www.diariocritico.com

Homenaje a Antonio Mingote

martes 10 de abril de 2012, 10:40h

            No te pude despedir en la Capilla Ardiente y dar el pésame a tu familia, como hubiera deseado, por estar ingresado en el hospital, cosa que a los 92 años suele ocurrir con frecuencia. Pero no quiero dejar de rendirte el homenaje que tan indudablemente te mereces. He asistido a muchos funerales de españoles ilustres, en la política, en la ciencia, la economía, el arte, etc. pero ninguno con el impacto social del tuyo, no solo nacional sino internacional. ¡Puedes estar seguro, Antonio, que los españoles que tuvimos la suerte de conocer tus viñetas, no te olvidaremos nunca¡ Eres un destacado miembro de la actual generación de los nonagenarios que seguimos tu camino.

            Desde el día 3 de abril que nos dejaste, he leído toda la montaña de bibliografía que los Medios de Comunicación te han dedicado, reconociendo siempre las positivas características que te han adornado como persona profesional del humor. Y no ha habido excepciones en las opiniones expresadas por los Medios.

            Esta coincidente unanimidad sobre la forma de juzgar la vida de un español, resaltando cada una de ellos alguna faceta especial de tu rica personalidad, te muestra en "loor de multitudes" que los Medios pueden poner, en corto espacio de tiempo, al alcance de los lectores de prensa escrita, radio, televisión e internet, donde los jóvenes también seguían y entendían tu genio y tu humor. Aunque como tu has podido comprobar donde mayor número de "fans", entre tus lectores, los tienes en las Personas Mayores, de toda clase y condición, que durante tantos años hemos sido incondicionales tuyos en la alabanza, en el reconocimiento de la obra bien hecha, en el no fácil camino de la "excelencia" que siempre has seguido, en tu crítica positiva y generalizada y en tu colaboración de cada día durante 50 años en ABC.

            En los 93 años de fecunda vida que se pueden distinguir en Antonio Mingote Barrachina, existen tres etapas diferentes por su contenido, la forma y el marco en que tuvieron lugar.

            Primera etapa. La desarrollada en los 17 años de vida familiar en Daroca, en la que naciste el 17-01-1919 y donde asimilaste las virtudes aragonesas: La franqueza, la honradez, el sentido de la ética, el patriotismo, la crítica de la vida humana desde una perspectiva irónica, el humor, análogo al de Cervantes en El Quijote donde aprendiste a leer, y los cuadros del paisano Goya, que con cuatro golpes de pincel sabía mostrar no lo que  el retratado parecía que era, sino lo que realmente era. Y también esa cierta melancolía aragonesa, con condescendencia y comprensión, ausente de soberbia.

            La Segunda etapa, comprende los nueve años que permaneciste en el Ejército. Desde 1937 en la guerra, en la que fuiste soldado y Alférez Provisional. Al concluir la contienda, ingresas en la Academia de Transformación de Oficiales de Guadalajara de la que saliste Teniente profesional, perteneciente a la Quinta Promoción de Infantería. Con el empleo de Capitán  y estando ambos destinados en la Escuela de Aplicación y Tiro de Infantería en 1946 solicitaste la baja del Ejército que te fue concedida con el empleo de Comandante. Te animé en esta importante decisión.

            Fueron tus años de búsqueda profesional para iniciar el camino de escritor y de genio que llevabas dentro. Lo encontraste en 1946 en la revista humorística La Codorniz, que se autodenominaba: "La revista más audaz para el lector más inteligente", cuando su director Álvaro de la Iglesia te invitó a integrarte en ella. Y comenzaste a enjuiciar, a aportar y a comentar las situaciones con cierto distanciamiento ingenioso, burlón y aparentemente ligero. En 1948 apareció tu primera novela Las Palmeras de Cartón y el 19 de julio de 1953 comenzaste tu colaboración en ABC que había ce continuar hasta tu muerte.

            Tercera etapa, durante 66 años, desde 1946, hasta que nos dejaste físicamente el 3 de abril, tuvimos la suerte de disfrutar de un dibujante, un crítico, un periodista, un escritor, un académico de la lengua y un ennoblecido marques. De un autentico hombre genial y de una buena persona.

            Las distintas actividades que realizaste durante más de medio siglo, los Medios de Comunicación las han dado a conocer con amplitud y detalle, así como los Premios, Doctorados y reconocimientos que recibiste. Voy a limitarme a destacar tu viñeta en ABC, durante tanto tiempo y diariamente era esperada la cartulina del día, que medía 18 x 11 centímetros, con una asiduidad ejemplar. Han sido calificadas en términos siempre elogiosos.

            "Las viñetas de Mingote son una ventana abierta al pensamiento libre, al pensamiento al margen de lo establecido, desde la que combate la intransigencia, el fanatismo, la arbitrariedad y el sinsentido", en palabras de Esperanza Aguirre. Otros muchos políticos y ciudadanos de todas clases han admirado tu especial capacidad de crítica.

            Todas las virtudes y defectos de los españoles han figurado en tus chistes y aunque resaltabas nuestras imperfecciones con tu espíritu crítico y reflexivo, nos hacías meditar y sonreír.

            Las caras del Rey de los presidentes de Gobierno que Mingote conoció durante sus años de periodismo, los ha dejado grabados como un recuerdo de su actividad política.

            En conjunto, la dilatada obra de Mingote constituye una visión de la microhistoria de España y de los españoles, Su capacidad de síntesis y buena utilización del idioma español, le valieron ser Académico de la Real Academia Española desde el 20 de noviembre de 1988.

            Antonio Mingote, fuiste un hombre afortunado en tu vida. Tuviste la inmensa suerte de conocer a una singular mujer: Isabel Vigiola, se enamoraron, se casaron y convivieron 46 años juntos. Tuvieron un hijo Carlos, dos nietos Pablo y Héctor, su sobrino Oscar Vigiola y su "ahijado" José Antonio. Viviste rodeado del cariño de una familia.

            Pero en esa familia, Isabel además de esposa ejemplar fue tu colaboradora, tu inteligente secretaria que te permitió dedicarte a lo que te apasionaba: a escribir, a dibujar, a tu trabajo, sin obstáculos ni impedimentos. Siempre había orden en la casa, en la biblioteca, en el despacho. Y un ambiente sosegado y tranquilo en el que el genio podía dar rienda suelta a sus inquietudes y reflexiones. Para hurgar, investigar en la actualidad social y plasmar en la viñeta la noticia más trepidante, la última preocupación que estaba en la calle y que al día siguiente, el lector veía recogida en la 4ª página de Opinión de ABC. Supiste crear tu propio observatorio social que te permitió estar siempre al día de la noticia contrastada.

            Tus miles de viñetas han influido de distinta forma en la Sociedad Civil española. Pero recuerdo una que supo calmar la tensión y el temor que durante la Guerra Fría la URSS había sabido trasmitir a los españoles si España entraba en la OTAN.

            Estamos en enero de 1982 y España era el aspirante número 16 para integrarse en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La URSS quería impedirlo a toda costa y organizó una hábil propaganda de OTAN NO y diarias marchas sobre la Base Aérea hispano-norteamericana de Torrejón de Ardoz. El lema era sencillo: "Si España se integraba en la OTAN, mañana podían caer misiles SS-20, en la Base y en la ciudad de Madrid". El temor estaba generalizado y el NO avanzaba día a día.

            Mingote publicó en enero de 1982, una viñeta en la que se encontraba una española joven, estupenda y con cara de enamorada, junto a su novio, un soldado vestido de uniforme. La leyenda decía así: "Veremos si sigues acordándote de mi cuando entremos en la OTAN y empecéis los militares a tratar con esas chicas extranjeras".

            España entró en la OTAN el 30 de Mayo de 1982, y nunca cayeron misiles soviéticos en España.

            Mingote Académico
             En 1987 fuiste nombrado miembro de la Real Academia Española y pasaste a ocupar el sillón "r". Tu discurso de ingreso, leído en 1988, se tituló "Dos momentos del humor español. Madrid Cómico - La Codorniz". Asististe Antonio todos los jueves a las sesiones. Un total de 1400 veces. Aprovechabas para leer a los clásicos pues la modernidad enraíza con ellos. Demostrabas tu capacidad para saber escuchar y aprender cosmología o visión global del mundo. Se completó tu formación en la Real Academia desde cuyo sillón "r" tanto aprendiste y también aportaste tu conocimiento y saber popular. Fuiste un completo humanista crítico lleno de sensibilidad.

            Mingote, Marqués de Daroca.
            El 2 de diciembre de 2011 te fue concedido por el Rey Juan Carlos I el título de Marqués de Daroca. Fue un reconocimiento a tu fecunda vida de nonagenario para que sirviera de ejemplo y guía de posteriores generaciones.

            Ante tu fallecimiento, la Casa del Rey señaló que "los Reyes lamentan en su misiva la "irreparable pérdida de ese trabajador incansable" y subrayan que el "fino humor" y la "excepcional inteligencia" con la que examinaba la realidad constituyen "un valioso legado" que permite a todos "conocer mejor la sociedad española"

            Don Juan Carlos y Doña Sofía destacan la "cualidades humanas e intelectuales" de Mingote, que "te han hecho acreedor del reconocimiento y el cariño de todos"

            En términos muy afectuosos y cariñosos se expresan también los Príncipes en el telegrama con el que manifiestan a María Isabel Vigiola su pésame del célebre dibujante, humorista y académico.

            La Cumbre de Naciones Unidas sobre el Envejecimiento, celebrada en Madrid en 2002, no pasó desapercibida para Antonio Mingote. Como Persona Mayor cumplió con el criterio expresado por Naciones Unidas: "La Humanidad no puede desaprovechar la sabiduría y la experiencia de los 600 millones de Personas Mayores en el Mundo, que deben, mientras puedan hacerlo, tratar de devolver a la Sociedad Civil parte de lo mucho que de ella han recibido para su formación". Esto lo ha sabido realizar Antonio, que ha entregado lo mejor de si mismo hasta el último momento. ¡Todo un ejemplo! ¡Todo un critico genial!

 

*Fernando De Salas López es Coronel de Infantería, Diplomado de Estado Mayor del Ejército y de la Armada. Licenciado en Derecho. Doctor en Ciencias de la Información. Académico Correspondiente de la Real Academia de Doctores de España. (RADE).        

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios