www.diariocritico.com
Spanair, un cúmulo de desaciertos

Spanair, un cúmulo de desaciertos

domingo 29 de enero de 2012, 11:57h
Cuando, ahora, se ha reclamado a las autoridades de los gobiernos regionales o autonómicos que se esfuercen por reducir el déficit, y se llegue en unos pocos años al crecimiento cero, el Caso de Spanair viene a ser y a representar justamente lo contrario de lo que se aconseja y se ordena: Un Gobierno autonómico que se ve en la necesidad de recortar servicios médicos y atenciones educativas, pero, al mismo tiempo,  mantiene las subvenciones a una línea aérea de muy incierto o nulo futuro, pero que llega a significar poco menos que la condición "internacional" del aeropuerto de Barcelona. Es cierto, para empezar, que la idea de patrocinar a la compañía de origen sueco no fue de los actuales gobernantes convergentes, sino dementilla y su tripartito.

Pero Convergencia ha resistido mucho tiempo los embates de una compañía costosa por la sencilla razón de que suponía una cierta idea de que el aeropuerto de Barcelona pudiera convertirse en "hub" o lugar de intercambio de vuelos internacionales. Algo parecido se ha producido, en los último años, con otras líneas, y con otros aeropuertos, construidos o mantenidos " a la gloria de la región", y al coste insoportable de los presupuestos autonómicos. El caso más abrumador y conocido es el del aeropuerto que preside la enorme estatua del "prócer" Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, el hombre de la lotería, parece que ya finalmente en puertas de sentarse en el banquillo de lo acusados por algunos de sus probables desmanes. Pero de igual manera convendría tener en consideración la serie de líneas aéreas que llegaron a un acuerdo con las correspondientes autoridades locales para volar desde determinadas ciudades y aeropuertos, eso sí, previo pago de un coste también a cargo de los presupuestos autonómicos.

¿Cuánto se ha gastado en el mantenimiento de líneas aéreas regionales con destino u origen en Valencia, en las Canarias, en León?  Nos ha venido costando Air Nostrum, filial de Iberia, que aceptaba volar a aeropuertos en los que la propia matriz había comprobado que no era rentable hacerlo? Se supone que toda esta clase de "lujos" estarán ya en vías de extinción, auque eso supondrá aún "refuerzo" más en las listas de trabajadores que van al paro.  Pero la depuración de las cuentas del Estado y sus gobiernos regionales deberá pasar por ese trance, para no seguir engañándonos con déficits cero que están lejos de serlo. ¿Sabremos alguna vez la cantidad de "presuntos servicios" que se han venido alojando debajo de las marcas comerciales de las empresas o fundaciones autonómicas?

Es improbable que esas cinco o seis mil "empresas autonómicas" lleguen a ser de conocimiento general, y mucho menos, quién estaba detrás o delante de las correspondientes notas de gastos. No pocas veces se ha empleado la calificación de "chocolate del loro", es decir, una presunta insignificancia que, sumada a decenas de otro "loros" nos han conducido a los 145.000 millones de deuda autonómica acumulada, o a los 90.000 millones de gastos superiores a los ingresos que se produjeron el año pasado en España, según las cuentas de Rajoy.

De Spanair, cuyas cuentas se han conocido con detalle este fin de semana, sabemos que deja 350 millones de deuda, que percibía 150 millones anuales de subvención del Govern de Mas, y también nos consta que sumará una "nefasta herencia" de dos mil trabajadores más en paro, y hasta tres o cuatro mil si contamos los empleos indirectos. Lo malo sería que a Spanair -que ya en 2009 era una empresa quebrada, que no tenía ningún futuro-, la sustituya otra aerolínea que también cobre de los fondos del Estado o de alguna comunidad autónoma. ¿Es seguro que alguna vez dispondremos de todas las cuentas claras, y tengamos la certeza de que los impuestos de todos no sirven para el disfrute de unos pocos? Esa es la cuestión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios