www.diariocritico.com
Rajoy decidirá tras las autonómicas y municipales la fecha del XVII Congreso Nacional

Rajoy decidirá tras las autonómicas y municipales la fecha del XVII Congreso Nacional

Fiel a su fama de dirigente prudente y poco dado a las sorpresas, Mariano Rajoy todavía no ha decidido si el PP va a celebrar el XXVII Congreso Nacional a finales de 2011 para proclamarle de forma oficial candidato electoral a la presidencia del Gobierno, tal y como se barajó durante el polémico cónclave de Valencia de junio de 2008, en el que fue designado presidente del PP y en el que surgió un sector crítico que intentó ‘moverle’ la silla. Si, como se espera, el PP logra un abrumador éxito en los comicios autonómicos y municipales de mayo del 2011, el cónclave serviría para reforzar su imagen y para proclamarle con todos los honores candidato a las generales que, si Zapatero no se ve forzado a adelantarlas, se celebrarán en marzo de 2012.

La tradición en el PP es que los Congresos Nacionales se convoquen cada tres años aunque no es una regla inamovible. En él último, celebrado a finales de junio de 2008 en Valencia, se dejó abierta la puerta a que Génova decidiera convocar otro cónclave en 2011 en el que se proclamara al candidato a las elecciones generales. Entonces, algunos todavía especulaban con la posibilidad de que Rajoy no sobreviviera a esa fecha hundido por las encuestas y los malos resultados electorales. Por si acaso, los afines al líder impulsaron a última hora una enmienda para que pudiera volver a ser candidato a La Moncloa sin tener que ser ungido en otro Congreso en donde corriera el riesgo de tenerse ‘que enfrentar a unas primarias nada deseadas en ese momento.

Pero la victoria en Galicia y la alianza con el PSE para que Patxi López gobernara en Euskadi, a lo que se unió el éxito en las Europeas, le dieron oxígeno y Rajoy comenzó a disfrutar de un periodo de calma interna que, afortunadamente para el líder, se ha mantenido en todos estos meses.



La crisis se pone de su lado


El estallido con toda su crudeza de la crisis económica y la cerrazón de Zapatero a reconocer su gravedad, le pusieron en bandeja un cómodo flanco para hacer oposición. De hecho, a lo largo de estos dos años que han transcurrido de legislatura, Rajoy se ha aprovechado de los numerosos errores del presidente y de su debilidad parlamentaria, dos factores que, más que sus aciertos como líder de la oposición, han ido aumentando su fortaleza de cara a los próximos comicios.

Ante esta situación, en Génova no ven ahora con malos ojos la convocatoria del nuevo Congreso en el que puedan reafirmarle como líder del PP y sea además proclamado oficialmente y con todos los honores candidato electoral. Pero todo apunta a que la dirección del PP no va a cerrar la fecha del cónclave hasta que pasen las elecciones municipales y autonómicas de mayo del año 2011. En la sede popular están convencidos de que los resultados de ambos comicios van a suponer todo un espaldarazo para el líder. La mayoría de las encuestas, tanto las internas encargadas por el ‘gurú’ Arriola como las publicadas por los medios de comunicación, así lo vaticinan.


No se esperan más rivales

Lo que nadie piensa a estas alturas es en que se repita la historia y haya entonces algún otro dirigente que se atreva a amagar con presentar una candidatura alternativa a la de Rajoy, que, como es su costumbre, no se pronunciará ni abrirá el debate sobre este asunto antes de tiempo.

El único factor que podría retrasar la convocatoria del próximo Congreso Nacional es un pobre resultados en esa doble cita electoral de la primavera de 2011. Entonces, quizá en Génova prefieran esperar hasta después de las elecciones generales para ver qué ocurre. En el partido todos saben – y Rajoy también- que a la tercera o va la vencida. De lo contrario tendría que plegar velas e irse a casa, de modo que en ese supuesto el XXVII Congreso serviría para gestionar su relevo al frente del PP.


Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios