www.diariocritico.com
Filosofia del ERE Inverso

Filosofia del ERE Inverso

martes 29 de mayo de 2012, 07:57h
No puedo adivinar las hipotecas mentales del presidente Rajoy con la canciller Merkel o, peor, las deudas secretas que nos anclan a un sistema económico que no está funcionando a ojos ya de nadie, y de cuya evolución algunos advertimos hace ya cuatro años.

Sin magia potagia ni clarividencia ni varita mágica, solo aritmética. Si una familia -símil ya muy conocido- tiene problemas financieros, lo primero es reducir los gastos al mínimo. Pero esa familia sabe que si no genera nuevos recursos, por poco que gaste, al final se acabarán los ahorro.

A vueltas con el asunto, si no estimulamos el consumo la maquinaria se cae. Alemania tiene sus problemas y sus recetas, pero no nos sirven a nosotros, al menos ahora. Su prevención patológica contra la inflación es comprensible cuando, en las vacas flaquísimas de estos tiempos, se sigue creciendo. Pero cuando se pasa de la novenez potencialidad mundial a Burkina Fasso, quizás la inflación no sea una tía tan fea.

Deberíamos poder devaluar nuestro pedacito de euro, pero en un sistema interconectado es imposible. Nos queda apostar por el consumo juntamente con una política muy agresiva de generación de empleo.

-Oiga, es que eso es fácil de decir.

Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco imposible. Empecemos por cortar todo tipo de gasto superfluo y "suspender" el gasto corriente. Los gastos de las CCAA -uy, en la que me estoy metiendo- se paralizan por dos o tres ejercicios y se centraliza la administración buscando economías de escala (17 seguridades sociales suponen 17 administraciones de la SS que gastan más que una sola, etc.)

Los sueldos de los diputados nacionales se recortan en un 30% y los gastos añadidos en un 70%: se acaba con los asistentes personales, viajes en primera, gastos de representación no estrictos, móviles, ordenadores, etc.

Se reduce el gasto suntuario: nivel y número de banquetes, nivel y número de embajadas, reducción al mínimo el cuerpo diplomático operativo, visitas al extranjero, etc. y los recursos se destinan, fundamentalmente, a mantenimiento de infraestructuras.

Se estructura la administración y se relocalizan en Hacienda los funcionarios sobrantes de otras disciplinas para que persigan el gran fraude fiscal. Se mantiene el presupuesto de sanidad pero se racionalizan los costes, en especial los referidos a gestión administrativa, medicamentos y dosis. Se incrementa el de educación y se endurece la exigencia por alumno lo que, hablando claro, significa más horas lectivas por alumno: más clases, vacaciones de 6 semanas en verano en lugar de las 12 de ahora)

Se aumentan los impuestos societarios a grandes corporaciones (por ejemplo las que facturen más de 500.000 millones de euros al año) y se aumenta la fiscalidad a los dividendos de empresas que superen un determinado PER u otro baremo financiero adecuado.

Se reducen los impuestos del ciudadano medio, básicamente IRPF e IVA, para incrementar su poder adquisitivo. Se premia fiscalmente las empresas que generen 3 o más puestos de trabajo y se establece un sistema in crescendo que favorezca la concentración de contrataciones.

Se establece un pacto de estado con patronal, sindicatos y partidos y prácticamente convertimos en zona franca toda la península durante dos o tres años y penalizamos los incrementos desmesurados de beneficios. Se establece un "salario máximo" para los peces más gordos de la charca y se legisla que ningún funcionario público pueda ganar ni más ni lo mismo que el presidente del gobierno.

Devolvemos la dignidad de trabajo y vocación de servicio ciudadano a la función pública -lo que incluye a los políticos- y nos "luteranizamos" un poco.

Un sistema como el descrito pero mejor pergeñado pondrá en marcha el consumo, la producción, la creación de puestos de trabajo y reactivará la economía. Muy probablemente traerá inflación, pero qué les parece mejor a los ciudadanos, más inflación o más desempleo? Reitero un número que ya aquí mismo: la creación de un puesto de trabajo en España es de 250.000 €. Supongamos una eficiencia tal que nos permitiera hacerlo en 70.000 €. Cuatro millones de trabajos para sendos desempleados suponen 280.000 MM de €, el 28% del PIB de hace dos años. A un crecimiento del 3% anual, que sería un sueño para España en este momento, son 9 años hasta recuperar la tasa del 2007.

Si seguimos haciendo lo mismo que hemos venido haciendo hasta ahora, seguiremos obteniendo los mismo resultados que hemos venido obteniendo hasta ahora. ¿Perogrullo?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios