www.diariocritico.com
RTVE y nosotros que la quisimos tanto

RTVE y nosotros que la quisimos tanto

domingo 22 de abril de 2012, 11:03h
Toda actitud totalizadora necesita controlar, previamente, los medios de comunicación para hacerlos partícipes por acción u omisión de sus tropelías. Es lo que ha hecho el Gobierno del PP con RTVE. Y no lo hace por presiones de los sectores más ultraconservadores que llevan demandando desde la caverna la toma de "ese nido de rojos" con el que definen a la radiotelevisión pública. Lo hace por convicción y también por necesidad. Porque convencidos están de que la libertad audiovisual a través de lo público no puede demostrar que es y lo hace mejor que los medios privados.

¿Cómo van a desmantelar el estado del bienestar sin aniquilar el bienestar de la información, el entretenimiento y la cultura que supone el éxito y reconocimiento que hoy tiene RTVE en la sociedad española? Primero se le estrangula en lo económico, después se le intoxica  con una buena dosis de Urdacitis y después se espolvorea adecuadamente con una programación infame y aburrida que ahuyente definitivamente la clientela a la competencia. Una fórmula de éxito seguro que demostrará que RTVE perderá audiencia y rentabilidad por lo que necesitará más recortes en presupuesto y plantilla y ¡ale hop! se presenta ante ustedes la radiotelevisión pública modelo EEUU que nadie ve pero que dicen existe.

Más grave es que esta destrucción se hace por necesidad. Y así lo han defendido sectores del PP que veían en una RTV pública fuerte un serio obstáculo en la política de apisonar derechos a golpe de Consejo de Ministros. Todo es un error. Un gran error. Premeditado, alevoso, cavernoso pero consciente. Muy consciente de lo que se hace, por qué y para qué se hace. La legislación existente preveía que hubiera en RTVE una dirección que pudiera ser de un color diferente al Gobierno de la nación. Pero el PP no ha superado ni ha querido superar esa "prueba del algodón" de la ya fenecida ley anterior. Sólo ha "resistido" unos meses tras ganar las elecciones. Un tiempo que ha utilizado para desgastar y preparar el asalto a RTVE con apariencia de justificación y "defensa propia" y así ocultar tan alevoso crimen audiovisual.

Lo vemos con indignación. Pero también lo vemos con tristeza. Porque hemos querido y seguimos queriendo a RTVE. Es la nuestra la de todos. Y lo reivindicamos en el pasado, pero también en el presente y en el futuro. Es cierto que ha costado mucho romper con la RTVE de partido. Muchos trabajadores de esa casa han dado y dan lo mejor de sí para ser los mejores valorados en cantidad y calidad de audiencia. En pluralidad y objetividad informativa. En entretenimiento. En deporte. En todas sus cadenas variadas, diversas, completas y hasta alternativas de radio. En su portal ejemplar a través de la Red. O cuando los más pequeños aprenden y se divierten con Bob Esponja en una programación creativa que no nos lleva por obligación a las factorías de las multinacionales.

Todo esto está en peligro. Porque nada de esto concuerda con un modelo de sociedad que se enriquezca y enorgullezca de su propia RTVE que no tiene que ser súbdita del Gobierno sino el mejor termómetro de la sociedad para interactuar con ella. Trabajaremos para reconstruir el mejor pasado de RTVE y elaborar un nuevo futuro lleno de pluralidad, libertad, capacidad de liderazgo y reconocimiento y valoración social. No caeremos en la trampa de pagar al PP con su misma moneda y hacer con un futuro nuevo Gobierno una radiotelevisión pública de otro color. Aunque ese color sea el nuestro. Porque RTVE debe ser de colores. De todos los colores de nuestra sociedad.


*Gaspar Llamazares Trigo es Diputado de IU-Izquierda Plural


Lea también:
El Gobierno expulsa a los sindicatos del Consejo de Administración de RTVE
- 'Guerra' entre PSOE y Gobierno por la renovación de órganos de RTVE
- El Gobierno cambia las reglas del juego de las televisiones públicas, pero blinda el fútbol
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios