de Fútbol 2010, protagonizada por el público sudafricano que, con una energía infinita, se entregó en cuerpo y alma a todos y cada uno de los artistas que subieron al escenario.

Para las siete de la tarde local no cabía un alma más en el estadio del barrio de Orlando, en la ciudad negra de Soweto, en el suroeste de Johannesburgo, que lucía los colores de la bandera sudafricana en cada una de sus esquinas y donde se había habilitado un inmenso escenario para dar la bienvenida al primer Mundial del continente.

En el espectáculo también la música latina tuvo un lugar de honor con Shakira y Juanes.

Los veinte artistas participantes aprovecharon al máximo los diez minutos que les correspondían para dejar huella en las decenas de miles de espectadores que acudieron a Soweto y en los millones que vieron el concierto en directo por televisión.

La última en actuar y que llevó el concierto a su clímax, fue Shakira, que se presentó con un llamativo y salvaje atuendo de estilo africano formado por una malla y un top de cebra y una falda de fibras deshilachadas, muy en consonancia con sus canciones.

Acompañada por varios grupos de baile africanos, Shakira interpretó dos de sus grandes éxitos, La loba y Hips don"t lie, y finalmente cantó Waka Waka, la canción oficial del Mundial, mientras volaban papelitos de colores sobre todo el estadio.

Antes de ella, entre los más destacados estuvieron los estadounidenses Black Eyed Peas, Alicia Keys, quien cantó algunas de sus baladas y fue la artista cuyas canciones mejor conocía el público, que las coreó sin desmayo.

El colombiano Juanes, poco conocido en Sudáfrica, se presentó con un jersey con los colores de la bandera de Sudáfrica y estuvo acompañado en una de sus canciones por uno de los Black Eyed Peas.

Entre los artistas africanos destacaron la sudafricana Lira, K"Naan cantó el ya famoso himno del Mundial Wave your flag, también coreado y bailado por los espectadores.

Hacia la mitad del concierto, el arzobispo anglicano y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, agradeció desde el escenario a Nelson Mandela que hubiera hecho posible este Mundial.

Con jersey, gorro y bufanda amarillos de la Bafana bafana, la selección sudafricana, en una sorprendente aparición, Tutu animó a los miles de asistentes que desafiaban el frío de la noche a dar vivas a Mandela, el primer presidente negro del país y también Premio Nobel de la Paz.

“Debemos rendir homenaje al hombre al que debemos esto y, si hacemos suficiente ruido, nos oirá”, dijo Tutu antes de empezar a gritar “jalala Nelson Mandela”, “viva Madiba”, que corearon los asistentes al concierto que marca el inicio de un mes dedicado al fútbol en Sudáfrica.

Con su característica risa y mientras se tapaba los ojos y repetía “estoy soñando”, Tutu seguía animando a los asistentes a aplaudir a Mandela, lo que levantó una ovación atronadora en el estadio de Orlando, donde se presentó un video en el que se rememoraba la historia de Nelson Mandela.

Tras la actuación de Shakira, el director general del Comité Organizador del Mundial, Danny Jordaan, y el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, presentaron al público el trofeo de la Copa del Mundo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios