www.diariocritico.com
Un país con los pelos de punta

Un país con los pelos de punta

martes 24 de abril de 2012, 10:33h
El país comenzó el debate parlamentario de unas Presupuestos tardíos para este año que resulta que no gustan ni al Gobierno, ni -por supuesto-a la oposición, ni al Financial Times. Ni a Artur Mas, que olfatea la posibilidad de una intervención sobre Cataluña, posibilidad que algunos piensan que es casi una probabilidad en el caso de la Comunidad Valenciana, donde van a despedir a miles de trabajadores de empresas públicas y a ver si pueden pagar al resto en junio. Ni gustan, claro, en esa Andalucía donde impera el chalaneo para poder formar gobierno tras las elecciones, mientras el ERE se encuentra en almoneda. Ni gustan, es la verdad, en Europa, aunque de cuando en cuando nos regalen los oídos diciéndonos que estamos haciendo bien los deberes, es decir, recortar y recortar. Y todo ello ocurre cuando comprobamos que España ha entrada nuevamente en recesión, y que así podríamos seguir hasta 2013, y que la reforma laboral no soluciona, a corto plazo al menos, la angustia inmediata del parado.

Bueno, el caso es que no encontramos, excepto en lo deportivo -y aún así...-, ni una sola buena noticia en los periódicos, y no porque las buenas noticias, como nos enseñaron en la facultad, no sean noticia; es que no las hay. No en el panorama económico, y menos aún en el político, donde los ciudadanos siguen horrorizados la engangrenada y colegial pelea entre el PP-Gobierno, que sigue argumentando con la difícil situación heredada, y la oposición, que quiere lanzar a la gente a protestar a la calle ya este domingo, quién sabe si para que en la tele salgan las imágenes que más nos pueden desgastar en el exterior. Pocas veces en mi vida de observador político he visto torpezas mayores que la rebatiña de 'hashtags' #vanaportodo frente a #nohandejadonada. ¿De verdad eso soluciona los problemas de la gente que, preocupadísima, transita por la calle?

En el caso de ser un inversor extranjero, tendríamos muchas dudas a la hora de colocar dinero en una España desde cuyo Gobierno llegan mensajes de que 'estamos en una situación límite' o 'al borde la catástrofe' (por culpa de los anteriores, eso sí), y desde la oposición se confirma, con altavoces, el diagnóstico (por culpa, desde luego, de los actuales ocupantes del poder). A todo esto, la vecina y mal gestionada Europa, a la que sin embargo pertenecemos, tiembla ante los vientos de cambios, no solo propiciados, claro está, por la posible victoria de un socialista, Hollande, en Francia. Y América Latina se nos aleja, mirando hacia Oriente, poniendo en peligro hasta la 'cumbre' iberoamericana de Cádiz.

Hay más. Los pilotos de Iberia siguen pisoteando la imagen turística del país sin que nadie pueda, al parecer, meterlos en cintura. Ni las amenazas de un Gobierno que solo toma medidas de fuerza a la hora de 'poner orden' (¿y control?) en la televisión pública parecen preocupar excesivamente a esa presidenta argentina, Cristina Fernández, que abusa sin límite de una presunta situación de debilidad de España; y es que no se pueden prometer sanciones sin posibilidad de cumplirlas...a menos que quieras correr el riesgo de que te tomen por el pito del sereno.

Tenemos la sensación de que el país entero, y aquí sí que no hay distingos entre Gobierno y oposición(es), tiene los pelos de punta. En esto, al menos en esto, hemos superado la maldición de las dos españas. Pues qué bien. Y no nos limitamos a reflejar un panorama que más que preocupante es desolador; muchas veces muchos -casi todos menos la clase política y sus portavoces- hemos dicho que solamente un Gran Pacto de La Moncloa empezaría a restaurar la confianza nacional. Es decir, exactamente lo contrario de lo que se está haciendo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios