www.diariocritico.com
Bienvenido mr. Hollande

Bienvenido mr. Hollande

lunes 07 de mayo de 2012, 16:47h
Pues sí, es un motivo de alivio que François Hollande haya ganado las elecciones en Francia. Hasta ahora las recetas de Merkel, avaladas por Sarkozy, para afrontar la crisis en la UE, lo único que han provocado es que los ciudadanos europeos no solo vivamos peor, sino que no veamos la salida del túnel.
   
La obsesión de la señora Merkel por el ahorro es tal que poco le parece importar que ese ahorro esté estrangulando a muchas economías de los países miembros de la UE y, además, estén llevando a un desapego cada vez mayor de los ciudadanos respecto a la Unión Europea. No solo lo dice el eurobarometro, sino que el debate sobre las ventajas e inconvenientes de la UE se ha hecho presente entre los ciudadanos y son cada vez más los que cuestionan, por ejemplo, el euro. Y no solo eso, la desesperación por los efectos devastadores de la crisis, pero también por las recetas de Merkel, están provocando que empiecen a aflorar en Europa viejos fantasmas que creíamos desterrados para siempre como son los de los partidos nazis, o ultraderechistas.
   
No es que Francois Hollande vaya a lograr cambiar de la noche a la mañana la política de la UE, pero sí, al menos, podrá influir para que cambien algunos parámetros y, sobre todo, para que, como dice Felipe González, Alemania sea parte de Europa y no el resto de Europa una parte de Alemania.
   
En todo caso, el triunfo de Hollande y la pérdida de poder de Merkel en las elecciones regionales de su país, amen del resultado de las elecciones griegas, son un indicador de que algo ¡por fin! se está moviendo en Europa y que comienza el principio del fin de un único discurso, el de la señora Merkel.
   
Los periódicos alemanes auguran que es más que probable que los socialdemócratas ganen las próximas elecciones en Alemania. Y en el Reino Unido, el "premier" Cameron ya está sufriendo el envite de la impopularidad.
   
Y es que muchos millones de europeos no están dispuestos a que se descuartice el Estado del Bienestar construido con tanto esfuerzo en la mayoría de los países de Europa, pero sobre todo han ido comprobando que los partidos conservadores no tenían una receta mágica para paliar la crisis. De manera que muchos ciudadanos piensan que votando a los socialdemócratas al menos el Estado del Bienestar se mantendrá en pie, y que la sanidad, la educación, las pensiones, la asistencia a quienes menos tienen no serán barridas en nombre de la crisis.
   
Mariano Rajoy le ha dicho a Carlos Herrera en Onda Cero que la política de la UE se consensúa y que, por tanto, no espera que se produzcan grandes cambios por el triunfo de Hollande. En mi opinión, nuestro presidente se equivoca porque hace unas semanas, ante la sola posibilidad del triunfo de Hollande, ya se comenzó a hablar de la necesidad no solo de ahorrar, sino de estimular, el crecimiento. De manera que con su actitud tranquila y su aspecto de hombre "normal", François Hollande puede imprimir un cambio de rumbo a la UE, y lo puede hacer sin estridencias, pero hacerlo al fin y al cabo que es lo que buena parte de los ciudadanos estamos esperando.
   
La UE se ha convertido en una especie de madrastra mala e ingrata de la que cada día nos sentimos más alejados y todo por culpa no solo de la crisis sino por el fundamentalismo de determinadas políticas impuestas por Alemania. Se trata pues de que Alemania vuelva a ser parte de la UE, una parte importantísima sin duda, pero no que fagocite a todos los países como viene haciendo y provocando animadversión y rechazo, amen de que sus políticas, hasta ahora, lo único que provocan son dolor y lágrimas. Por eso, hoy somos muchos los europeos que nos congratulamos con el triunfo de Hollande. De manera que bienvenido Monsier Hollande, le esperábamos como agua de mayo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios