www.diariocritico.com

Perfil de la 'mano derecha' de Rajoy

Soraya Sáenz de Santamaría: la 'niña novicia' de Rajoy ya es 'madre superiora'

Soraya Sáenz de Santamaría: la 'niña novicia' de Rajoy ya es 'madre superiora'

jueves 24 de noviembre de 2011, 16:45h
Poco acertado estuvo Francisco Álvarez Cascos cuando, en abril de 2008, al ver que Mariano Rajoy encomendaba a la jovencísima Soraya Sáenz de Santamaría la dura tarea de dirigir la estrategia de la oposición parlamentaria nombrándola portavoz del Grupo Popular en el Congreso, dijo: "los noviciados y los catecumenados se hacen en la bancada y no en puesto de responsabilidad".  El ex secretario general del PP, que por entonces andaba ya muy alejado de su partido, no se imaginaba ni por un momento que aquella mujer menuda, risueña y, efectivamente, sin demasiada experiencia en política, iba a convertirse tres años y medio después de sus ácido comentarios en una de las pieza clave del inminente Gobierno Rajoy, posiblemente en ministra de Presidencia con rango de vicepresidenta, cargos que también ostentó el propio líder del PP en su dilatada trayectoria como miembro del Gobierno de Aznar. Claro que muchos otros dirigentes de la 'vieja guardia' que se vieron desplazados tras la derrota tampoco asimilaron el nombramiento de Soraya -como todo el mundo la conoce sin necesidad de ponerle los apellidos- y se dedicaron a hacerle la vida imposible.
Pero ella siguió adelante sin atender a los críticos e interiorizó aquella popular canción del Dúo Dinámico, "Resistiré", para no caer en el desánimo. Y vaya si lo ha conseguido.
 
Ahora, a sus 41 años y recién estrenada su maternidad, y cuando su primer hijo, Iván, apenas ha cumplido sus primeros quince días de vida, Sáenz de Santamaría ha optado por subirse a la locomotora de ese tren que se ha parado en su puerta, consciente de que en política hay que aprovechar las oportunidades que llegan, que no son muchas, sobre todo cuando nuestro país estas atravesando unas difíciles circunstancias por culpa de la crisis. Y se ha subido consciente también de las demoledoras críticas que está recibiendo por parte de quienes no entienden por qué se ha puesto a trabajar tan pronto, sin acogerse a la baja por maternidad, un derecho establecido y ampliado ahora por ley por el que las mujeres de todos los partidos tanto han luchado y defendido. Como hizo Carmen Chacón siendo ya ministra de Defensa, que se retiró durante seis semanas para dedicarse en exclusiva a su hijo, y aún así, también recibió críticas.
 
Pero ahí está, encargada del traspaso de poderes después de la abrumadora y ansiada victoria del PP en las recientes elecciones generales, intentado compaginar la tarea de ser madre con la de 'madre superiora' del equipo que va a dirigir el futuro de este país inmerso en una crisis sin precedentes en la historia y con un viento huracanado soplando en contra.
 
Sus inicios junto a Villar y Rajoy

Soraya llegó a Madrid procedente de Valladolid, su ciudad natal, en el año 2000 para ver si podía ocupar una plaza de asesora para asuntos jurídicos que requerían en el Palacio de la Moncloa. El recientemente fallecido Paco Villar, por entonces jefe de Gabinete de Rajoy, la fichó con la intuición de aquella la joven de provincias, abogada del Estado, prometía. Rajoy pronto se dio cuenta, "esta chica vale mucho", se dijo, y le puso despacho en Moncloa y más tarde se la llevó al Ministerio del Interior y después de nuevo a Moncloa....
 
Luego llegó la derrota de 2004. Y después la de 2008. Casi ocho años en la oposición en los que Soraya no se ha separado del 'jefe' -como ella le llama-, con el que ha estado siempre a las duras y las maduras, fiel, aguantando los chaparrones que les caían sin perder la sonrisa.
 
Su carrera ha sido meteórica pero no un camino de rosas. Incluso se sentó por primera vez en un escaño del Congreso gracias a que Rodrigo Rato fue nombrado director gerente del FMI, a los pocos meses de empezar la primera legislatura del PP en la oposición. Ella ocupaba el puesto 19 de la lista por Madrid y le tocó en suerte sustituirle. Pero en los siguientes comicios escaló hasta el quinto y, ante el estupor de algunos, fue nombrada por Rajoy portavoz parlamentaria en sustitución de Eduardo Zaplana. Un cargo en el que pudo destapar su verdadero 'genio' gracias a los rifirrafes parlamentarios que protagonizaba todos los miércoles en las sesiones de control al Gobierno, primero con María Teresa Fernández de la Vega, y posteriormente con el 'temible' Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato del PSOE, cuya imagen ha quedado hundida tras la debacle cosechada el pasado 20-N. Unos duelos que la curtieron, desde luego, ganándose el respeto de la bancada del PP, que se mantuvo muy revuelta durante bastante tiempo. "Vaya con la Sorayita", murmuraban por los pasillos aquellos que pensaban que era un 'angelito' sin talento político.
 
Dos intervenciones que marcaron impronta
 
Sáenz de Santamaría es además especialista en política territorial, motivo por el cual ha ocupado el cargo de secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del Partido Popular. Pero hay dos intervenciones suyas en la Cámara que destacan sus compañeros y que posiblemente fueron decisivas para que Rajoy decidiera 'encumbrala', la que protagonizó  cuando a finales del año pasado se debatió en el Congreso la prórroga del estado de alarma tras la huelga de controladores aéreos, que el PP no apoyó y se abstuvo. Y la que realizó este verano defendiendo la reforma Constitucional pactada por el PP y el PSOE casi a hurtadillas para poner límite al déficit del Estado. Las dos dejaron muy buena impresión en Rajoy que así se lo dijo a algunos de los suyos. Y quizás a ella, aunque no lo dice.
 
Precisamente, sus amplios y sólidos conocimientos como jurista, afianzados después de trabajar codo con codo con Federico Trillo -con el que ha preparado los numerosos recurso de inconstitucionalidad que ha impulsado su partido a destacadas leyes del PSOE-, van a ser determinantes de cara a la nueva legislatura en la que el nuevo Gobierno de Rajoy deberá poner en marcha las reformas comprometidas para salir de la crisis. Y es que aunque hayan logrado una holgada mayoría absoluta, la voluntad del presidente del Gobierno 'in péctore' es buscar el apoyo de otros grupos para evitar la imagen de 'rodillo'. Una responsabilidad que recaerá en buena medida en Soraya, puesta a prueba de nuevo por el líder en un momento tan duro y complicado para ella, tanto a nivel personal como político.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Amante de la música y la lectura

Descubrir la otra cara de Soraya, la más íntima, no es difícil porque ella ha ido dejando muchas pistas. Le gusta pasear - no hace ningún deporte concreto-, leer, con especial debilidad por la novela histórica; la música, en general, pero con preferencia a la de los años 80 y los ritmos brasileños - no en vano se casó por lo civil en Brasil-. Es de las que guisa si tienen tiempo y no es extraño verla por el barrio comprando en el supermercado, pese a que desde hace meses esos 'privilegios' de ciudadana 'normal' había empezado a resultarle cada vez más complicados. Pero lo que no perdona es salir de 'cañas' o, si se tercia, incluso tomarse una copa de noche con sus amigos de siempre o con sus compañeros de partido con los que comparte el día a día, algo que a partir de ahora va a ser casi 'misión imposible'.Más que nada por cuestión de tiempo, con la que está cayendo. Sus colaboradores destacan que es una persona "muy meticulosa", "exigente" pero que saca su 'genio' cuando algo no sale como esperaba...en el sentido de que "le gusta que las cosas se terminen y bien", se apresuran a matizar, añadiendo enseguida otra virtud: que "siempre está contenta" y eso hace el trabajo más llevadero. También revelan que "es muy puntual. Siempre llega la primera a las reuniones". A la hora de trabajar prefiere formar "equipos" con personas de su confianza a las que deja hacer y en las que delega si hay que afrontar decisiones en su ausencia. Y con su reciente maternidad va a tener que delegar mucho, porque Soraya, si es nombrada Vicepresidenta, tiene muy claro que va a estar muy pendiente de su hijo Iván, como todas las madres del mundo. Pese a lo que digan de ella por ahí.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    1044 | ANADI - 26/11/2011 @ 22:56:57 (GMT+1)
    Claro q se puede compaginar ser madre y tener puestos de responsabilidad, lo importante es la calidad no la cantidad. Su esfuerzo personal es consecuencia, supongo, de su compromiso con los demás y la situación actual, nadie debe poner en duda que cualquier madre estaría más tranquila disfrutando y mirando a su bebé durante los cuatro meses de baja.... Es un ejemplo, gracias como ciudadana por el esfuerzo.
    999 | Diego - 25/11/2011 @ 11:27:40 (GMT+1)
    Solo puedo añadir que si se diera por hecho que la maternidad de Soraya no la haría perder el tren, sino que tendría el asiento reservado, demostraría al resto de mujeres y hombres de este país que, efectivamente se puede compaginar la maternidad y la paternidad con la vida laboral. Personalmente me da muchisima pena Ivan.
    993 | Trabajadora - 25/11/2011 @ 11:27:34 (GMT+1)
    Quiero mandar una reflexión a aquellos que critican la postura de Soraya o de Carmen Chacón al incorporarse al trabajo tan pronto tras la maternidad. Cuantos hombres, frente a una oportunidad así, han cambiado de residencia o se han trasladado a otros países dejando de igual forma a sus hijos a merced de otros que los cuidarían. Ellas no han llegado a tanto y sin embargo están siendo criticadas, pero cada noche regresan a sus casas y están con sus hijos. No es justo.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.