www.diariocritico.com
Sueños de india

Sueños de india

domingo 27 de noviembre de 2011, 16:25h
Hace ahora seis años en un viaje a Praga con otros periodistas conocí a un joven asturiano, 32 años, consultor y directivo de marketing y comunicación, profesionalmente asentado, sin problemas, pero insatisfecho. Se buscaba a sí mismo, tenía un sueño, aparentemente imposible, y quería realizarlo: viajar a la India profunda, meterse en esa sociedad, conocer la realidad de las gentes, vivir con ellos, comprenderles, acercar civilizaciones de verdad y contarlo. Lo empezó a realizar en 2007 y hoy ya no es un sueño sino el germen de una apasionante aventura, Worldbrand Society.

Dejó su trabajo, vendió su descapotable, dejó su trabajo, se llevó una bandera asturiana que ahora tiene un faquir y se embarcó en su sueño: vivir y contar la historia de 100 familias indias. No las grandes familias indias que mueven miles de millones, sino las que vive en los slums, como el dio nombre a la película "Slum dog millionaire", en el que Jesús Menéndez Pabón vivió varios meses como uno de ellos. O la familia de un faquir, la otros ciudadanos indios que tienen en la familia su punto central de referencia. Por encima de creencias, de religiones, de posición social, la familia. Con todos esos materiales, Jesús ha escrito un libro, ha creado una esplendida exposición fotográfica que ya recorre España, va a hacer varios documentales y, sobre todo, grita su mensaje a quien le escucha.

Hace unos días, cuando presentaba su exposición en el Museo Antropológico de Madrid, recordaba que la gente es igual en todas partes, que la felicidad no está en el dinero ni en los coches sino en el corazón, seas un ciudadano de la España en crisis, un faquir, un eremita o una joven operadora de un call center en la India. En su exposición muchos indios, jóvenes, mayores, hombres, mujeres, actores, trabajadores, faquires, sin estudios o con ellos, relatan sus sueños.

Sarolini, 22 años, dice que "la vida es como un helado. Si lo dejas de disfrutar, pronto te encontrarás que se ha derretido". Shanti, 26 años, afirma que "el secreto de que una pareja sea feliz siempre es escucharse y respetarse". Vivir la vida desde el respeto. No hay misterios, los creamos nosotros. No hay ninguna diferencia entre la familia de un faquir indio y la de cualquier español medio. La misma preocupación por los hijos, por cuidarlos, porque sean felices. Sólo que en la India la mayoría no cambia el calor de la familia por los bienes materiales, viven una vida mucho menos artificial, comparten lo que tienen y lo disfrutan. Seguramente son más felices que nosotros aunque tengan mucho menos. Es una exposición fantástica y muy oportuna en un tiempo de crisis en el que vamos a tener que volver hacia lo importante y poner en valor lo que sirve para vivir mejor y para recuperar valores que siguen vivos en otros pueblos como el respeto, la humildad,. o la ilusión. Como Jesús Menéndez dice "si miramos diferente, tal vez sí que podamos cambiar el mundo". Y hacer realidad un sueño. Sólo hay que intentarlo.           
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios