www.diariocritico.com
¿Qué está pasando en la Policía?

¿Qué está pasando en la Policía?

martes 21 de febrero de 2012, 08:44h
Sin demasiada repercusión mediática, casi ninguna, la semana pasada se produjo un indulto a tres 'mossos' condenados por apalear a un ciudadano. Por virtud de ese indulto, los agentes evitarán la cárcel pese a la condena de cuatro años impuesta por el Supremo. Es el "final feliz", y sorprendente, del llamado  'caso Bikini' , que destapó los abusos policiales en Les Corts.  El Gobierno central ha concedido el indulto parcial a Albert Fabregat, Juan Díaz y Mónica Fraile, tres agentes de la policía autonómica condenados en sentencia firme por detener ilegalmente a un hombre y golpearle e insultarle en comisaría. El indulto rebaja las penas impuestas por el Tribunal Supremo: cuatro años de cárcel para Fabregat y Díaz y tres para Fraile. En la práctica, la medida de gracia implica que los policías no tendrán que pisar la cárcel.

Casi de manera inmediata al indulto de los Mossos, se han producido algunos otros hechos que han puesto a la policía y sus métodos en el poco de las atenciones nacionales. Sobre todo, las violentas actuaciones que se han producido en Valencia, esta semana y la anterior, de la policía contra jóvenes estudiantes. Hay coincidencia, y muchos testigos, en señalar que las llamadas  fuerzas de seguridad del Estado han actuado de manera desproporcionada, pero los representantes del Gobierno, la delegada del Gobierno Sánchez de León, el jefe de la policía de la Comunidad, Antonio Moreno, prefieren proclamar que la policía ha actuado como debía, y que si hay abusos, serán investigados. Lo cierto es que, como han señalado las crónicas  periodísticas de este martes, la cuarta jornada de protesta en Valencia por los recortes en Educación concluyeron con 25 personas detenidas, cinco de ellas menores, y casi una veintena de heridos, como consecuencia de las cargas que la Policía Nacional ha llevado a cabo contra estudiantes, profesores y otros manifestantes que protestaban en las calles de la ciudad. Los cinco menores fueron puestos en libertad tras prestar declaración, mientras que los otros 20 arrestados pasarán a disposición judicial en las próximas horas, según fuentes de la Policía Nacional. Las crónicas señalan también que en las últimas horas se quemaron contenedores en distintos puntos del centro de la ciudad y junto a la facultad de Geografía e Historia unos 300 estudiantes permanecieron  reunidos toda la madrugada en una asamblea para debatir las próximas acciones que llevarán a cabo para protestar por los recortes educativos y la actuación policial. Entre otros puntos, los estudiantes han acordado que no abandonarán la calle hasta que la Delegada del Gobierno en la Comunidad, Paula Sánchez de León, no deje el cargo. Los jóvenes concentrados en la facultad auguran una semana "dura" de protestas contra los recortes en educación y la "brutalidad" policial. Algunos informes de los hechos sostienen que entre los manifestantes de la noche de este lunes,  ya no había solamente estudiantes y simpatizantes de movimientos sociales antisistema, como por la tarde, sino políticos de partidos de la oposición y numerosos ciudadanos que no pararon de gritar contra la actuación policial y grabar con sus móviles las constantes intervenciones de los antidisturbios. En las inmediaciones del instituto Lluis Vives se congregaron, también, padres y madres de alumnos que no dudaron en arremeter contra la actuación policial. En la red social Twitter, #PrimaveraValenciana ha sido el tema más comentado en España durante toda la tarde del lunes, y con constantes subidas de fotos y vídeos de las actuaciones policiales contra manifestantes y viandantes. Tanto CCOO como la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) de Valencia han censurado la intervención policial. El sindicato, en concreto, ha exigido la dimisión de la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, por la "desproporcionada" respuesta ante la manifestación estudiantil. Los diarios de este martes son expresivos sobre la magnitud de los desórdenes. Hasta el punto de que, según anuncia El País, la oposición lleva al Congreso  la dureza policial de Interior en  Valencia, mientras el jefe superior de policía, el mencionado Antonio Moreno, considera a los  jóvenes "el enemigo"...  Los socialistas solicitan la comparecencia del ministro Fernández Díaz y del Director general de la policía, el exdiputado Ignacio Cosidó, para que expliquen la actuación policial. El relato de El Mundo, con el título "la violencia se desborda en Valencia",  no es menos llamativo: Menciona, en su relato de la escalada violenta,  tiros al aire, cargas con dureza, lanzamiento de botellas, cortes de tráfico... y hasta el  lenguaje bélico en los disturbio . Los estudiantes anuncian: Quemaremos las calles, y el jefe superior de policía les tilda de enemigos.  ABC no duda en comparar: El ejemplo de Grecia no debería reproducirse en España, dice al referirse a la violencia protesta de estudiantes en Valencia. Y cuenta también que políticos y profesores se sumaron anoche a la batalla campal de Valencia. Se cuenta también en Público que  la policía se ensaña con los estudiantes, y que  los docentes protestan por la "violentísima" actuación policial, y reclama una investigación a fondo de estos sucesos. Algo con lo que no coincide la versión, expresada en rueda de prensa, del jefe superior de Policía en la Comunidad Valenciana, Antonio Moreno,  quien justificó las cargas policiales, que no ha considerado como tales, en que la policía sew ha viwsto obligada a repeler una agresión. Moreno y su versión están siendo muy comentados tras haberse referido en su intervención ante los medios a los manifestantes como "enemigos".

Este periodista tiene muy reciente una actuación policial de desproporcionaba brutalidad, la semana pasada, en als dependencia de renovación del carné de identidad de la calle Santa Engracia de Madrid. Un probable policía, ni siquiera identificado como tal, actuó brutalmente contra una ciudadana que se limitaba a pedir ayuda técnica para la consecución de un día en el que renovar su DNI. Fue detenida, conducida con un abrazo en la espalda a un portal colindante y llevada a otra comisaría donde fue denunciada por "falta de respeto a la autoridad".

Policial, por supuesto...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios