www.diariocritico.com
Habaneras, nostalgia de cuba en Torrevieja

Habaneras, nostalgia de cuba en Torrevieja

lunes 30 de julio de 2012, 16:43h
Si hay algo que mueva el corazón de un español, es el son de las Habaneras, que estos días Torrevieja, se encarga de recordarnos con la celebración del 58 Certamen, al que acudimos los Rotary Mariner de la IYFR que nos habíamos reunido en una cena de Hermandad el día anterior, la Madrid Fleet, con la South East Fleet of IYFR presididos por el Teniente de Alcalde y diputado provincial de Turismo Joaquin Albadalejo y por Pascual Rosser, Commodore de la flota. En el acto, se hizo Commodore de honor al Capitán Marítimo de la Capitanía de Alicante Juan Alcazar, en el restaurante el Galeón, magníficamente organizado por el rotario mariner Ramon Sabater de Torrevieja. Al día siguiente, visitamos el barco de vela Pascual Flores de 56 metros y el submarino S-61 acompañados por el Coordinador del Museo del Mar Rafael Aracil, para comer después en el Club Náutico donde nos acogieron su Presidente y el secretario Gabriel Marcos.

El Coro de la Universidad de Yonsei de Corea del Sur se proclamaba por la noche ganador del 58º Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía de Torrevieja,
al conseguir el primer premio «Juan Aparicio», dotado con 12.000 euros. Además también se alzó con el premio del público, que suma otros 2.000 euros; el
premio «Francisco Vallejos», por la interpretación de la obra «Enterradme en la Playa» de Rafael Duyos y Jesús Romo, y el de mejor dirección «José Hódar Talavera» para su titular, Hae Ock Eunice Kim. En total, 4 de los 11 premios que se entregan en el Certamen. En el panorama nacional, el premio «Ciudad de Torrevieja», dotado con 5.000 euros y trofeo, fue para el coro de la Universidad Carlos III de Madrid.

La melancolía y la nostalgia del 98, encandilaron nuestras almas, en los antiguos muelles de la sal, de donde salían los barcos con destino a Cuba, cuya historia en
general los españoles hemos olvidado, si no fuera porque el gobierno castrista, se ha empeñado estos días en retener al joven español dirigente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, Angel Carromero, conductor del vehículo que sufrió el accidente, en el que murió el opositor cubano Oswaldo Payá, y que ha sido trasladado a un centro del Ministerio de Interior en La Habana. La embajada española ha contratado a un abogado para defender a Carromero, hasta que no concluya la investigación en torno al accidente, algo que se prevé que ocurra, lunes o el martes, no se sabrá si está imputado.

Sólo en ese momento cabría hablar técnicamente de detención. "La diplomacia española ha desplegado desde el minuto uno contacto no sólo en Cuba, sino en todo el mundo, con todos los aliados", ha señalado Margallo, que ha precisado que entre esos países con los que se ha contactado está Suecia, de donde es el otro joven que viajaba en el vehículo. Según el informe del Ministerio del Interior cubano sobre el accidente en el que falleció Payá y el líder del Movimiento Cristiano Liberación, Harold Cepero, el siniestro ocurrió por un exceso de velocidad y otros errores del conductor del vehículo. "Fueron su falta de atención al control del vehículo, el exceso de velocidad y la incorrecta decisión de aplicar los frenos de manera abrupta en una superficie resbaladiza las causas que determinaron ese trágico accidente", señala ese informe, olvidando el estado de las carreteras cubanas que había señalado mi amigo, diputado por Ávila del PP y Vicepresidente del club Liberal Pablo Casado en los coloquios de Intereconomía hablando de su compañero Angel Carromero. El gobierno de la Habana pone el acento sobre la responsabilidad del accidente para liberarse de culpabilidad en la muerte del disidente Oswaldo Payá, por cierto de origen valenciano.

La nostalgia de Cuba en las "habaneras "me recuerda la historia que merece contarse; La independencia de Cuba comienza con el llamado "Grito de Yara" (1868), episodio fundamental de la independencia cubana que tuvo lugar el 10 de octubre de 1868, cuando un grupo de hacendados reunidos en el ingenio de Manuel Céspedes que proclamó la libertad e independencia de Cuba dando comienzo a la "guerra larga"· que termina En 1878, cuando el general español Martínez Campos y el general insurrecto Vicente García acordaron el cese de las hostilidades por la Paz de Zanjón. La 2ª se la llama "guerra chica" al conjunto de tentativas revolucionarias que se produjeron en hasta la definitiva guerra de 1895, la Guerra de Cuba. Empezó cuando Calixto García, Guillermo Moncada y Antonio Maceo, de acuerdo con los grupos revolucionarios del sur de Estados Unidos y presididos por José Martí, se pusieron al frente de las tropas sublevadas en el oriente de la isla, tras desembarcar en Baracoa en 1879. El Grito de Baire (1895) es otro de los episodios fundamentales de la independencia cubana. Fue proclamado el 24 de febrero de 1895 bajo las directrices de José Martí. El 6 de mayo,Martí fue elegido jefe supremo de los independentistas, Máximo Gómez general en jefe y Antonio Maceo el mando de las fuerzas de las provincias orientales. El 19 de mayo falleció Martí en el transcurso de un combate, lo que supuso una pérdida irreparable para los independentistas. Poco después de su proclamación, el Partido Revolucionario Cubano publicó el Manifiesto de Montecristi. En septiembre de ese año, la Asamblea de la Isla de Cuba proclamó la Constitución de Jimaguayo, nombrando presidente a Cisneros Betancourt. La voladura del acorazado Maine y la intervención de los Estados Unidos traerían el comienzo de la Guerra Hispano-Norteamericana, que finalizaría con la derrota española y la ocupación norteamericana de la isla. El gobierno español envió a Cuba otra vez al general Martínez Campos, que no pudo llegar a ningún acuerdo
con los insurrectos y en 1896 fue sustituido por el general mallorquin, amigo de mi bisabuelo Antonio Rabassa, Valeriano Weyler, que realizó una política de guerra total, lo que produjo una serie de éxitos inmediatos para España, pero al mismo tiempo aumentó el odio de la población hacia la metrópoli. Fue puesto al frente de tropas vestidas de rayadillo, con "espardenyas" (alpargatas) que se destrozaba a los pocos días de andar por la manigua y que dio origen a la industria del calzado de Inca (Mallorca),al encargar botas de cuero para sus descalzos soldados.

El asesinato de Cánovas en agosto de 1897 y la subida al poder de Sagasta dio un giro radical a la situación. Ese mismo año, Weyler fue sustituido y en octubre se concedió la autonomía de la isla. Los independentistas ignoraron estas medidas y reclamaron la total independencia. El 25 de enero de 1898, el gobierno de Estados Unidos, envió a La Habana al acorazado Maine, bajo la excusa de proteger a sus ciudadanos en la isla. El 16 de febrero el acorazado fue volado por los propios norteamericanos y estos luego hundieron la escuadra del Almirante Cervera. El 10 de diciembre de 1899 finalizó la guerra hispano-norteamericana, tras la firma del Tratado de París, por la cual España perdió el archipiélago de las Filipinas y sus últimas colonias en América, Cuba y Puerto Rico. Solo, nos quedaron las "habaneras" para acordarnos de aquella España, en donde no se ponía el sol, desde Felipe II. NOSTALGIA HABANERA.

BERNARDO RABASSA ASENJO.
PRESIDENTE DE HONOR Y DE RELACIONES EXTERIORES DEL CLUB LIBERAL ESPAÑOL.
PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN FIECS" INSTITUTO EUROPEO PARA LA COMUNICACIÓN SOCIAL.
 INTERNATIONAL REGIONAL COMMODORE OF IBERIA OF IYFR

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios