www.diariocritico.com

"Quien tiene más tiene que pagar más"

¿Forma usted parte de la clase media de Blanco que no pagará Patrimonio?

¿Forma usted parte de la clase media de Blanco que no pagará Patrimonio?

"Quien tiene más tiene que pagar más", ha asegurado José Blanco, ministro de Fomento y portavoz, para recalcar su idea de que la recuperación temporal del impuesto de Patrimonio no afecta a las clases medias. El decreto que este viernes ha aprobado el Consejo de Ministros fija el límite en 700.000 euros el mínimo para  tributar por él, e incluye todo el patrimonio neto personal, descontadas las deudas. El inventario recoge desde viviendas a coches, locales, garajes, e inversiones financieras.

El impuesto es un tributo creado en el año 1977, aunque sostenido en la Ley que lo modificó en 1991, que grava el patrimonio neto de las personas físicas. Se justifica en el principio económico de equidad: quien más tiene, más debe contribuir en el desarrollo de su sociedad. Se aplicó hasta el ejercicio 2008, referido al ejercicio del año anterior, cuando el Gobierno que ahora lo recupera decidió bonificarlo al 100%, por su carga sobre las clases medias. Ahora, el Ejecutivo lo rescata de manera temporal para este ejercicio y 2012, lo que repercutirá, aunque más bien poco, en los ingresos estatales de los dos próximos años, ya que la potestad de aplicarlo en los mismos términos es competencia de las comunidades autónomas. Una de las principales críticas a este impuesto sostiene que el tributo se ceba especialmente con las clases medias, lejos de gravar a los auténticos ricos que mantienen su capital en otro tipo de sociedades. Para calcular si usted es clase media, como diría el ministro Blanco, o se le puede considerar rico, lo primero es descontar las deudas que tiene en curso (hipotecas, créditos personales) del cálculo de su patrimonio neto personal, que es lo que va a tener en cuenta Hacienda. Exenta la vivienda habitual Además, la modificación del impuesto anunciada por la vicepresidenta económica incluye un aumento del mínimo exento (barrera a partir de la cual hay que pagarlo) hasta los 700.000 euros, con un mínimo exento del valor de la vivienda habitual de 300.000 euros, lo que a efectos prácticos eleva esta cantidad al millón de euros. Para contabilizar el valor de su vivienda o viviendas, se elegirá el mayor de los siguientes parámetros: valor catastral, de adquisición o el facilitado por Hacienda. Hay que tener en cuenta que el catastral, tradicionalmente más bajo que el de adquisición en los inmuebles de segunda mano, puede ser superior en este momento del ciclo inmobiliario, con descensos acusados del precio de la vivienda. Con estas cifras, y según cálculos de Elena Salgado, tendrían que pagarlo unas 160.000 personas, con una recaudación en torno a los 1.000 millones de euros. El impuesto grava toda la riqueza del contribuyente, desde su casa (exentas viviendas habituales hasta 300.000 euros) a sus ahorros, inversiones, joyas o vehículos. La fecha marcada para calcular el patrimonio de la persona es el último día del año. También forman parte del patrimonio las rentas temporales y vitalicias, joyas, pieles, algunos objetos de arte y antigüedades, y los derechos de propiedad intelectual o industrial. Por último, hay que tener en cuenta que en el caso de contribuyentes casados en régimen de gananciales, los bienes se dividirán por dos. Lea también: Referencia del Consejo de Ministros Subida de impuestos a los ricos: ¿pura demagogia electoral o una necesidad real?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios