www.diariocritico.com
Los mercados quieren gobernar Francia

Los mercados quieren gobernar Francia

martes 24 de abril de 2012, 16:12h
Por primera vez en la historia, un presidente de Francia pierde en la primera vuelta para conseguir su reelección. Las frivolidades de Sarkozy, su liasson con la política calvinista de Ángela Merkel le ha pasado factura porque además no ha servido, siquiera, para esconder las graves dificultades financieras de la economía francesa.
   
Los mercados no quieren a François Hollande en la presidencia de Francia. Lo demostraron el pasado lunes con fuertes bajadas en todas las bolsas europeas.
   
La crisis es un buen negocio para los bajistas y los especuladores que anidan en los mercados. Atacar al Euro -Georges Soros apuesta contra la moneda europea- es un negocio rentable. La subida de las primas de riesgo en toda Europa empobrecen a las sociedades que tienen que pagar más caro su endeudamiento.
   
La señal de alarma de los mercados ante la posible victoria de Hollande es un buen motivo para que todos los europeos apoyen la esperanza que significa un cambio en la presidencia francesa.
   
Paul Krugman se volvió a pronunciar contra la política de la señora Merkel. El prestigioso The New York Times señaló recientemente en un editorial que la política de austeridad de la UE significa empobrecimiento. Recordó que España no ha malgastado y que tenía superávit en el 2008 hasta que explotó la burbuja financiera.
   
Se produce la paradoja de que el PP, en plena ofensiva propagandista para recuperar imagen, secunda las tesis de Alemania sobre un supuesto derroche español. Echan lodo sobre el Gobierno de Zapatero sin darse cuenta de que esos argumentos caen sobre nuestras esperanzas. Pero quieren justificar la necesidad de los brutales recortes culpando a Zapatero. Ausencia total de patriotismo constitucional.
   
La victoria de Hollande significaría un cambio de ciclo en la política europea porque Alemania, sin el apoyo de una economía como la francesa, no podría sostener su cerrazón sobre la austeridad empobrecedora.
   
La segunda vuelta francesa es complicada. ¿Qué harán los cuantiosos seguidores de Le Pen? Muchos pueden apoyar a Hollande para deteriorar aún más el liderazgo de Sarkozy. Otros se pueden decantar por la abstención. Si Hollande aglutina a la izquierda y al centro izquierda puede ganar. Y muchos todavía defensores de Sarkozy pueden abandonar el barco antes de que se vaya a pique. Los días que faltan hasta el 6 de mayo prometen ser apasionantes. Los españoles no podemos votar en Francia. Pero podemos cerrar los ojos para fortalecer nuestros sueños.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios