www.diariocritico.com
El reparto

El reparto

   Sin duda va a ser polémica la reforma laboral que se encuentra en fase de tramitación en la Cámara Alta, sobre todo después de que el PSOE haya presentado algunas enmiendas encaminadas a obligar a los parados a asistir a los cursos de formación profesional desde el primer día en que cobren la prestación por desempleo.

   El ministro de Trabajo, reflexionaba no hace mucho sobre quienes cobran el subsidio de desempleo y cuando les llaman ofreciendoles un puesto de trabajo lo rechazan. Y está situación, a todas luces anómala, es lo que el gobierno y el PSOE quieren corregir.

Creo firmemente que una sociedad que quiera mirarse al espejo sin sonrojarse debe de proteger a quienes pierden el empleo y sobre todo en una situación de crisis como la que estamos viviendo. Además de ser una de las señas del estado del bienestar, y por tanto una cuestión de justicia social amen de otras consideraciones éticas. Pero dicho esto me parece imprescindible que el Estado tenga mecanismos que impidan la picaresca.

   Todos conocemos o hemos conocido a alguien que cobra el paro y además redondea el presupuesto con chapuzas, y a veces con otro trabajo que no es simple chapuza sino por el que cobra un sueldo en "negro". Y todos conocemos a quienes en un determinado momento han optado por pasar una temporada sin trabajar cobrando el paro sin que sintieran que estaban haciendo nada malo. Y es que en nuestro país parece que existe la opinión generalizada de que el dinero del Estado crece en los árboles, y por tanto como ese dinero no es aparentemente de nadie, todos tenemos derecho a disponer como nos venga bien.

   Eso ha sido así en épocas de vacas gordas, pero desgraciadamente también cuando han llegado las vacas flacas. Así que ahora mismo nos encontramos con la dramática realidad de ver a familias que están sufriendo los estragos de haberse quedado todos sus miembros en paro y apenas pueden subsistir. Y junto a estos parados de verdad, junto a estas personas que sufren diariamente al no saber como van a poder salir adelante porque no encuentran un empleo, están quienes apuntados al paro, y cobrando una cantidad mensual, cuando les llaman del INEM y les ofrecen un puesto de trabajo lo rechazan porque no les gusta o no les viene bien.

   Nuestro país vive una profunda crisis económica con más de cuatro millones de parados, de personas que están en el límite de la subsistencia, y la obligación de todos a través de los mecanismos de que dispone el Estado, es aliviar la situación de estas personas. Pero para eso es necesario que los recursos que hay lleguen a quienes realmente los necesitan.

   Los sindicatos rechazan algunos  aspectos de la proyectada reforma laboral, en un intento de que no se recorten los derechos de los trabajadores. Tienen razón en algunas de sus reivindicaciones, peor no en todas.

   Deberían de ser los sindicatos los primeros en exigir que los recursos públicos se gasten en quienes realmente los necesitan, recibiendo un subsidio de desempleo digno y suficiente quienes de verdad no encuentran un trabajo al mismo tiempo rechazar la picaresca que, aunque se apolíticamente incorrecto decirlo, también se ha generado en torno al paro.

   Insisto en que todos los trabajadores debemos de tener derecho a cobrar un subsidio de desempleo, peor la ley debe de ser categórica y quién rechace un trabajo sin causa justificada debe de perder la prestación.

   A finales de éste mes de agosto veremos en que queda la proyectada reforma laboral y si el gobierno va a sostener el pulso que le va a echar los sindicatos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios