www.diariocritico.com
Artur Mas apuesta por el pacto fiscal y amenaza con anticipar elecciones

Artur Mas apuesta por el pacto fiscal y amenaza con anticipar elecciones

martes 24 de abril de 2012, 07:57h
La llegada al poder del PP fue celebrada por los convergentes que gobiernan Cataluña con guiños de complacencia. Además, la delegada del PP, Alicia Sánchez Camacho, "se dejaba querer" por el Govern. La aprobación de los presupuestos del Govern hacía prever una creciente colaboración entre las dos fuerzas conservadoras catalanas, CiU y PP, y que  se iba a repetir la historia del entendimiento de Aznar y Pujol, hace unos años. Pero había un inconveniente serio: el pacto fiscal que CiU aspira a sacar adelante, a toda costa. El pacto, y la deuda que CiU reclama al Gobierno central . CiU ya lo reclamó a Zapatero, y ahora insiste en sus quejas a Rajoy . Como consecuencia de las dos quejas, se está haciendo irrespirable la relación de los dos partidos que gobiernan en Madrid y en Barcelona. Y ahora, cuando "toca" aprobar los presupuestos del Estado, el PP reclama a CiU, por boca de Cospedal, que le devuelva el favor de dar su apoyo, como hizo Sánchez Camacho en el Parlament, pero Durán insiste en que se incumplen, por parte del PP, todos los compromisos inversores con Cataluña y con las finanzas de la Generalitat. El presidente Artur Mas, entrevistado en TV3 ha llegado a asegurar que se plantea, incluso, adelantar las elecciones en Cataluña si el Gobierno amenaza con intervenir la Generalitat. En esas declaraciones, Mas ha admitido que la intervención de la Generalitat por parte del Gobierno, una medida prevista en caso de incumplimiento de los objetivos de déficit, es posible puesto que la situación financiera del Gobierno catalán es "francamente delicada", aunque se ha mostrado confiado en que esto no vaya a ocurrir, ya que su Ejecutivo está haciendo importantes recortes en el gasto. "No buscaré unas elecciones anticipadas, no las deseo, pero tampoco quiero dar la imagen de que la legislatura tiene que durar cuatro años como sea", ha dicho Mas, quien hace meses que va insinuando un posible adelanto electoral en un intento de buscar apoyos entre los partidos que ahora no desean unas elecciones anticipadas, especialmente el Partit dels Socialistes (PSC). De hecho, el primer secretario de los socialistas catalanes, Pere Navarro, ha respondido tajantemente a Artur Mas. "Lo que hace falta ahora es gobernar y dar respuestas a la gente. Ir anunciando cosas como ésta no me parece la mejor manera de dar seguridad", ha dicho. Dice también Mas que lo que él llama "soberanía fiscal" (el pacto fiscal, o finanzas autónomas del tipo "fueros vascos") es "inevitable", haya o no pacto con el Gobierno de Mariano Rajoy, y asegura ahora que tiene poca confianza en alcanzar el denominado "pacto fiscal" por la vía del diálogo. En su opinión, el Gobierno de Mariano Rajoy difícilmente aceptará una financiación para Cataluña en la línea de la que tiene el País Vasco. Pero el presidente catalán no tira la toalla y ha anunciado una próxima reunión con el presidente del Gobierno central para abordar el asunto. En cualquier caso, Mas asegura que,con o sin pacto, la "soberanía fiscal de Cataluña es inevitable porque el 70% de los catalanes están a favor de ello". En cuanto a la líder del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, ha anunciado que el viernes se reunirá con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la Moncloa, para conversar sobre la agenda política y su aplicación en Cataluña, pero que en el encuentro no abordarán la cuestión del pacto fiscal.


Volviendo a las declaraciones del president de la Generalitat, insiste en que  pasará a la ofensiva y emprenderá la difícil campaña que convencer al Gobierno de Mariano Rajoy de la necesidad de que Cataluña cuente con un pacto fiscal que mejore su financiación y aligere el peso que soporta desde que llegó la crisis económica. Aunque Mas reconoce que no mantiene demasiadas esperanzas en que el Ejecutivo 'popular' llegue a bendecir la propuesta de pacto fiscal (apoyada, de momento, sólo por los independentistas de ERC), "lo tengo que intentar". Mas  tiene claro que la soberanía fiscal llegará, con o sin el acuerdo con el Estado. Para iniciar esa 'ofensiva', el president ha revelado que tiene pendiente una reunión con Rajoy en la que le explicará la propuesta de pacto fiscal, pero será una reunión discreta, que no trascenderá, porque cree conveniente quitar presión a la cita para que el presidente del Gobierno no se vea en la necesidad de hacer declaraciones a posteriori, ni tampoco él mismo. Mas señala: "nunca hemos hecho una apuesta tan rotunda como la del pacto fiscal" y aunque "no creo que lleguemos a convencer, vale la pena intentarlo". "Quiero explicar al presidente Rajoy la transcendencia del pacto fiscal y eso requiere poca presión pública y mucha claridad de exposición". Pero, añade, aunque fracase el diálogo, "tendremos una Hacienda propia, en cualquier caso"."Yo deseo que sea a través de un pacto, pero el objetivo de la soberanía fiscal llegará en cualquier caso porque el 70% de los catalanes así lo quiere. En esto no hay fragmentación social". El president tiene claro que Cataluña recaudará los impuestos, los gestionará a través de una Hacienda propia y entregará el resto al Estado, una cantidad en concepto de solidaridad, pero una cantidad que estará sujeta a un calendario y a condiciones, de manera que esas aportaciones al resto del territorio español serán decrecientes a medida que pase el tiempo. Sobre la viabilidad de su propuesta, el jefe del Ejecutivo catalán ha avisado sobre el creciente distanciamiento entre Cataluña y España, de manera que si la propuesta tiene un 'no' como respuesta en Madrid, el president deja todas puertas abiertas: La consulta popular es una de esas posibilidades, ero no necesariamente la única. Ni siquiera ve necesario hacerla en 2013. Mas anuncia que el Parlament prevé aprobar una ley de consultas para dotarse de "una herramienta". Pero el president ya no se fía del Ejecutivo español y no descarta que en el Gobierno central tengan intenciones ocultas como la de intervenir Cataluña con la excusa de que la Generalitat no logra retener la sangría del déficit y no estuviera en la senda del cumplimiento pactado en el Consejo de política Fiscal y Financiera (1,5% de déficit para 2012). En tal caso, el president no descarta adelantar las elecciones porque "mi intención no es llegar al 2014 sea como sea". Reconoce Mas que el Estado podría intervenir Cataluña por la "situación francamente delicada" que atraviesan las finanzas catalanas, aunque confía en la fortaleza de la Generalitat para salir adelante. El president reclama los 759 millones de euros pendientes de 2008 y los 219 del 2009, correspondientes a la disposición adicional tercera del Estatut. Mas ha recordado que no es cierto que el Estado no deba estos importes a Cataluña y que hay políticos en las hemerotecas en los que se reconocen tales deudas. "No busco la confrontación porque sí, sino que se paguen las deudas a Cataluña" y "si no cobramos estas deudas habrá una gran desconfianza", advierte Mas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios