www.diariocritico.com
El controvertido rescate de Cataluña por España

El controvertido rescate de Cataluña por España

miércoles 29 de agosto de 2012, 09:11h

Con frecuencia se pone de relieve la "carga emocional" que contienen algunas palabras. Rescate es una de ellas. Venimos oyendo hablar, o "practicando"el rescate de España desde hace meses, y comprobamos que el primero en resistirse a emplear el término fue Mariano Rajoy, quien, todavía hoy, sigue deshojando la margarita sobre si procede solicitar un segundo "rescate global", tras el financiero de "hasta cien mil millones". Pero, en los últimos tiempos, se ha abierto una nueva clase de rescates: los que el Estado español hace a las autonomías con mayores dificultades de liquidez y de tesorería. Empezaron reclamando esas ayudas imprescindibles las Comunidades de Valencia y de Murcia, y ahora le llega el turno a Cataluña. Este miércoles es asunto relevante en los diarios, en unos más que en otros, esa petición de dinero que hace Cataluña al Estado: Es el gran titular para La Vanguardia: El rescate de Cataluña, 5.023 millones, Rajoy resta dramatismo, los recursos irán directamente a los vencimientos de la deuda, y el Govern dice que el dinero es de los catalanes y que no acepta nuevas condiciones.

Es, asimismo, el  gran asunto para El Periódico de Cataluña: Cataluña pide un rescate sin condiciones políticas. El Gobierno ayudará como en otras ocasiones a Cataluña. Titula, también a toda plana, como los dos diarios barceloneses, el diario El País: Cataluña pide un rescate sin condiciones. Mas solicita con urgencia 5.023 millones por falta de liquidez. La Generalitat dice que no aceptará contrapartidas políticas.

"El dinero que pedimos es el que pagan los catalanes". Tres autonomías acaparan ya la mitad del fondo estatal.  Asimismo, cuenta El Mundo: Mas exige 5.000 millones a Rajoy "y no le dará ni las gracias". La Generalitat advierte que no aceptará condiciones. El dinero es nuestro. Por supuesto, vanos a ayudar a Cataluña, dice el presidente. En ABC: Cataluña pide a España 5.023 millones sin condiciones. El ejecutivo de Mas afirma que ese dinero lo han pagado los catalanes. En La Razón: Cataluña pide un rescate de 5.023 millones pero sin condiciones.

El Gobierno obligará a Cataluña a cumplir el déficit, fijará un plan de ajuste y controlará su información financiera. En La Voz de Galicia. Cataluña pide un rescate de más de cinco mil millones. Más reclama que se le dé el dinero sin condiciones. Galiciano necesita ayuda para pagar su deuda.  En La Gaceta: Mas pide el rescate mientras derrocha una millonada en subvenciones ideológicas. Mas otorga ayudas millonarias al nacionalismo pese a no tener liquidez. Exige que sea sin condiciones políticas y no garantiza el cumplimiento del objetivo de déficit. En Expansión: Cataluña pide un rescate de cinco mil millones sin condiciones. Presiona a Moncloa ante el riesgo de quebrar en septiembre. Rajoy asegura que ayudará a la Generalitat igual que  al resto de autonomías. Y el portavoz del Govern., Francesc Homs: No daremos las gracias, el dinero es de los catalanes.  En fin, en El Economista: Cataluña solicita al Estado casi un tercio del fondo de liquidez. La Generalitat rechaza contrapartidas por los 5.023 millones pedidos.

Hasta ahí los titulares de esta materia predominante este miércoles.

La Vanguardia explica que esa petición de dinero la ha acordado el Consell Executiu en su primera reunión tras el parón estival, según ha explicado el portavoz Francesc Homs, que ha reiterado que el Govern "no va a dar las gracias" porque, a su juicio, "este es dinero que les corresponde a los catalanes". La Generalitat va a utilizar este dinero para cumplir con el déficit público al que está obligado (el 1,5 % del PIB a finales de 2012) y para refinanciar "vencimientos pendientes" de aquí a final de año. El portavoz ha lamentado que todavía no esté operativo el mecanismo para dotar de liquidez a las autonomías y ha insistido en que el Govern no va aceptar condiciones adicionales de carácter político ni económico, ya que, entiende que ya hay unos planes de ajuste aprobados, que deben cumplirse. Además, ha reiterado que, a diferencia del dinero que el Estado pide a la UE, este dinero "nos corresponde".

Homs ha recordado que el Govern es coherente con la petición que viene haciendo el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, desde hace un año, para que el Gobierno impulsara un mecanismo que permitiese a las comunidades financiarse con las condiciones más baratas con las que puede hacerlo el Tesoro. El pasado mes de julio, el conseller ya había dado por hecho que Cataluña solicitaría acogerse al Fondo de Liquidez para poder hacer frente a sus deudas financieras. Y aañadeel diario barcelonés que la solicitud formal de adhesión al Fondo de Liquidez evidencia las tensiones de tesorería de la Generalitat, que además es la comunidad más endeudada, con una deuda que supera los 42.000 millones (el 21% de su PIB), y debe ajustar el déficit del 3,9% con el que cerró 2011 al 1,5% del PIB a finales de este año.

Homs ha comentado que con esos más de 5.000 millones de margen, el Govern deja clara su voluntad de cumplir con el déficit máximo pactado, que es del 1,5% del PIB, un objetivo que, sin embargo, ha asegurado que es "muy difícil". Sin embargo, el Govern no ha descartado ni que de aquí a final de año pueda ponerse en marcha un nuevo plan de ajuste ni tampoco que el Govern renuncie a una nueva emisión de bonos minoristas. Tampoco ha precisado qué calendario maneja el Govern para saldar las deudas correspondientes a conciertos sanitarios y educativos y las contraídas con entidades sociales durante el mes de julio, y simplemente ha comentado que se abonarán "tan pronto como se pueda".

En su información, el diario El País señala que Cataluña no perdió el tiempo y ayer pidió formalmente el rescate al Gobierno de Mariano Rajoy. Acuciado por sus gravísimos problemas de tesorería, el Ejecutivo de Artur Mas aparcó su efervescencia nacionalista con vistas a la próxima Diada y aprovechó su primera reunión tras las vacaciones para solicitar 5.023 millones de euros al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). La Generalitat precisa con urgencia esa suma para hacer frente a los vencimientos de los bancos, la emisión de deuda y la cobertura del déficit. El Plan de Ajuste aprobado en mayo por el Consejo de Política Fiscal y Financiera obliga a la Generalitat, con una tesorería al límite, a cumplir el 1,5% de déficit. Recuerda que, sin embargo, el Gobierno de Rajoy aún no ha activado el Fondo de Liquidez Autonómica, términos perifrásticos para referirse al crudo rescate, que estará dotado con 18.000 millones de euros. La inyección la aportarán Loterías del Estado, el Tesoro y las entidades financieras. Pese a ello, Cataluña ha solicitado ya la ayuda para no perder ni un segundo. Sin ir más lejos, en julio, la Generalitat ya no pudo abonar los pagos a las entidades concertadas que prestan servicios sociales. Francesc Homs, portavoz gubernamental, instó a Hacienda a activar cuanto antes el fondo, a ser posible en septiembre. "Si no es así, entraremos todos en una situación complicada", afirmó.

Así como El País califica de términos perifrásticos los empleados -Fondo de Liquidez Autonómica- para referirse al rescate, de parecida manera, en Diario Crítico se habla de un "rescate eufemísticamente llamado Fondo de Ayuda Autonómica".

Recuerda, además, El País, que la petición formalizada este martes era un secreto a voces desde que el consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, confesó sus intenciones en una entrevista a la BBC el mismo día que el Parlamento catalán debatió y aprobó su propuesta de modelo de financiación inspirado en el concierto económico del País Vasco y Navarra. Las cifras son elocuentes: Cataluña es la comunidad más endeudada de España, 42.000 millones de euros, y debe reducir el déficit del 3,9%, con el que cerró 2011, al 1,5% en diciembre. Pese a los recortes draconianos, las medidas de austeridad solo han servido para limar el déficit en décimas. Homs subrayó que la Generalitat está cargada de razones para reclamar esa suma al alegar que se trata de dinero que "pagan los catalanes con sus impuestos, que gestiona el Estado". Con esa apreciación, Homs hizo una expresa distinción de lo que le sucede al conjunto de España cuando se pide el amparo económico de Europa. En ese contexto, señaló que esperaba que Rajoy ayudara a Cataluña sin exigirle a cambio "condicionantes políticos". No quiso concretar a qué se refería y se escudó en que no quería "dar ideas". En realidad, la adhesión al FLA implica someterse al severo control de Hacienda y de sus "hombres de negro", dice El País, que podrán fiscalizar y supervisar las finanzas catalanas con controles periódicos. El decreto que regula el fondo exige a las comunidades, en este caso a Cataluña, presentar un plan de ajuste en 15 días o, a lo sumo, elaborar otro conjuntamente con Hacienda si es que ya dispone de uno. La Generalitat alega que su plan de ajuste -que ve difícil de cumplir- ya está en vigor y que precisamente ha solicitado su adhesión al Fondo para poder ejecutarlo. Homs, de hecho, no descartó que pueda haber otra, (y van cuatro desde que Mas está al frente del Gobierno), oleada de recortes. Pero lo que más teme la Generalitat es que el Ejecutivo de Rajoy caiga en la tentación de aplicar una agenda recentralizadora, aprovechando su delicadísima situación económica, que ha comportado drásticas rebajas salariales a los funcionarios y recortes en los servicios públicos. La realidad es que el decreto, acogiéndose a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, contempla que el Gobierno pueda intervenir la comunidad rescatada si ésta no cumple estrictamente las directrices de Hacienda. La medida debería respaldarla la mayoría absoluta del Senado, que tiene el PP. La paradoja es que Convergència i Unió es ahora víctima de su propia táctica, porque apoyó la polémica norma en las Cortes. El Ejecutivo catalán sostiene que el problema de origen reside en la reforma exprés de la Constitución pactada por PSOE y PP y a la que los nacionalistas se opusieron.

Considera El País que la petición de rescate ha sido una suerte de baño de realismo para el Gobierno de Mas, enfrascado en una escalada soberanista con vistas a la Diada, que aunará tanto la reivindicación del pacto fiscal como la de un Estado propio para Cataluña. Toda la oposición alertó de las consecuencias de la adhesión al fondo de liquidez. Jaume Collboni, portavoz socialista, advirtió que comportará más recortes -"que no mientan", avisó- y el ecosocialista Joan Herrera vaticinó la pérdida de autogobierno y nuevos ajustes auspiciados por Hacienda. El PP, socio potencial de Mas y que ha garantizado la estabilidad del Gobierno de CiU al permitir por dos veces aprobar sus presupuestos, optó por la ironía. "Alguien que pide ayuda no está en condiciones de poner condiciones. No deja de ser curioso que quien aboga por la Hacienda propia, tenga que recurrir a la ayuda del Estado", señaló el popular Santi Rodríguez. En su editorial, El País pone de relieve que el gobierno de CiU acude al FLA con una gesticulación política reivindicativa"...

En cuanto al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), señala El País que comenzará a funcionar en septiembre con un monto de 18.000 millones. Tres de las 17 autonomías han anunciado ya que pedirán fondos por casi 9.000 millones. Son Cataluña (más de 5.000), Comunidad Valenciana (3.000) y Murcia (unos 300). Los recursos que gestionará el Fondo, adscrito al Ministerio de Economía, provendrán del programa de financiación del Estado a través de deuda pública. El Fondo se dotará mediante un crédito extraordinario por importe de 18.000 millones, de los que 6.000 saldrán del Organismo Loterías y Apuestas del Estado; 4.000 millones del Tesoro y los 8.000 restantes los aportarán las entidades financieras, aunque el mecanismo para conseguir estos últimos fondos aún no se ha precisado. Para beneficiarse de ese fondo, las comunidades pedirán créditos a la Administración central con cargo al Fondo de Liquidez Autonómico y deberán hacerlo antes del 31 de diciembre de 2012. Las condiciones financieras de esos préstamos serán similares a los costes que ya tiene el Tesoro más un pequeño diferencial que deberá acordar la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos que preside Mariano Rajoy. El Ministerio de Hacienda deberá admitir la solicitud formulada por la comunidad autónoma respectiva antes de prestar el dinero. Una vez admitida la solicitud, el gobierno autónomo respectivo debe aprobar un acuerdo en el que conste su voluntad de adhesión a este mecanismo de ayuda y su compromiso de cumplir lo dispuesto en el real decreto que lo regula, así como los acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera y de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. La Administración central garantiza que las autonomías devolverán el dinero porque de lo contrario, el Ministerio de Hacienda retendrá lo debido de los recursos del sistema de financiación de cada comunidad autónoma. El Instituto de Crédito Oficial actuará como "agente de pagos de las operaciones del Fondo de Liquidez".

El Mundo es el más severo con Mas, de quien dice que Rajoy debería bajarle los humos.  Y de Homns, dice que sus palabras son toda una declaración de principios de solidaridad y una exigencia de privilegios que el Gobierno debe rechazar de plano.  Explica El Mundo que las exigencias catalanas parten de dos falacias que no se compadecen con la realidad (claro, si son falacias, no son verdad).Peri, los impuestos de los catalanes no son de Cataluña, como tampoco los de los madrileños revierten en Madrid. Y le reprocha luego a Mas que haya dejado quebrar su Comunidad y que las ayudas del Estado vayan destinadas a gastos dirigidos a mantener la política identitaria del nacionalismo, como las embajadas en el exterior, los recursos para la normalización lingüistica o los siete canales de la Tv autonómica catalana...

También es severo el editorial de ABC: Se debe garantizar que la ayuda sea aplicada única y exclusivamente a pagar los vencimientos y la financiación de los servicios sociales imprescindibles.  Y le recuerda a Mas y Homs que el dinero  que pide el Gobierno catalán es el que todos los españoles, catalanes incluidos, aportan a la caja común de la solidaridad nacional. Termina diciendo: Ni un euro para pagar las fiestas del soberanismo catalán".

En La Razón se habla de Rescate Patriótico, y recomienda a Mas que modere ciertas actitudes. Su conclusión es igual de clara: La Generalitat está obligada a suprimir tanto dispendio en artificios nacionalistas, como embajadas y televisiones ruinosas...

Recuerda, a su vez, Diariocrítico que la Generalitat afronta vencimientos de deuda por más de 5.700 millones en la segunda mitad del año y reconoce problemas de liquidez, si bien Homs ha insistido en que el Govern no dará las gracias al Ejecutivo central por los recursos que provengan del Fondo de Liquidez Autonómica "porque es dinero de los catalanes", y tampoco aceptará condiciones más allá de cumplir los planes de estabilidad ya aprobados. Homs ha señalado que "hace más de un año" que la Generalitat pide mecanismos para que las diferentes administraciones de España se puedan financiar con unas condiciones similares a las del Estado. "Cuando se plantean las cosas de Cataluña a España, al contrario que la petición de España a Europa, hablamos de dinero que pagamos los catalanes con los impuestos, que gestiona el Estado; en Europa es dinero de ahorradores de otros países", argumentó. Y añadió: "Estamos pidiendo algo que nos corresponde. No daremos las gracias a nadie ni aceptaremos según qué condiciones" que, en su opinión, no pueden ser otras que cumplir los planes de estabilidad ya aprobados y en ningún caso condiciones políticas complementarias. Homs aseguró también que "no se descarta ninguna otra operación de acceder al mercado" para obtener financiación, como pueden ser nuevas emisiones de bonos de la Generalitat para particulares, y ha insistido en que el Govern está comprometido con el cumplimiento de los objetivos de déficit. Tampoco ha descartado que el Govern decida más ajustes en Cataluña, aunque no está previsto, ya que dependerá de la evolución de la situación económica.

El diario Expansión habla de "un rescate con consecuencias", tras mencionar la mala gestión presupuestaria y la borrachera de gastos de la etapa del tripartido que heredó Mas, cuyos recortes se han demostrado insuficientes.  Sugiere Expansión que se reforme el sistema de financiación autonómico, tras transferencias y el gasto autonómico... Y en El Economista se recuerda que quien presta tiene derecho a poner condiciones y  quien pide, debe cumplirlas...

Casi nada.

 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios