www.diariocritico.com

No es lo mismo predicar que dar trigo

miércoles 08 de febrero de 2012, 17:51h
Las malas noticias nunca vienen solas. Dice el presidente del Gobierno que en 2012 seguirá creciendo el número de parados. Hay quien habla ya de seis millones de desempleados a finales de año. Si los cinco que tenemos ahora ya son una tragedia, la verdad es que se agotan los adjetivos para calificar la situación. Los adjetivos y, por lo visto, también las ideas para hacer frente al problema. Porque  desde el Gobierno (ministros Guindos, Báñez, etc) no paran de decir que saben lo que hay que hacer, pero no pasan de las musas al teatro.

   De la reforma laboral todavía no hay nada concreto más allá de algunas filtraciones, que si libertad de los empresarios para descolgarse de los convenios estatales, que si despido con 20 días de indemnización, que si "mini trabajos" de 15 horas a la semana y 400 euros de salario o retraso, voluntario, de la edad de jubilación, idea, ésta, expuesta por la ministra de Trabajo. Pero todo, ya digo, son, en esencia, especulaciones. Hasta el momento no hay nada nuevo en el BOE.

   Algo parecido ocurre con la tantas veces anunciada reforma financiera. De momento, la cosa se ha quedado en que a los ejecutivos de las cajas o bancos que reclaman ayudas para tapar sus pufos, les rebajarán sus multimillonarios sueldos actuales para dejarlos en "sólo" 600.000 euros anuales. Es obvio que el Gobierno no lo tiene fácil. La economía está en recesión y por eso ni se crean nuevas empresas ni más puestos de trabajo; la deuda financiera nos acogota y las CC.AA. están arruinadas y poco dispuestas a corregir sus derivas de derroche, pero, dicho esto, quienes han llegado al poder prometiendo programas concretos para endereza el rumbo, deberían mostrar sus cartas. Retrasar la edad de jubilación (aunque fuere con  carácter voluntario), cuando hay más de un millón de parados que son jóvenes de menos de treinta años, no parece lógico. Sobre todo, si pensamos en que como ha dicho el presidente Rajoy, por desgracia,  este año, el paro seguirá creciendo. Así las cosas, uno no sabe a qué atenerse. Incluso está tentado a pensar que cuando se habla desde la oposición las cosas se ven de una manera muy diferente a cuando hay que gobernar. Vamos que, una cosa es predicar y otra dar trigo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios